Diarrea. Causas y Nutrición

Diarrea. Causas y Nutrición

Tabla de contenidos

Todos hemos pasado momentos de ‘flojedad’ que a veces nos ha aliviado y otras veces nos ha irritado, descompuesto y dejado en muy baja forma.

Hablar de diarrea es algo genérico ya que las causas pueden venir por diferentes razones: diarrea del viajero, por intoxicación alimentaria, por intolerancia a la lactosa, celiaquía, alergia alimentaria, por parásitos, por ausencia de la vesícula biliar, por nerviosismo…

En este caso también se podría incluir a todas aquellas personas que van ‘bastante sueltas’, es decir, que sus heces no llegan a ser compactas ni tampoco líquidas y su tránsito intestinal libera rápidamente el contenido de su intestino, normalmente con restos de comida.

Pero no incluiremos aquella diarrea continuada (literalmente continuada) que dura todo el día y que se acompaña con vómitos ya que ésta es un estado crítico y necesita atención urgente. Ni tampoco de aquellas donde aparezca sangre en las heces.

Una diarrea que dura unos tres días y es moderada, no debe preocuparnos, al contrario, significa que nuestro organismo se está limpiando, haciendo una buena eliminación, así que no deberemos pararla ni estorbarla sino dejar que siga su curso. Pero si dura más de tres días es que algo está pasando en nuestro interior.

Causas de Diarrea

Toda diarrea es un aviso de nuestro cuerpo de que algo hemos comido que es nocivo, tóxico o estaba en malas condiciones y que es mejor eliminarlo cuanto antes; o que alguna bacteria está haciendo de las suyas; o que estamos pasando un momento emocional que no queremos aceptar o asimilar o que no queremos responsabilizarnos de él.

Otra razón de que aparezca una diarrea puede ser por un colon estreñido y ocurre cuando en las paredes del colon hay adheridas heces muy antiguas y los nuevos residuos no pueden entrar en contacto directo con la pared del colon. Así que el contenido de agua de los residuos líquidos y semilíquidos no se absorbe, las heces no se forman como es debido y salen en forma de diarrea. Y esto es un caso típico de una persona estreñida. Más información en ‘Estreñimiento. Vaya Tormento’.

Recomendaciones para ayudar en caso de diarrea

Todos sabemos que cuando tenemos diarrea durante varios días seguidos se pierde fluido del cuerpo eliminando minerales esenciales ya que el intestino delgado vierte su contenido rápidamente en el grueso sin que los líquidos y electrolitos (sales minerales) sean reabsorbidos y, así, las heces se llevan niveles altísimos de sales minerales haciendo que nuestro cuerpo se quede deshidratado. Y si esta diarrea dura más de uno o dos días puede debilitar nuestro sistema y desestabilizar el metabolismo mineral.

Recomendaciones Nutricionales para la Diarrea

Alimentos a evitar más agresivos para intestinos delicados

  • Frutas crudas, verduras crudas y sus zumos (sobre todo si son industriales). Los zumos de naranja (o de cualquier otro cítrico), por ejemplo, son muy irritantes y más si los tomamos con el estómago vacío y si además los acompañamos del cotidiano café con leche y azúcar blanco.
  • Carne roja hasta que nos repongamos; frutos secos y sus pastas o cremas incluido el tahini.
  • Lácteos y sus derivados. También eliminaremos la leche de soja y cualquier leche vegetal ya que provocan expansión o laxitud al intestino grueso. Más info en ‘Adiós a la Soja’.
  • ‘Cuando los lactobacilos del yogur entran al estómago, la mayoría muere por los ácidos gástricos. Por eso se han hecho mejoras y los yogures se venden con la frase ‘lactobacilos que llegan a tu intestino’. (…) A pesar de que los lactobacilos en el yogur lleguen al intestino vivos, no lo hacen funcionar mejor, sino que sólo trastornan la flora intestinal. Para muchos, el yogur parece curar el estreñimiento. Esa ‘cura’ es en realidad un caso de diarrea ligera. (…) Cuando comes yogur, no puede ser digerido de forma adecuada debido a la falta de lactasa, lo cual deriva en una indigestión. Mucha gente presenta una diarrea ligera cuando come yogur, que en realidad es la excreción de las heces estancadas que se han acumulado en el colon hasta ese momento, se confunde con una cura contra el estreñimiento. Si comes yogur diariamente, el olor de tus heces y gases se hará más acre. Éste es un indicador de que el ambiente de tu intestino empeora.’ Hiromi Shinya.
  • Los suplementos de vitamina C, magnesio (sobre todo el famoso y adictivo carbonato de magnesio) expanden y relajan el intestino y agravan la diarrea e irritan el intestino.
  • La fructosa, el sorbitol, xilitol, sacarina y aspartamo que se añaden en grandes cantidades a cualquier producto de supermercado y a muchos de dietética ya que son pésimos para un intestino delicado provocando diarrea y/o cólicos. Y el alcohol ya no sólo en bebida sino también se encuentra en muchos medicamentos y remedios naturales (leer los prospectos).
  • El trigo en todas sus formas: panes, harinas, pastas. Y los copos de cereales, mueslis, tortas de arroz aunque sean ecológicos. Más información en ‘Tortas de Arroz, Copos de Avena, Muelis= Cero Nutrientes’.
  • Y mucho cuidado con el exceso de fibra sobre todo sintética y el salvado de trigo, las semillas de lino, chía, kiwis… que destrozan al inflamado intestino irritándolo más.
  • No soy partidaria de tomar varios días arroz blanco, otro ‘cuento chino’, ya que corta el síntoma pero no arregla la raíz del problema. Nos eliminará radicalmente la diarrea pero seguirá dejando nuestra flora intestinal hecha un desastre (sin terminar de arreglar) ya que, seguramente, pasaremos varios días estreñidos (por culpa del arroz blanco) y empezaremos a acumular de nuevo heces tóxicas que nuestro cuerpo, teóricamente, tendría que eliminar. Lo que se tiene que conseguir es que la diarrea desaparezca pero que sigamos evacuando diariamente con consistencia.
  • Olvidarnos del agua del grifo y buscar una solución para conseguir agua sana sin adulterar, sin manipular ni llena de aditivos, nitratos ni metales pesados. Más info en ‘Agua Kangen. Agua Bendita’.
  • Y por supuesto, eliminar toda comida basura: refrescos, golosinas, barritas, bollería industrial, comidas grasientas preparadas, enlatados, congelados, rebozados…

Además de todos los consejos anteriores, debemos de comprobar si tenemos parásitos, SCI (Síndrome de Colon Irritable) o una enfermedad más seria como un cáncer de colon. Un trabajo muy interesante sería que hiciéramos de detectives para descubrir qué alimento puede ser el causante de nuestra descomposición. Normalmente el culpable suele ser aquel que tomamos más de una vez al día (aunque sea un alimento super sano).

Lo importante es hacer caso a nuestro instinto y si percibimos que sólo es pasajero pues relajarnos, no impacientarnos ni preocuparnos más de la cuenta sino actuar con los consejos anteriores y dejar al cuerpo que elimine y se equilibre para no tener que tomar ningún medicamento antidiarreico que lo descompondría todo mucho más.

‘La alternancia de estreñimiento y diarrea indica que el estancamiento de Qi de Hígado está invadiendo el Bazo. El dolor que acompaña a las diarreas sugiere implicación del Hígado. 

La causa más común de diarrea crónica es la insuficiencia de Bazo. La diarrea crónica que se produce todos los días por la mañana temprano se debe a una insuficiencia de Yang de Riñón y es llamada ‘diarrea del canto del gallo’ o ‘diarrea de las cinco’. Giovanni Maciocia.

A ver qué nos cuenta emocionalmente Louis Hay sobre la diarrea:

Diarrea: Temor. Rechazo. Huida.

Colitis: Inseguridad. Representa la facilidad para dejar marchar lo que está superado.

Colon irritable: Temor a relajarse, inseguridad.

Después de relacionar tantas enfermedades con las emociones, he encontrado esta información que creo que es suficientemente clara para que nos demos cuenta de la importancia que tiene esta conexión:
‘La relación entre cada órgano y una emoción particular es mutua: el estado del órgano afectará a las emociones, y las emociones afectarán al estado del órgano.
Mediante el tratamiento de un órgano específico, podemos influir en la emoción particular relacionada con ese órgano y ayudar a la persona a conseguir un estado emocional más equilibrado’. Fundamentos de la Medicina China, autor G. Maciocia.

Personalmente creo que también ocurre lo mismo a la inversa (me refiero a lo dicho en el último párrafo): Tratando la emoción en cuestión ayudamos al órgano específico a equilibrarse.

Espero que os haya servido de ayuda.

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *