Comer Sano según la Industria Alimentaria

Es curioso que la mayoría de gente que se pone en contacto conmigo para mejorar su salud lo primero que me dice es: ‘Si yo como super sano, la verdad, ¿no sé por qué estoy así?’ Y una vez hemos entrado en materia son conscientes de que estaban equivocados.

Estuve varias semanas ‘tragándome’, muy a mi pesar, todos los anuncios de TV para ver qué es lo que nos están inculcando, grabando en nuestra memoria y lo que nos están programando. Es increíble cómo nos hacen creer que ciertos productos (imposibles llamarlos a estas alturas alimentos) son realmente sanos y saludables:

Leche de soja y sus yogures o leche de vaca más soja

Menuda bomba de relojería. Tanto la soja como la leche de vaca reducirán nuestra temperatura corporal creando expansión y distensión en nuestro estómago. Hincharán nuestros intestinos creando diarreas, flatulencias e impidiendo la absorción y asimilación de los otros alimentos. ‘Aunque la soja es un alimento rico en hierro, no es una buena fuente del mismo. Las proteínas de la soja no fermentada (tofu, leche y yogures de soja) forman complejos con el hierro impidiendo su absorción intestinal, e incluso del hierro procedente de otros alimentos de la misma comida‘. Olga Cuevas. Más información en ‘Adiós a la Soja’.

Lácteos para regenerar la flora intestinal y otros para rebajar el vientre o bajar el colesterol

¿Vientre plano? Pues la actriz que lo anuncia debería mirarse al espejo… Con lo que he comentado antes esto es imposible pero aún nos lo seguimos creyendo. ¿Que un lácteo o derivado puede bajarnos el colesterol? Yo aún no le encuentro la explicación… Lo que si que debemos saber es que el alcohol, los azúcares y la comida rápida, procesada y manipulada es la que hace que nuestro colesterol no pueda disminuir. Ya puedes tomar muchos lácteos baja colesterol que si no eliminas los productos antes mencionados tu colesterol seguirá subiendo como la espuma.

Cereales de todas las formas y colores

Nos los venden supuestamente para tener mejor humor y además nos invitan a que los tomemos en el desayuno y en la cena añadiendo, para rematar, leche de vaca. Por favor, leed los ingredientes. Muy interesantes con tanta vitamina y mineral sintética difíciles de asimilar y más azúcar que el pseudo-cereal. Más información en mi artículo ‘Tortas de Arroz y Copos de Avena, Mueslis, Cero Nutrientes’.

Los cereales para el desayuno se producen mediante un proceso llamado extrusión. Los granos que no se pueden vender como enteros por su apariencia se mezclan con agua, se procesan hasta obtener una suspensión y se colocan en una máquina llamada extrusora. Los granos salen de un pequeño agujero a alta temperatura y presión, lo que les da forma de pequeñas o, escamas o trozos. Los granos individuales que pasan a través de la extrusora se expanden para producir trigo, avena, maíz, arroz inflados y hoy en día muchos más. Luego, estos productos se someten a pulverizaciones que les dan una capa de aceite y azúcar para proteger el cereal de los estragos de la leche, ya sea de vaca o vegetal, y darle un toque crujiente.

Una caja de cereal que contiene grano por un centavo se vende por cuatro o cinco dólares en el supermercado; probablemente no existe ningún otro producto en el mundo con un margen de ganancia tan grande. Estas ganancias han pagado esfuerzos de lobby y patrocinio de revistas que efectivamente han mantenido cualquier investigación sobre granos extruidos fuera de la literatura científica y han convencido a funcionarios gubernamentales de que no hay diferencia entre un grano de trigo natural y un grano que ha sido alterado por el proceso de extrusión’. 

Investigaciones no publicadas indican que el proceso de extrusión convierte las proteínas de los granos en neurotoxinas. Las proteínas son muy similares a ciertas toxinas en su estructura molecular, y la presión del proceso de inflado puede producir cambios químicos que convierten un grano nutritivo en una sustancia venenosa.

Debido a que están fortificados con nutrientes sintéticos, el fabricante de cualquier marca puede afirmar que son tan saludables como los cereales con los que están elaborados. Muchos de estos cereales contienen al menos el 50 por ciento de las calorías en forma de azúcar. Los que se venden en las tiendas naturistas pueden estar hechos de cereales integrales y menos edulcorantes. Sin embargo, estos cereales integrales extruidos son probablemente más peligrosos que sus homólogos de cereales refinados que se venden en los supermercados, porque tienen un mayor contenido de proteínas, y son las proteínas de estos cereales las que se vuelven tóxicas con este tipo de procesamiento.

Cuando se extrusionan los cereales se altera la estructura de las proteínas. El proceso de extrusión descompone los orgánulos y dispersa las proteínas, que luego se vuelven tóxicas. Cuando las proteínas se alteran de esta manera, se puede afectar negativamente al sistema nervioso, como lo indica investigaciones hechas con copos de maíz.

Fiambre de pechuga de pavo

Hecho con restos de animales y otros materiales lleno de nitratos. Es como comer plástico. Parece que en las guarderías lo están incluyendo a los más pequeños para que aprendan a masticar. Los nitritos y nitratos (E-249 al E-252) fijan el color en los productos cárnicos pero destruyen nuestros glóbulos rojos y pueden producir cáncer al convertirse en nitrosaminas. También se usan en otros tipos de fiambres, carnes y productos cárnicos, jamón, quesos, leche, alimentos fermentados en salmuera, arenque y espadín escabechados, cereales, hortalizas procesadas…

Margarinas ‘ligeras’ y desayunos de bollería industrial vendidos como ‘recién hechos’

Si, hay un panadero personal en tu cocina que te prepara los croissants todas las mañanas antes de que te levantes… Familia feliz donde los niños disfrutan comiendo. Todas estas margarinas, supuestamente saludables, llevan un proceso de hidrogenación parcial: las grasas insaturadas se comportan químicamente de manera muy diferente. La molécula insaturada original se llama ácido graso “cis” y luego se convierte en un ácido graso trans. Tu cuerpo no sabe que esta nueva molécula es algo que nunca antes había existido en la naturaleza, y cuando comes uno de estos ácidos grasos trans, se integra en las membranas celulares. Debido al reordenamiento químico, las reacciones que deberían ocurrir no pueden ocurrir. Las enzimas y los receptores ya no funcionan. Cuanto más ácidos grasos trans ingieras, más parcialmente hidrogenadas se volverán tus células y más caos tendrás a nivel celular.

Todas las margarinas, mantecas e incluso bajas en grasas son grasas trans. Las grasas para untar se elaboran con estos ingredientes nocivos. Más información en ‘Margarinas y Cremas de Untar pa tirar’.

Arroz blanco listo en 3 minutos

Cereal refinado sin ningún nutriente, blanqueado con polvos de talco y endulzado con sacarosa y además nos invitan a calentarlo en el microondas para estar bien ‘irradiados’. Todo muy práctico y bien muerto. El microondas es un aparato que calienta nuestro alimento por radiación electromagnética emitiendo ondas con una frecuencia de 2450 MHz (una barbaridad ya que nuestro cuerpo y la Tierra están a una media de 12 Hz) y éstas hacen vibrar las moléculas de agua de los alimentos motivando una fricción que genera calor. Trabaja de forma inversa al horno tradicional, es decir, hace los alimentos de dentro a fuera. Y además es un ‘ladrón de nutrientes’: El ácido fólico (importante para la formación de sangre) desaparece cinco veces más rápido; las vitaminas B1, B6 y C se pierden; forma una gran cantidad de radicales libres; altera la estructura protéica de los alimentos; daña bruscamente las paredes de las verduras y frutas desgarrándolas.
Un electrodoméstico que tiene un efecto desvitalizante y antinutritivo en el alimento debilitando nuestro organismo y dañando nuestra salud. Y esto mismo se puede aplicar a las cocinas eléctricas.

Quesitos en porciones

Quesitos por doquier. Nos invitan a comer cuantos más mejor para que así, por la cantidad de nitratos y fosfatos que tienen (los más pequeños adictos a ellos), se tengan graves insuficiencias renales y leucemias. Los polifosfatos (E-450 al E-452) y los fosfatos (E-338 al E-341) están presentes en los embutidos, pescados congelados, quesitos, quesos fundidos, helados, cremas, repostería industrial, chocolates, salsas de soja industriales, pan industrial, harinas refinadas, margarinas y bebidas refrescantes. Bloquean algunas enzimas produciendo descalcificaciones (sobre todo en los más pequeños), cálculos renales y desórdenes digestivos. Provocan un desequilibrio en la relación calcio/fósforo absorbido y en la del magnesio/fósforo, por tanto hay una disminución importante de absorción de calcio y magnesio y además roban el calcio que hay en nuestros huesos.

Agua mineral desde que nacemos (fotos de bebés en las botellas de PVC)

Llena de flúor que es el principal ingrediente que se utiliza para matar a las ratas. Muchas de estas aguas están tan manipuladas que son menos potables que el agua que sale de nuestras cañerías. Aunque ahora no creamos que lo ideal es beber agua del grifo. Como son recomendadas por asociaciones de pediatría se supone que debemos estar tranquilos. Pero lo que tiene que quedar claro es que el PVC no es biodegradable.

Según Greenpeace el PVC puede causar malformaciones en el feto humano, cáncer de seno y disminución en la producción de espermatozoides en los hombres. También es fatal para el medio ambiente, ya que no es biodegradable. Aunque está considerado como un plástico reciclable, según Lisa Finaldi, funcionaria de la organización, esto es un mito. Durante una reunión sobre el reciclaje de PVC celebrada en Bélgica, M. Bouillot, representante de la industria de PVC, admitió la veracidad de esta tesis. Su reciclaje no es económicamente viable. Es necesario difundirlo, sin embargo, por su valor publicitario y educacional, dijo. Uno de los mayores riesgos para la salud humana se presenta cuando se usa el PVC en tuberías que conducen agua o en envases y botellas. Según un estudio realizado por Greenpeace, el PVC emana una sustancia cancerígena conocida como cloruro de vinilo, que migra del plástico al líquido, sobre todo cuando el material se somete a cambios de temperatura. Las personas pueden ingerir dicha sustancia sin darse cuenta. La incineración de plásticos como el PVC también libera sustancias cancerígenas. Además otros riesgos del agua embotellada incluyen la exposición a compuestos estrogénicos.
El 61 por ciento de las muestras de agua embotellada ‘inducen una ‘respuesta estrogénica significativa’ cuando se analizan en una línea celular de cáncer humano’.
Según este estudio: ‘La actividad del estrógeno es tres veces mayor cuando el agua se envasa en botellas de plástico PET en comparación con el vidrio’. 

PET (Tereftalato de Polietileno): Reusar este tipo de plástico puede ser peligroso por la facilidad de alojar bacterias en él. Se usa antimonio como catalizador en la producción del PET. En concreto trióxido de antimonio. Puede contener formaldehído que es un carcinógeno que puede estar presente, en pequeñas cantidades, en botellas de plástico de PET. Otro compuesto que puede liberar el plástico PET es el acetaldehído y puede dañar el corazón y provocar cirrosis. El PET puede tardar unos 150 años en descomponerse.

Más información en ‘Agua Kangen, Agua Bendita’.

Pizzas al horno de leña

Si, si, hechas por tu abuelita en su casa de campo con todo su amor. Es decir, hechas en naves industriales donde, seguramente, los operarios no han visto un horno de leña en su vida. Las sacamos de la nevera o congelador y las calentamos en el microondas. Un sin sentido sano, sano, sano.

Fabadas enlatadas

Y hablando de abuelas, ¿qué tal una fabada? Pues tenemos que saber que el enlatado consiste en un calentamiento a 120ºC seguido de un cerrado hermético. Al enfriarse, se forma el vacío en el recipiente, y la consecuente ausencia de oxígeno impide la proliferación de bacterias. Este tipo de conservación reduce el contenido vitamínico hasta un 70% y prácticamente anula su energía vital. Matan los microorganismos pero también matan todas las propiedades del alimento. Al enlatar los alimentos se pierde la disponibilidad de los aminoácidos lisina y metionina y las vitaminas B1 y C. Tienen menos magnesio, potasio y hierro.

Según nos dicen en la lata: ‘100% ingredientes naturales, sin gluten y sin aditivos’. ¿Os acordáis del término greenwhasingAquí tenéis más información sobre ello. El greenwhasing (lavado verde) es una estrategia de marketing que utilizan las empresas para que los productos que comercializan parezcan más verdes o ecológicos de lo que realmente son. Por ejemplo, en los estantes del supermercado se pueden ver bienes de consumo con etiquetas como “100% natural” o “ecofriendly”. Ahora bien, si no están avaladas por terceros certificadores, son solo declaraciones vagas e imprecisas. ‘Las empresas que hacen greenwashing no proporcionan información real y tampoco están avaladas por un tercer certificador independiente.’ Así que si ves algún producto que te diga ‘100% ingredientes naturales’, te recomiendo que sospeches. Además comentar que uno de sus ingredientes que puede pasar desapercibido es el ‘humo natural’. El humo natural se puede presentar como un concentrado líquido o en polvo de color café claro o ámbar oscuro. Y por ley tiene que tener una concentración menor al 2μg/kg de benzopirenos y menos de 2mg/kg de plomo. Desgraciadamente, a veces van acompañados por cantidades de compuestos orgánicos derivados de la combustión de la madera, que pueden ser tóxicos e incluso cancerígenos. Además saber que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha demostrado mediante un estudio científico que ciertos humos naturales pueden provocar cáncer. ‘La Comisión Europea (CE) ha decidido solicitar que se retiren ocho de estos aromatizantes del mercado «lo antes posible» y la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha sumado ahora a esta reclamación de que se erradique su uso, muy habitual en la industrial alimentaria ya que los encontramos en salsas, embutidos, aperitivos –patatas fritas, nachos…– y productos precocinados, entre otros muchos. La EFSA revela el peligro de «genotoxicidad» de estos compuestos: la capacidad de un producto químico de dañar el material genético de las células. Cuando ocurre, el riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer y otras patologías heredadas aumenta significativamente. «La EFSA ha llegado a la conclusión de que existen problemas de genotoxicidad con estas sustancias, o que la existencia de ese riesgo no puede descartarse», precisa Stefan de Keersmacker, portavoz de la Comisión Europea‘.

Zumos de colores inimaginables

Todos los niños bebiendo a morro de garrafas de plástico de litro (lo del envase lo dejamos para más adelante pero me recuerdan a los envases de aceite para coches). Anuncio para convencer a las madres que es lo más refrescante y sano para sus hijos este verano.

Si tomaste fructosa solo de verduras y frutas (donde se origina) como hacía la mayoría de la gente hace un siglo, consumirías aproximadamente 15 gramos por día, muy lejos de los 73 gramos por día que un adolescente de ahora obtiene de un refresco’, escribe Mercola.

Refrescos de cola

Un cuerpo 10 es lo que tendremos bebiendo este químico líquido si antes no nos crea una insuficiencia renal o algo más grave por el amoníaco que lleva. Lo triste de todo es que estamos enganchados a estos refrescos que mucha gente toma más de un litro diario e incluso forman parte de las comidas. Cuando era pequeña mi abuela la utilizaba para quitar el óxido… El E-150, también llamado simplemente caramelo, se encuentra en los refrescos de cola, coñac, ron, repostería, helados, sopas preparadas, cerveza, caramelos, conservas y diversos productos cárnicos y para recubrir el azúcar blanco y luego venderlo como integral. Es el colorante más utilizado. Se obtiene por calentamiento de un azúcar comestible mezclado con sustancias ácidas como son los compuestos de azufre y amoníaco provocando alteraciones sanguíneas y deficiencia de vitaminas como la B. Creo que ha quedado bastante claro.

Los refrescos burbujeantes se han utilizado como tónico digestivo y restaurativo durante siglos. Incluso hoy, algunas madres todavía creen que las bebidas carbonatadas ayudarán a una barriga trastornada.

Por supuesto, muchas de estas bebidas carbonatadas no tienen beneficios a largo plazo. Y algunas, como la soda, la tónica o la gaseosa, son incluso destructivas para nuestra salud. En los últimos años, alternativas más saludables han aparecido en los estantes del mercado.

Foie-gras en lata (muy importante que la tapa de plástico sea negra)

Niños almorzando contentos sus pseudo-panes de chicle con una pasta asquerosa que está compuesta de: Hígado, tocino, carne de cerdo, agua, sal, harina de trigo, proteínas de leche, tripolifosfato sódico, carragenanos, glutamato monosódico, especias, aromas, lactosa, nitrito sódico. Como veis, creo que sería más sano comernos la tapa negra de plástico que su interior.

El glutamato monosódico es una sustancia neurotóxica que provoca una amplia gama de reacciones en los seres humanos, desde dolores de cabeza temporales hasta daño cerebral permanente. También se asocia con comportamientos violentos. Hemos tenido un enorme aumento de Alzheimer, cáncer cerebral, convulsiones, esclerosis múltiple y enfermedades del sistema nervioso, y uno de los principales culpables son los saborizantes de nuestra comida. Ya hay muchos los que aseguran que es adictivo y que estimula la secreción salivar potenciando los jugos gástricos en el estómago creando un hambre artificial. Tenemos que ser conscientes que es un producto químico (aditivo) llamado E621 (glutamato monosódico) o del E630 al E635 (otros glutamatos). Se encuentra  ‘camuflado’ utilizando los nombres de proteína vegetal hidrolizada, vegetales hidrolizados, extracto de levadura, aromas naturales, suavizante natural de carnes, caseína y el conocido ajinomoto.

El ‘yogurcito de fresa’

El que más me sorprendió es el anuncio de un yogurcito con envase de plástico rosa donde se llevan a un grupo de niños a una granja y les enseñan cómo los elaboran artesanalmente cogiendo la leche de la única vaca de la granja y les añaden fresas frescas (seguro que fresas locales), todo removido con una cuchara de madera y listo, ya tenemos el yogurcito hecho. La empresa publicitaria se quedaría bien a gusto con su creatividad… Ya me imagino a los trabajadores de la fábrica láctea ordeñando ‘a mano’ (a la antigua usanza) la leche y recogiendo ‘a mano’ las fresas removiendo en cuencos de barro. Todo tan natural que se me caen las lágrimas de la emoción. Cuando era pequeña mi colegio nos llevó de excursión a una fábrica láctea (conocida por todos) donde hacían yogures y cuál fue mi sorpresa inocente y mi desilusión cuando vi que no había ninguna vaca en el polígono industrial…

Ingredientes: Leche desnatada pasteurizada, azúcar, nata, pulpa de fresa (5,4%), fibra alimentaria, almidón modificado, sal de calcio, sólidos lácteos, E-202 y E-120 (colorante).

El almidón modificado se hace con tratamientos físicos y químicos para modificar las moléculas de almidón vegetal. El E-102, la tartracina, se usa como colorante en pescados, helados, caramelos, bebidas, salsas, yogures y quesos provocando reacciones alérgicas. Los más pequeños son muy sensibles al E-102 creándoles hiperactividad y trastornos de aprendizaje. El E-202 es un sorbato que irrita nuestra piel. La sal de calcio es en realidad el H3246 que es un aditivo todavía no catalogado en la identificación normalizada europea.

Como vemos, otro producto más manipulado y nada natural ni casero como nos hacen creer en la televisión.

Conclusión

¿Entiendes ahora por qué estás desnutrido? ¿Por qué tienes problemas de intestinos, de riñón o de estómago? 

Puedes empezar a observar los carritos de la compra de los demás para darte cuenta de que nadie lleva ni un 10% de producto fresco y natural. Incluso las propias hortalizas y carnes ya vienen envasadas desde no sabemos cuándo. Todo son botes, paquetes, botellas y plásticos.

También puedes ir a cualquier centro de salud o ambulatorio para observar la cantidad de personas (desesperadas) que hacen cola para recetas y que después encontrarlas en las farmacias abarrotadas (ahora tienes que coger número como en la pescadería). 

Todo es una cadena: Industria alimentaria-publicidad engañosa y/o subliminal-enfermedad-hospital-farmacia y vuelta a empezar. Y van pasando los años y cada vez, sin darnos cuenta, estamos más cascados, más desgastados y más enfermos. Mira tus fotos de hace 10 años y comprueba la diferencia. Ya no es sólo que tuvieras menos arrugas y más pelo, es que tu cara actual y tu mirada delatan e informan de que ya no eres el que de verdad eras. Vamos en decadencia.

Te recomiendo que leas los ingredientes, que con tus propios ojos seas consciente de la retahíla de aditivos y nombres extraños que lleva un sólo producto. Ya no podemos reconocer ni la mitad de ellos ya que no pertenecen a la Naturaleza. Y esto ya no sólo ocurre en los supermercados sino también en las herboristerías.

Piensa por un momento: ¿Cuántas veces en un mismo día ves los mismos anuncios? ¿Qué quiere decir ésto? Supongo que ya sabrás la respuesta: Millones de euros invertidos para dañar nuestra Salud y además si invierten tal cantidad de dinero es porque somos millones de personas las que consumimos sus productos (no alimentos). Así que están forrados a costa de nuestra salud. Si uno de estos yogures que nos venden como regeneradores intestinales vale menos de un euro en el super ya puedes hacerte una idea de lo que le cuesta a la industria láctea. Y si hacemos números seguro que vale más el envase que el contenido. Además, el lactobacillus (no lo pongo en itálica porque éste no se lo merece) que añaden es obtenido en laboratorio (como casi todo) y además su efectividad es nula porque una vez envasado en teoría, sobreviviría unas 24 horas. Imposible consumirlo vivo ya que en esos momentos todavía está en fábrica. 

Vamos por los pasillos del super como zombies cogiendo los productos publicitados que están grabados e insertados en nuestro cerebro: ‘Si salen en la TV será porque son buenos…’ Y usan a famosos para hacer más atractivo el producto y así seguir ciegamente a nuestros ídolos: ‘Si ‘fulanito’ lo toma pues yo también’.

Hay que dar a la Alimentación (en mayúsculas) la importancia que se merece ya que comemos varias veces diariamente durante toda nuestra existencia y ésto no son tonterías ni pequeñeces como muchos piensan o hacen creer a los demás. Es una parte fundamental en nuestra Vida y sin una buena Nutrición no habrá Salud que valga.

Despertemos de este letargo, quitémonos la venda de los ojos y volvamos a ser libres de aditivos y adicciones (muchos de estos productos lo son) para comer y nutrirnos como se hacía sólo hace 50 años. Muchos agricultores y ganaderos ya están concienciados y podemos encontrar en cualquier rincón de España alimentos verdaderos y no tan caros como nos hacen creer para que volvamos a caer en las redes de la industria alimentaria. Tenemos muchas cooperativas auténticas que hacen que se pueda regresar a la Esencia, a la Vida.

Yo Isasi


 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!