God Save the Queen. Dejemos a las abejas en paz

Tabla de contenidos

Artículo interesante para reflexionar y ver cómo sin darnos cuenta hemos llegado al punto de quitar el alimento a unos insectos imprescindibles para nuestra supervivencia: Las abejas.

La Importancia de las abejas en nuestro planeta

Las abejas son responsables de la polinización de una gran cantidad de frutas, verduras y otros cultivos. En su ausencia, la producción de alimentos se vería afectada, pudiendo generar que la escasez de alimentos sea común. En segundo lugar, la pérdida de abejas puede tener un impacto negativo en la biodiversidad.

Es un clásico en toda referencia a las amenazas ambientales que sufre el planeta citar al físico Albert Einstein cuando dijo: ‘Si las abejas desaparecieran de la faz de la Tierra, a la humanidad le quedarían cuatro años de existencia, ya que los cultivos de alimentos no tendrían quien los polinizara’.

Importancia de la Polinización

Para la reproducción vegetal se necesita el traslado del polen desde las anteras, o partes masculinas de una flor, hasta los estigmas, o sea, sus partes femeninas, ya sea de la misma planta o de otras plantas que se encuentren a cierta distancia las unas de las otras.

Las poblaciones de abejas han disminuido en todo el mundo en las últimas décadas debido a la pérdida de hábitat, las prácticas agrícolas intensivas, los cambios en los patrones climáticos y el uso excesivo de productos agroquímicos como los pesticidas.

La abeja reina generalmente vive de 1 a 4 años, mientras que las obreras viven de 6 a 8 semanas en verano y de 4 a 6 meses en invierno.

La miel, o cualquier otro producto de la colmena, está vetada para los veganos, pues proviene de una explotación animal cuyos productos son considerados como mercancías. Motivos para ello: el manejo de las colmenas, la sustitución no natural de la reinas, su desplazamiento o trashumancia a grandes distancias para aprovechar otras floraciones, la alimentación artificial de las abejas, el empleo de humo para aturdirlas y extraer sus productos es una agresión hacia las abejas, así como «el robo» de sus productos, especialmente la recogida de miel en otoño que les quita sus provisiones para pasar el invierno.’ Fuente.

La apicultura explota y asesina abejas. Las abejas son manipuladas para obtener muchos productos destinados al consumo humano como miel, propóleo, polen, jalea real, cera y veneno. Hoy día se produce el doble de cantidad que décadas atrás, cuando hay menos abejas que nunca.

Lejos de lo que podemos pensar (ya que al poder volar se asocia su vuelo con libertad) las abejas sufren esclavitud y maltrato. Estos insectos son sometidos a exámenes rutinarios y manipulación con suministro alimenticio artificial. Se las trata con medicamentos y pesticidas, se las manipula genéticamente y se las insemina artificialmente. Fuente.

Las abejas también polinizan las malezas que proporcionan alimento para aves silvestres y mamíferos y evitan la erosión de las cuencas hidrográficas y las áreas silvestres. La polinización de abejas tiene un enorme impacto en nuestras dietas y en la estabilidad de nuestro medio ambiente.

Hablemos de manera breve de todos lo que les robamos a las abejas. Si te interesa profundizar de sus beneficios y propiedades organolépticas puedes ir a los artículos extensos que he escrito. Abajo los links.

Miel

La miel no es un alimento maravilla. Su contenido de vitaminas es prácticamente nulo; las abejas las obtienen principalmente del polen. Sus propiedades antibacterianas, que en otro tiempo indujeron a los médicos a utilizarla para curar heridas, se deben principalmente al peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), uno de los productos de la oxidación enzimática de la glucosa, que es una sustancia bien conocida y empleada en medicina. Y no se debe dar miel a los niños de menos de un año, porque muchas veces lleva esporas latentes de la bacteria botulismo (Clostridium botulinum), que son capaces de germinar en los aparatos digestivos inmaduros. El botulismo infantil puede causar dificultades respiratorias y parálisis.’ Harold McGee.

Miel y Negocio

‘China se convirtió en el principal exportador de miel natural del mundo, con un valor comercial de sus exportaciones de aproximadamente 254 millones de dólares estadounidenses en 2023. Nueva Zelanda y Argentina se situaron en segunda y tercera posición respectivamente. España está en sexto lugar del ranking’. Fuente.

«En la industria muchas veces se manipula la miel para evitar que cristalice, ya que algunos clientes lo perciben equivocadamente como que está en mal estado. Sin embargo, al manipular la miel se pierden sus propiedades», dice Manuel Jiménez dueño de la tienda La Moderna Apicultura, en Madrid, que facturó 360.000 euros en el 2017 (ahora puede estar llegando a los 500.000 euros) vendiendo unos 100 kg diarios de miel, se ha convertido en una referencia del sector.

El síndrome de las colmenas vacías está mermando la población de abejas. «Hay un tipo de pesticida que afecta a su sistema neurológico, lo que hace que se desorienten y no puedan volver a la colmena, provocándoles la muerte», explica Aurora Jiménez, de La Moderna Apicultura: «El problema no es que nos quedemos sin miel. Las abejas son esenciales para polinizar». Fuente.

Los apicultores españoles sienten indignación al ver cómo la miel procedente de China va llenando cada vez más las estanterías de los supermercados. Incluso en algunos casos de una forma “camuflada”, ya que solo se informa en la etiqueta del lugar en el que ha sido envasada (en la mayoría de los casos en España) y se omite su procedencia (China)’. Fuente.

Miel y Azúcar

La miel también tiene un alto contenido de azúcar, que se digiere rápidamente y puede hacer que los niveles de azúcar en sangre aumenten lo que resulta en un aumento del hambre y un posible aumento de peso a largo plazo.’ Fuente.

Más de la mitad del azúcar de la miel es fructosa. Y los estudios nos dicen que la fructosa trae problemas de salud. 

Demasiado azúcar de cualquier tipo, blanco, marrón, coco, miel, jarabe de arce, néctar de ágave, eleva los triglicéridos en la sangre, baja el colesterol HDL (bueno) y contribuye con el exceso de calorías a su dieta. Por tanto, utilícelo con moderación.’ Nutricionista Leslie Beck.

Procesamiento de la Miel

  • Las mieles que se producen industrialmente son sometidas un proceso de pasteurización por el que se calienta, normalmente a 70º, tras lo cual se enfría rápidamente. Tras este tratamiento, adquiere una textura más fluida que la hace más manejable a la hora de ser envasada y, además, le da un aspecto homogéneo.
  • Todas las vitaminas, minerales y enzimas sólo se conservan en la miel cruda, por lo que cada vez son más los consumidores que prefieren consumirla de esta manera antes que tras el proceso industrial.
  • La miel comercial suele estar muy procesada e incluso puede haber sido refinada químicamente. El calor excesivo puede destruir las enzimas, vitaminas y minerales naturales de la miel.
  • Algunos productos de miel procesados contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa u otros aditivos. Lee las etiquetas.
  • El filtrado y el procesamiento eliminan muchos de los fitonutrientes, incluido el polen y el propóleo.
  • La miel no cruda o la miel comercial normal puede obtenerse de abejas tratadas con antibióticos (como la ciprofloxacina en la miel de China). Es probable que también reciban alimento de invierno en forma de azúcar o un jarabe de bajo costo.
  • Las colmenas están hechas de materiales no orgánicos, que pueden tener plagas y se limpian con sustancias no orgánicas.
  • La miel cruda no se puede calentar a más de 35ºC, que es la temperatura normal de la colmena. Si bien está bien colar la miel cruda, nunca se filtra ni se pasteuriza. Tampoco puede llevar ningún otro aditivo.

La miel cruda y la temperatura

  • Cuando las abejas están trabajando, la temperatura de su cuerpo colectivo aumenta y por lo tanto calienta su área de trabajo, es decir, la miel. La temperatura de una colmena activa es de alrededor 35ºC, y la miel está estable y «viva», o mejor dicho, las enzimas en la miel que le dan las cualidades nutricionales y beneficiosas están vivas. Siempre que la temperatura de la miel no suba significativamente más de 35ºC, la miel no se ha pasteurizado. 
  • La ironía es que la gente insistirá en que el apicultor no caliente la miel pero la llevarán a casa y la aplicarán en el microondas. Esto se llama calentamiento instantáneo, y este calor repentino (radioactivo) destruye las enzimas y químicamente cambia la miel. Todavía es dulce pero ahora es químicamente más como un edulcorante procesado. En algunos casos, el sabor puede ser incluso diferente. Incluso sin cambios notables, la miel ha perdido todo su valor nutricional y ya no es cruda. Fuente.
  • También hay otro proceso que parece similar en la superficie pero en realidad es muy diferente y contraproducente para la salud de la miel: El filtrado. Al colar la miel, todo lo que se necesita es un material tipo estopilla para separar los trozos de cera de la miel viscosa. El polen todavía atraviesa porque es mucho más fino que la malla (y el polen es deseable, ayuda con el factor de beneficios). Pero el filtrado elimina partículas significativamente más pequeñas, entre ellas el polen, y la miel se aleja mucho más de su estado bruto.
  • Un tipo específico de filtrado, filtrado de presión, es para operaciones a gran escala que embotellan miel como si se tratara de embotellar refrescos. Estamos hablando de megamáquinas que lanzan miel rápidamente en sus contenedores de venta. El problema con este proceso es que para facilitar el trabajo de la miel, la temperatura también suele ser bastante alta: Cuanto más alta es la temperatura, más líquida es la miel, lo que significa que está prácticamente garantizado que no sólo se ha pasteurizado la miel, sino que también faltan todos los elementos que lo convierten en miel real. Fuente.

¿Miel Ecológica?

Requisitos según los expertos para que la miel sea considera ecológica.

  • Las colmenas: Las colmenas de miel ecológica son de madera y pintadas con aceites ecológicos vegetales.
  • Extracción: En el procesado industrial de la miel se llevan a cabo tratamientos térmicos a elevadas temperaturas que disminuyen la calidad de la miel, sin embargo la miel ecológica se extrae a la misma temperatura en la que está la colmena, consiguiendo que los aromas de la miel permanezcan.
  • Alimentación de las abejas: En la apicultura es frecuente la alimentación artificial de las abejas, extrayéndoles la máxima cantidad posible de miel y sustituyéndola por alimentos azucarados, también se emplean sustitutos del polen que pueden ocasionar la presencia de transgénicos en la miel. Sin embargo en la apicultura ecológica la alimentación artificial está prohibida, solo se permite si las condiciones meteorológicas son lo suficientemente adversas como para poner en peligro la supervivencia de las abejas y solo en ese caso se permite alimentarlas con miel o con azúcar ecológico. Para mí esto no es una miel orgánica porque ya el hombre ha manipulado.
  • La «miel orgánica» es cuando las flores de las que las abejas obtienen el néctar no han sido rociadas con productos químicos. Mientras los apicultores controlen hacia dónde van las abejas, sabrán que obtienen miel de las flores orgánicas. Pero es imposible saber dónde van las abejas porque generalmente vuelan hasta 5 km en busca de flores que estén produciendo suficiente néctar para cosechar. Si lo necesitan, pueden volar hasta 8 km. Eso significa que se necesita estar seguro de que todas las flores de un radio de 5 a 8 kilómetros alrededor de la colmena son orgánicas.
  • Como anécdota comentar que en África las abejas, si es necesario, pueden volar hasta 130 km para buscar una fuente floral, lo que demuestra que la distancia que recorren las abejas es relativa a sus necesidades. Por lo tanto, es realmente difícil saber exactamente a dónde van. Es por eso que usar «orgánico» para describir la miel en realidad no es una cosa medible.
  • Hay algunos agricultores que comercializarán descaradamente su miel como orgánica. Puede que no sean necesariamente deshonestos, pueden estar extremadamente esperanzados y seguros de saber dónde están yendo sus abejas. Pero la única forma de garantizar y controlar realmente qué flores visitan las abejas es examinar con lupa todo para que traspasen volando su correa invisible. ¿Pero quién pasaría por todos esos ‘controles’ con las abejas? Ya es bastante difícil mantenerlas vivas en estos días…

Miel y Efectos Secundarios

Si uno es alérgico o sensible al apio, al polen o tiene otras alergias relacionadas con las abejas, no debe consumir miel cruda. Miel elaborada a partir de plantas del Rododendro también puede causar reacciones alérgicas debido a la toxicidad.

Los efectos secundarios leves de la intoxicación por miel pueden incluir debilidad, mareos, vómitos, sudoración y náuseas. Es poco probable que se produzcan otros efectos secundarios más graves a menos que consuma demasiado.

Además, cuando se calienta a altas temperaturas, se ha demostrado que produce hidroximetilfurfuraldehído (HMF). Un estudio realizado con ratas encontró que cuando se calienta 60ºC a 140ºC, hubo un aumento significativo de HMF. El HMF puede causar efectos nocivos y se considera cancerígeno.

La miel es el tercer alimento más adulterado del mundo, tal y como denunciaba la Unión Europea en 2018: el 20% de las mieles importadas son fraudulentas, ya que no respetan los estándares de calidad europeos. En algunos casos, se ha encontrado mezclada con otros siropes, con azúcar de caña o de maíz. Este producto fue el protagonista de uno de los mayores fraudes alimentarios de los Estados Unidos: la empresa de importación y exportación de origen alemán, Alfred L. Wolff Inc., importaba un producto de origen chino adulterado con el antibiótico cloranfenicol y lo vendía como si fuera miel‘. Fuente.

‘La miel es de las abejas, ellas la producen para sí mismas, por tanto, apropiarse de ella es robar lo que ellas han producido con su duro trabajo. Los apicultores alimentan a sus colonias con sustitutos artificiales de polen y almíbar de azúcar blanco, normalmente para sustituir la miel que ha sido robada. Al realizar estas prácticas durante largos períodos de tiempo disminuye la productividad y longevidad de la colmena.’ Fuente.

‘En la producción de miel, habitualmente se insemina artificialmente a las abejas reina con esperma obtenido de machos decapitados para así que ponga más huevos y que no decaiga el número de abejas productivas. Sin embargo, las abejas reina son sacrificadas cada dos años y reemplazadas, ya que tras este período de tiempo su capacidad de producción de huevos decrece, de modo que la colmena entera se hace improductiva y no es rentable’. Fuente.

‘En países como China (principal productor mundial de miel) se ha detectado que la industria apícola comercializa miel adulterada, debido a la alta demanda de este producto a los productores chinos, principalmente por su bajo coste, ha desatado el fraude, ya que mezclan la miel con jarabes (como el jarabe de arroz) que hace que pueda comercializar más cantidad a menor coste’. Fuente.

Uso de pesticidas y antibióticos para la producción de miel. Los apicultores han pasado a utilizar pesticidas sintéticos y antibióticos para combatir plagas, y esto ha desembocado en problemas de riesgo toxicológico, tanto para los propios apicultores como para las abejas, así como riesgos de contaminación del producto. Parece que la tendencia ahora es sustituir los pesticidas por el uso de antibióticos con las abejas.’ Fuente.

Más información sobre la miel en mi artículo ‘Miel Caliente y Olvídate de sus Nutrientes’.

Jalea Real

Las abejas obreras producen jalea real en sus glándulas faríngeas y alimentan a todas las larvas durante los tres primeros días de vida pero continúan alimentando con esta sustancia nutritiva a las larvas que madurarán en abejas reinas. Alimentar con jalea real a las larvas seleccionadas durante la etapa de alimentación es el proceso que crea las abejas reinas. Las abejas reinas requieren aproximadamente 16 días para madurar, mientras que las obreras y zánganos maduran dentro de los 21 a 24 días. Las abejas que se alimentan exclusivamente con grandes dosis de jalea real se convierten en abejas reinas, las cuales serán 50% más grandes que las otras abejas. La abeja reina vivirá unos seis años mientras que las demás sólo unas seis semanas.

La jalea real fresca es un producto denso de un blanco anacarado, consistencia un poco gelatinosa y sabor ácido. 

Polen

El polen es el polvillo que queda prendido en los dedos al tocar el cáliz de una flor, el cual es recogido por las abejas añadiéndole sus secreciones y un pequeño porcentaje de néctar. A partir de este momento el polen no es el que puede recogerse manualmente en las flores, ya que se le han añadido otros componentes. Llegada a la colmena la abeja descarga el polen y lo almacena en las celdillas próximas a las que están dedicadas a la crianza de forma que las nodrizas puedan utilizarlo para la alimentación de las crías, siendo indispensable para el crecimiento de éstas. Fuente.

El grano de polen es físicamente tan indestructible que se han encontrado granos identificables en estratos geológicos que datan de millones de años. Estas son las primeras plantas conocidas que perforan los granos de polen. Los granos de polen son tan diminutos que se necesitarían más de 400.000 para pesar unos 30 gramos. Fuente.

Utilizado por las abejas para alimentar a sus crías, el polen de abeja tiene un 40 por ciento de proteínas y es rico en vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos.

Una dosis de una cucharadita de polen requiere que una abeja trabaje ocho horas al día durante un mes para recolectarlo. Una cucharadita contiene más de 2,5 mil millones de granos de polen de flores’. Dr. Mercola.

  • Aunque tanto el polen de abeja como la jalea real contienen sustancias con propiedades antibióticas, ambos pueden mantener el crecimiento de organismos que causan enfermedades y ninguno tiene uso práctico como antibiótico. Los contaminantes también pueden introducirse durante el procesamiento. Fuente
  • En 1995, Montana Naturals International, en Arlee, Montana, tuvo que retirar varios miles de botellas de una mezcla de polen de abeja/jalea real/propóleo debido a la contaminación con plomo.

Polen y Recolección

El polen de abeja se recolecta colocando una trampa de polen en una colmena. Generalmente, la colmena se reorganiza para que la trampa de polen sirva como entrada; puede estar ubicada en la parte inferior, central o superior de la colmena. Después de que las abejas se acostumbran a la nueva entrada, el polen se lleva a la colmena en forma de bolas en las patas traseras de las abejas de forrajeo. En las patas traseras superiores de las abejas tienen unos pocos pelos que actúan como una canasta donde la abeja enrolla los granos de polvo de polen y lo mezcla con néctar para formar una bola. Las abejas se arrastrarán a través de dos pantallas de tamaño especial que derribarán el polen, las bolitas similares a pelotas en una bandeja de recolección. El polen se elimina y está listo para el consumo.

Steve Taber, retirado del Laboratorio Tucson Bee, en «Pollen and Pollen Trapping», American Bee Journal, vol. 124 (7), julio de 1984, pp. 512-513, dice: «Si pones trampas de polen, deberías esperar ciertos problemas en las colmenas que no tienes sin ellas. No lastimes a tus abejas. Las abejas sin polen tendrán una dieta deficiente. Lo ideal sería que después de atrapar el polen durante dos semanas, debes eliminar las trampas durante una semana «. 

Más información sobre la jalea Real y el polen en mi artículo ‘Jalea Real y Polen: Alimentos Imprescindibles para las futuras abejas reinas’.

Propóleo

Esta sustancia es producida por las abejas, con sus mandíbulas, que recogen las resinas vegetales de los brotes de ciertos árboles (como los álamos) y los árboles con forma de cono, y luego la mezclan con saliva.

espués de que el propóleo es recolectado por los apicultores, su actividad biológica disminuye a la mitad en las primeras 4-5 horas, y desaparece completamente en 1-2 años después de que fue recolectado de la colmena.

‘Se conoce que los egipcios utilizaban el propóleo como parte de los ingredientes para conservar las vísceras de los faraones’. Historical Aspects of Propolis Research in Modern Times». Evid Based Complement Alternat Med. 2013. Fuente.

Aunque durante siglos se pensó que el objetivo del propóleo era sellar la colmena para protegerla de los elementos, durante el siglo XX se descubrió que esta suposición no era correcta. Actualmente se cree que el objetivo del propóleo es reforzar la estabilidad estructural de la colmena, reducir las vibraciones, hacer la colmena más defendible cerrando entradas alternativas y prevenir enfermedades y parásitos. (Simone-Finstrom, Michael; Spivak, Marla (May–June 2010). «Propolis and bee health: The natural history and significance of resin use by honey bees». Apidologie 41 (3): 295-311). 

La cantidad promedio que pueden producir por colmena durante un año depende de la raza de abeja, suele estar entre 150–300 gramos. Se recolecta al comenzar la primavera, ya que es necesario en la colmena durante los tiempos fríos. Para la recolección, el apicultor coloca una plancha plástica perforada sobre los cuadros de la colmena; en el momento de recolección, se introduce en un congelador hasta que el contenido se congele y así poder retirarlo más fácilmente; luego se lo introduce en agua caliente para separar el propóleo de la cera, las abejas muertas o restos de otros animales. En este momento el propóleo se presenta como una sustancia similar a una goma de mascar. Luego toma una forma granulosa y floja, de color ligeramente oscuro. Se conserva en recipientes de vidrio, nunca de plástico, lejos del aire y de la luz. Fuente.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, tras revisar sus efectos, concluyó que no hay una relación causa efecto entre el consumo de propóleo y la salud respiratoria, actividad antibacteriana, alivio en la garganta, salud intestinal, ayuda al sistema inmunitario, mantenimiento de la salud oral, circulación sanguínea o protección hepática. Fuente.

Para que la calidad del un propóleo se considere buena debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar libre de contaminantes tóxicos.
  • Contener bajos porcentajes de cera, material insoluble y cenizas.
  • Definir su procedencia botánica para determinar el tipo de compuestos activos.
  • Tener contenidos elevados de principios activos.

Más información sobre el propóleo en mi artículo ‘Propóleo. Protege la Colmena.’

Inseminación artificial de las abejas y maltrato

Los apicultores manipulan constantemente los panales de miel. Para hacerlo, rocían humo para atontar a los animales y evitar así que les piquen. La presencia de humo hace que las abejas se vuelvan más dóciles. La técnica del ahumador consiste en quemar hojas y hierbas secas para simular un incendio real. Es entonces cuando las abejas, ante la presencia de peligro, llenan su estómago de miel y sus movimientos pasan a ser mucho más lentos, tal y como explica la misma web. También se las agita bruscamente para separarlas de los panales, una acción que puede provocarles amputaciones e incluso la muerte.

La abeja reina, la madre de la colmena -la única capaz de poner huevos-, corre todavía menos suerte. En la llamada moderna apicultura, son inseminadas artificialmente. “La inseminación artificial es la técnica que se utiliza para controlar el origen genético de los progenitores, pudiendo seleccionar aquellos caracteres que sean más interesantes para el apicultor, ya sean estos de tipo productivo (kilogramos de miel, polen, jalea real, etc.) o de comportamiento (menor agresividad, menor tendencia a la enjambrazón, resistencia a enfermedades, etc.)”, explica el estudio Inseminación artificial de abejas reinas publicado por el Centro Andaluz de Apicultura Ecológica.

Se puede recoger el esperma el mismo día de la inseminación o bien el día anterior, manteniendo éste a temperatura ambiente. […] Cada zángano (abeja macho, ndr) puede dar aproximadamente 1,4 ml de esperma. La recolección de esperma se realiza mediante la manipulación manual (dedos pulgar e índice) de la cabeza del zángano. Se estimulan terminaciones nerviosas que provocan la eversión del aparato genital y la posterior eyaculación del macho”, recoge el estudio. A continuación, “se procede a la narcotización mediante aplicación de CO2 de la abeja reina para evitar movimientos indeseables que dificulten la manipulación. Mediante los ganchos dorsal y ventral, accedemos a la bolsa copuladora en la que encontramos el orificio vaginal. Se administra la dosis de esperma previamente obtenido de varios zánganos (aprox. 8 ml)”.

Los apicultores también cortan las alas a la abeja reina para que no se vaya de la colmena y evitar así el enjambre -cuando la reina más mayor y un conjunto de abejas obreras abandonan la colmena para crear una nueva colonia, y así garantizar el crecimiento y la supervivencia de la especie-. Si bien, según afirman desde la Fundación Amigos de las Abejas, es una práctica cada vez menos común. Por último, los apicultores acaban con la vida de la reina y la reemplazan cuando no es más ‘eficiente’, lo más común es cada dos años.

Algunos apicultores transportan colmenas pobladas de un buen pasto apícola a otro y, en algunos casos, alquilan sus colmenas. En Estados Unidos, por ejemplo, cada año, “las abejas viajan largas distancias confinadas en sus colmenas y cargadas en grandes camiones para polinizar las flores de los almendros en California, provocándoles estrés”, detallan en la investigación Long-Distance Transportation Causes Temperature Stress in the Honey Bee, Apis mellifera (Hymenoptera: Apidae), publicada en la revista Environmental Entomology. “Una colonia puede ver la puesta de sol en Dakota del Norte y el amanecer en California”, añaden.

Por último, cabe destacar que el uso de determinados productos químicos en agricultura, como insecticidas, herbicidas y fertilizantes, puede causar la muerte de manera directa o indirecta de polinizadores tanto silvestres como domésticos.

Podemos vivir sin robar la miel a las abejas. También sin polen, cera, propóleo y jalea real. Fuente.

  • Traslados de las abejas. Las abejas sufren gravemente en los traslados, ya que hay infinidad de sacrificios por estrés, ahogo por sobrecalentamiento o muerte por congelación en el transporte de estos insectos, ya que la compra-venta de abejas se hace a nivel mundial entre unos y otros países.
  • Muerte por aplastamiento. Cuando los apicultores manipulan los panales de miel, muchas abejas mueren aplastadas por la incapacidad de reacción de éstas, ya que las colmenas se rocían con humo para calmar a las abejas y evitar que piquen a los apicultores. Las abejas también sufren amputaciones, ya que para separarlas de sus colmenas se las agita bruscamente, expulsándolas con el uso de potentes corrientes de aire, donde pueden acabar con patas o alas rotas.
  • A la abeja reina le cortan las alas y se las asesina. Cortar las alas a las abejas reina evita que enjambren y que abandonen la colmena. Enjambrar es su forma natural de reproducción crecimiento y supervivencia de la especie, sin embargo, los apicultores tratan de evitar este fenómeno natural usando feromonas artificiales y cortándoles las alas para mantener su colonia bajo control.

Después de estos escalofriantes datos os animo a hacer una profunda reflexión y pensemos si podemos vivir sin su sustento por mucho que nos vendan que tiene grandes beneficios para nuestra salud. Si su salud está en peligro, la nuestra también lo estará si acabamos con ellas. God Save the Queen!

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *