Gases e Hinchazón Abdominal. Vamos Mal

¿Cuántas veces nos hemos sentido hinchados o pesados?¿Cuántas veces hemos estado con gases sin saber por qué y pasando un ‘mal trago’? Los gases intestinales llamados también flatulencias, aerofagia o meteorismo son un signo de que algo no anda bien y suelen estar relacionados con nuestro estilo de vida, alimentación y nuestro estado emocional.

Se producen por fermentaciones intestinales debidas al estreñimiento, diarreas, dietas caóticas, malas combinaciones de alimentos, comer sin masticar y deprisa, nerviosismo, dietas con exceso de fibra, leche (intolerancia a la lactosa), algunos medicamentos, uso abusivo de enemas, problemas pancreáticos, colon irritable, diverticulitis, enfermedad de Crohn, flora intestinal desequilibrada, parásitos y otros ‘huéspedes desmadrados’ como la Colli o la Pylori. Hay gente que además lo manifiesta con eructos. Estos excesos de gases nos crean, además de vergüenza social, problemas lumbares, dolores en la zona genital, cefaleas, etc.

Alimentos responsables de estos ‘airosos aires’

Leche, queso, yogur, leche de soja, salvado trigo, azúcar, productos elaborados con harina de trigo (pan, galletas, bollos, repostería y pasteles), gluten, legumbres (se digieren mejor con alga kombu, en olla express y pasándolas por el chino para eliminar las pieles), verduras como brécol o coliflor (hay que eliminar los troncos), remolacha, cebolla, acelga, espinaca, alcachofa, setas y champiñones, una ingesta excesiva de lechuga o ensaladas (sobre todo por las noches), tomar cremas, sopas o agua durante las comidas, los aceites vegetales de muchos productos (papas, snacks, chips de maíz), excesiva ingesta de frutas, bebidas carbonatadas y cervezas (beber directamente de la lata empeora el hinchazón y los eructos), beber directamente de la botella aunque sea agua también, masticar chicle e incluso algunos también podrían notarlo con los frutos secos ya que sus grasas son difíciles de asimilar.

Lo que más predispone a tener gases: Comer más de la cuenta, cocinar con aceites vegetales refinados (comer muy a menudo en restaurantes), hablar mientras se come o comer muy deprisa, mal funcionamiento del hígado, pérdida del equilibrio de la flora intestinal, engullir la comida en vez de masticar (así tragamos mucho aire), masticar chicle (más aire), utilizar batidora (introduce aire en el alimento) para hacer purés, es mejor el pasapurés manual, estreñimiento, diarrea, uso de laxantes durante muchos años…

Sugerencias para eliminar los gases

Sugiero a las personas que sufren este incómodo problema que vayan descartando los alimentos antes mencionados y que hagan de detective viendo cómo su cuerpo reacciona y si desaparecen los gases. Por ejemplo, se puede probar en dejar de tomar durante unos días los lácteos y observar qué ocurre. Si desaparecen es porque no asimilamos la lactosa (azúcar de la leche). También podríamos eliminar el trigo (ojo que está en muchos alimentos procesados que ni podríamos imaginar) para ver si lo que no digerimos es el gluten. Existen unos edulcorantes, manitol, sorbitol y xilitol, que se encuentran en más productos de los que imaginamos además de los chicles, que también podrían incrementar el problema. Simplemente eliminándolos podríamos notar una mejoría abismal.

Hay muchas personas que sin saberlo no pueden asimilar la fibra de la verdura cruda (lechuga, cebolla, rabanitos) y simplemente lo que tendrían que hacer es hervirlas o hacerlas al vapor. Y lo mismo ocurre con los alimentos integrales o productos con exceso de fibra (cereales con fibra, galletitas con fibra, barritas con fibra, lino, chía), lo que significa que mucha gente deseosa de hacer un cambio radical en su alimentación deja todo refinado (alimentación que lleva durante casi toda su vida) y decide comer todo lo que sea integral creando al cuerpo una saturación de fibra que es imposible de digerir. Los que practican deporte tienen una digestión más completa y su cuerpo no suele crear gases, a no ser que se exceda con ensaladas (ojo con este tipo de dietas cargadas de verdura, verdura y más verdura sin nada de ‘sólido’), los batidos de proteínas con suero de leche o los batidos de proteínas vegetales y algunos suplementos. Los smoothies en ayunas también pueden ser muy indigestos. Malas combinaciones como, por ejemplo, tomar fruta fresca con cereales. Por último decir que la parte emocional también afecta, ¿tenemos pensamientos e ideas no digeridas? ¿Hay sentimientos reprimidos que el cuerpo trata de exteriorizar como sea? Paremos un momento y reflexionemos un poco sobre nuestra parte emocional.

Por tanto, comamos sentados (comer de pie es un gran agravante) con la espalda recta y pies apoyados en el suelo, en un ambiente relajado, masticando y siendo conscientes de que estamos comiendo; no ingerir grandes cantidades de líquidos durante las comidas; al terminar intentar reposar la comida aunque sea unos minutos; y no atiborrarnos a grandes cantidades de alimentos con fibra. Intentar encontrar el equilibrio y ante todo evitar el estreñimiento pero sin utilizar laxantes agresivos (Más información en ‘Estreñimiento. Vaya Tormento’). Por último, evitar que tomar los típicos ‘medicamentos antigases’ ya que no abordaremos la raíz.

Vale. Tomaremos un par de refrescos asquerosos, cuatro pringues de chocolate, un litro de eructacola, diez bolsas de patatas muy fritas, grasas y pegajosas…luego saldremos a burlarnos de don sistema digestivo’. Dr. Jonn Matsen’, ‘Prevention Thru Good Digestion’, 1991.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!