Propóleo. Protege la Colmena

Propóleo. Protege la Colmena

Tabla de contenidos

El propóleo de abeja, también conocido como «penicilina rusa» o «cola de abeja», es una sustancia pegajosa resinosa, blanquecina o pardusca que se le atribuyen propiedades antisépticas, antimicrobianas y desintoxicantes.

Esta sustancia es producida por las abejas, con sus mandíbulas, que recogen las resinas vegetales de los brotes de ciertos árboles (como los álamos) y los árboles con forma de cono, y luego la mezclan con saliva.

El nombre proviene del latín «pro» que significa delantero, y el griego «polis» que significa ciudad. Las abejas lo usan para cubrir el interior de la colmena con él, llenan los huecos y las grietas. Este recubrimiento evita la propagación de microbios y hongos y protege la colonia durante el invierno. También para protegerla de ratones, lagartos y otros insectos. Las plagas que ingresan a la colmena son primero inyectadas con veneno y luego «empacadas» y «embalsamadas» en propóleo. Se ha demostrado que un cuerpo muerto tan compacto puede resistir hasta 5-6 años sin alterarse.

Después de que el propóleo es recolectado por los apicultores, su actividad biológica disminuye a la mitad en las primeras 4-5 horas, y desaparece completamente en 1-2 años después de que fue recolectado de la colmena.

El propóleo es normalmente de color marrón oscuro pero también tiene tonos verdes, rojos, negros y blancos. Esto sucede porque las plantas que son cosechadas por las abejas son muy diferentes, y la composición del propóleo nunca será la misma. Depende de la estación, el clima, la región geográfica e incluso de la colmena.

‘Se conoce que los egipcios utilizaban el propóleo como parte de los ingredientes para conservar las vísceras de los faraones’. Historical Aspects of Propolis Research in Modern Times». Evid Based Complement Alternat Med. 2013. Fuente.

‘El propóleo tiene una larga historia de uso medicinal que se remonta al 350 aC, la época de Aristóteles y discutida en detalle por Plinio, el naturalista romano. Los griegos han usado propóleo para abscesos; los asirios para curar heridas y tumores; y los egipcios para la momificación.’ Fuente.

‘Hipócrates, el padre de la medicina moderna, recomendó la miel con propóleo atrapado para llagas y úlceras. Lamentablemente, la cantidad de propóleo en la miel de hoy ha disminuido debido a la apicultura moderna y los métodos de procesamiento refinado.’ Fuente.

Te paso información detallada de todo lo que he encontrado sobre el propóleo pero insisto en mi cometido: Dejemos a las abejas en paz y busquemos otros medios más disponibles para mejorar nuestra Salud.

Variedades y Curiosidades

En climas templados del norte, el propóleo está hecho de resinas de álamos y coníferas (la función biológica de la resina en los árboles es sellar heridas y defenderse contra bacterias, hongos e insectos). Este tipo de propóleo tiene aproximadamente 50 componentes, principalmente resinas y bálsamos vegetales (50%), ceras (30%), aceites esenciales (10%) y polen (5%). También contiene acaricidas lipofílicos persistentes, un pesticida natural que disuade las infestaciones de ácaros.

En las regiones neotropicales, además de una gran variedad de árboles, las abejas también recolectan resina de las flores, especialmente de los géneros Clusia y Dalechampia, que son los únicos géneros vegetales conocidos que producen resinas florales para atraer a los polinizadores. La resina de Clusia contiene benzofenonas polipreniladas (cetina aromática que se utiliza en productos como perfumes y jabones para evitar que la luz ultravioleta degrade el olor y color de estos productos, también es un componente de los protectores solares).

En algunas zonas de Chile, el propóleo contiene viscidona, un terpeno de los arbustos Baccharis; en Brasil, el propóleo rojo contiene epóxido de naftoquinona y ácidos prenilados como el ácido 4-hidroxi-3,5-diprenil cinámico. Este propóleo rojo se deriva en gran medida de la resina de Dalbergia ecastaphyllum y tiene altos porcentajes relativos de los isoflavonoides 3-hidroxi-8,9-metilendioxipterocarpano y medicarpina; en China, Henan, el propóleo contiene ácido sinapínico, ácido ferúlico, ácido cafeico y andrisina, y los primeros tres compuestos demuestran propiedades antibacterianas; en Nueva Zelanda, el éster fenetílico del ácido cafeico (CAPE) también es un componente de algunas variedades de propóleo.

Teniendo en cuenta la baja ingesta sugerida de 200 mg por día, el propóleo tiene una contribución insignificante a los requerimientos diarios con respecto a los nutrientes básicos. Contiene: Proteínas: máximo 1 gramo por 100 gramos; carbohidratos: máximo 1 gramo por cada 100 gramos; grasa: máximo 1 gramo por cada 100 gramos. Fuente.

El propóleo se obtiene astillándolo o raspándolo lejos de la colmena. Por lo general, es más abundante en el otoño cuando las abejas preparan la colmena para el invierno y es más fácil juntarse en días cálidos porque se vuelve más suave.

Hasta ahora sólo se han descubierto diecisiete sustancias químicas en el propóleo, algunas de las cuales son: Ácido cinámico, crisina, vainillina y ácido ferúlico. El ácido ferúlico es un ácido insaturado aromático caracterizado por efectos antibacterianos sobre ciertos microorganismos grampositivos y gramnegativos. El propóleo es un gran «anti-biótico» y «desensibilizador». Esta es una razón por la que pueden momificar a un roedor durante varios años y proteger la colmena de la descomposición. El propóleo es también la razón por la cual el interior de una colmena saludable es completamente estéril a pesar de que 40.000 a 50.000 abejas se apiñan en lugares cerrados en la colmena. Fuente.

El propóleo se puede encontrar en su forma cruda directamente del apicultor.

  • Aunque durante siglos se pensó que el objetivo del propóleo era sellar la colmena para protegerla de los elementos, durante el siglo XX se descubrió que esta suposición no era correcta. Actualmente se cree que el objetivo del propóleo es reforzar la estabilidad estructural de la colmena, reducir las vibraciones, hacer la colmena más defendible cerrando entradas alternativas y prevenir enfermedades y parásitos. (Simone-Finstrom, Michael; Spivak, Marla (May–June 2010). «Propolis and bee health: The natural history and significance of resin use by honey bees». Apidologie 41 (3): 295-311). 
  • La cantidad promedio que pueden producir por colmena durante un año depende de la raza de abeja, suele estar entre 150–300 gramos. Se recolecta al comenzar la primavera, ya que es necesario en la colmena durante los tiempos fríos. Para la recolección, el apicultor coloca una plancha plástica perforada sobre los cuadros de la colmena; en el momento de recolección, se introduce en un congelador hasta que el contenido se congele y así poder retirarlo más fácilmente; luego se lo introduce en agua caliente para separar el propóleo de la cera, las abejas muertas o restos de otros animales. En este momento el propóleo se presenta como una sustancia similar a una goma de mascar. Luego toma una forma granulosa y floja, de color ligeramente oscuro. Se conserva en recipientes de vidrio, nunca de plástico, lejos del aire y de la luz. Fuente.

‘Durante siglos, las personas han usado propóleo en heridas y como remedio para dolencias que van desde acné hasta cáncer, osteoporosis, picazón y tuberculosis. Hoy en día, el propóleo se utiliza en la fabricación de chicles, cosméticos, cremas, pastillas y ungüentos, y se está investigando como sellador dental y endurecedor del esmalte dental. Varios estudios han probado su efectividad en humanos y animales como tratamiento para quemaduras, heridas menores, infecciones, enfermedades inflamatorias, dolor dental y herpes genital. Aunque prometedor, los resultados de estos estudios son preliminares. (Algunos de los estudios fueron demasiado pequeños y estaban mal diseñados para arrojar resultados significativos).

Sin embargo, el propóleo tiene propiedades antibióticas y antisépticas comprobadas y también puede tener efectos antivirales y antiinflamatorios. Lo considero seguro y útil como remedio casero. Lo recomiendo como un buen tratamiento tópico para heridas no complicadas y, como enjuague bucal para llagas e irritaciones en la boca; en forma de tintura para tratar las aftas y el dolor de garganta.

Si ha tenido una reacción alérgica o de hipersensibilidad a las picaduras de abejas o a los productos de las abejas (incluida la miel), puede reaccionar al propóleo de la misma manera. En algunas personas, el uso frecuente de propóleo también puede provocar reacciones, como hinchazón, acumulación de líquido, enrojecimiento, ardor, eccema y fiebre.’ Dr. Andrew Weil, M.D.

¿Cómo tomar el Propóleo?

  • Se encuentra en forma de comprimidos, combinado con una variedad de otros ingredientes. Se venden como suplementos naturales y hierbas medicinales. 
  • También se usa como aditivo para lociones para la piel, cremas de belleza, jabones, champús, barras de labios, chicles, pasta de dientes, enjuagues bucales e incluso protectores solares.
  • Tintura: 20-30 g de propóleo se empapan en 100 ml de alcohol etílico y se dejan macerar durante 1-2 meses. Se mantiene en botellas de vidrio ámbar, al igual que el propóleo crudo. Lejos del calor, la luz del sol, la humedad y las fuentes de contaminación. Se usa como tratamiento para dolores de garganta, cortes y erupciones cutáneas pero también internamente para tratar problemas gastrointestinales y el sistema inmunitario.
  • Crudo: Los apicultores usan una fuente de calor para formar barras envueltas en celofán y almacenadas por 6-12 meses en frascos de colores, bien cerradas y mantenidas lejos del calor, la humedad y las fuentes de contaminación.
  • Solución hidratada: Los productores ponen 50 gramos de propóleo en 200 ml de agua y lo hierven a baja temperatura en una olla de cerámica hasta que el contenido se reduce a la mitad. Su validez es de 2 a 4 semanas en el refrigerador o de 5 a 10 días a temperatura ambiente. Personalmente creo que el hecho de calentar y mezclar con agua hacer perder todos sus beneficios.
  • Jarabe: Se obtiene mezclando 40 gramos de solución hidratada, inmediatamente después de la preparación, con 60 gramos de miel. Se mantiene en las mismas condiciones que el propóleo crudo y dura hasta 2-4 meses.

¿Qué dosis de Propóleo usar?

Las siguientes aplicaciones tópicas se han estudiado en investigaciones científicas:

  • Para el herpes labial: una pomada de propóleo al 3% aplicada 5 veces al día.
  • Para el brote de herpes: se aplica una pomada de propóleo al 3% a las ampollas 4 veces al día.
  • Como enjuague bucal después de la cirugía bucal: una solución que contiene propóleo, agua y alcohol.

Es mejor no administrar en grandes cantidades. Se ha observado que con el tiempo, las manos de los apicultores se irritan extremadamente y causan grietas dolorosas en la piel. El propóleo no se recomienda en casos de problemas cardíacos severos, insuficiencia renal e ictericia por enfermedad hepática. Además, algunos expertos dicen que es mejor mantenerse alejado del propóleo si tenemos asma, hay algunos químicos en él y eso puede empeorar las cosas. Y también dicen que es mejor evitarlo durante el embarazo y la lactancia. No usar propóleo si se tiene alergia a los subproductos de la abeja, como la miel, las coníferas, los álamos, el bálsamo del Perú y los salicilatos.

Beneficios del Propóleo

El propóleo estimula el sistema inmune del cuerpo. El mecanismo de curación del propóleo se basa no solo en su propensión antibacteriana y su efecto desintoxicante, sino también en las reacciones defensivas del organismo. El propóleo funciona al elevar la resistencia natural del organismo a las infecciones estimulando el propio sistema inmunológico. Por sus propiedades antibacterianas y antibióticas, y por sus variados efectos inmunológicos y antisépticos, el propóleo tiene notables cualidades terapéutica’. Dr. Remy Chauvin de París, Francia (Apimondia: Apiterapia hoy, Barac, Calcaiau, 1976). 

El propóleo contiene más de 200 sustancias activas desde el punto de vista terapéutico: Aceites esenciales, flavonoides, taninos, antibióticos, minerales (hierro, manganeso, zinc, cobre, cobalto, calcio, silicio, magnesio), vitaminas, etc., de los cuales sólo el 10% han sido estudiados. Tienen actividad antiinflamatoria y antioxidante, así como también efectos fortalecedores y regenerativos en:

  • Cortes y quemaduras, otros problemas de la piel (como acné, dermatitis, forúnculos…), incluso el herpes genital, el propóleo se usa como un jabón o ungüento antiséptico, que previene el crecimiento de bacterias.
  • Quemaduras menores. La aplicación de propóleo en la piel puede ayudar a tratar quemaduras leves y prevenir infecciones. Fuente.
  • Herpes labial: La aplicación de un ungüento de propóleo específico al 3% podría ayudar a mejorar el tiempo de curación y reducir el dolor. Fuente.
  • La aplicación de una pomada de propóleo al 3% podría mejorar la curación de las lesiones genitales recurrentes causadas por el virus del herpes simple tipo 2. Algunas investigaciones sugieren que podría curar las lesiones más rápido y de manera más completa que el tratamiento convencional con ungüento de aciclovir al 5%. Fuente.
  • Acné: Usado interna y externamente, el propóleo puede mejorar la piel y reducir los brotes. Un estudio concluyó que el propóleo mostró actividad contra las bacterias principalmente responsables de los brotes. Aplicar miel de propóleo directamente sobre la espinilla (hacer una prueba primero para ver si la piel reacciona) y dejarla actuar durante 5 a 15 minutos. También se puede usar la miel de propóleo como mascarilla facial, aplicando una capa delgada sobre toda la cara y enjuagándola después de 15 minutos.
  • Mal aliento, gingivitis, caries y enfermedad de las encías. En enjuague bucal como prevención y para acelerar la curación después de la cirugía oral. Fuente.
  • Aftas: Las primeras investigaciones muestran que tomar propóleo por vía oral al día reduce los brotes de aftas. Muchas personas experimentan un alivio rápido de las aftas mediante la aplicación de una gota de tintura de propóleo directamente en el dolor 2-3 veces por día.
  • Candidiasis orofaríngea. Las primeras investigaciones sugieren que el uso de extracto de propóleo verde brasileño cuatro veces al día durante 7 días puede prevenir la candidiasis oral en personas con dentadura postiza.
  • Caries: En un estudio en animales, el propóleo reduce las tasas de cavidad hasta en un 60% y parcialmente daña la enzima que causa la placa dental. La pasta de dientes de propóleo (contiene «agua purificada, bicarbonato de sodio, goma de xantano, extracto de propóleos, aceite de pomelo, aceite de clavo de olor, aceite de árbol de té») proporciona los poderosos compuestos que combaten la cavidad directamente a los dientes. También se puede aplicar tintura de propóleo directamente en las cavidades varias veces al día.
  • Infecciones causadas por bacterias (incluida la tuberculosis), virus (incluida la gripe, la gripe «porcina» H1N1 y el resfriado común), hongos y por organismos unicelulares llamados protozoos. 
  • Existe alguna evidencia de que el propóleo podría ayudar a prevenir o reducir la duración de los resfriados comunes y otras infecciones del tracto respiratorio superior. Fuente.
  • Cáncer de nariz y garganta. Fuente.
  • Problemas gastrointestinales, incluida la infección por Helicobacter pylori en la enfermedad de úlcera péptica. Fuente. Las primeras investigaciones sugieren que tomar 60 gotas de una preparación que contiene propóleo verde brasileño diariamente durante 7 días no reduce la infección por H. pylori. Fuente.
  • Un tipo de infección intestinal llamada giardiasis. Las primeras investigaciones sugieren que tomar un extracto específico de propóleo al 30% puede curar la giardiasis más que el medicamento tinidazol. Fuente. Un ensayo preliminar mostró que aquellos que tomaron propóleo experimentaron una tasa de eliminación exitosa de la giardiasis parasitaria del 52 al 60 por ciento. Fuente. El propóleo, debido a sus factores calmantes e inmunoportadores, generalmente puede ser beneficioso para la salud, incluso si no está seguro de una infección por parásitos. Además, generalmente se puede combinar con otros tratamientos para parásitos.
  • Hinchazón vaginal (vaginitis). Las primeras investigaciones sugieren que la aplicación de una solución de propóleo al 5% por vía vaginal durante 7 días puede reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida en personas con hinchazón vaginal. Fuente.
  • Endometriosis: Un número cada vez mayor de mujeres que luchan contra la endometriosis, un trastorno en el que el tejido que recubre el útero crece fuera del útero en otros órganos del cuerpo. Causa dolor, fatiga, problemas intestinales, infertilidad y más. En un estudio, las mujeres con endometriosis tomaron propóleo para aumentar la fertilidad. Las que tomaron propóleo tuvieron una tasa de éxito del embarazo del 60% en comparación con el 20% que tomaron el placebo. Fuente.
  • También se usa como agente antioxidante y antiinflamatorio. Fuente.
  • Tiene efectos antimutagénicos que pueden ayudar en la prevención del cáncer y en terapias de quimioterapia y radiación ya que en combinación con la jalea real puede mejorar sus efectos secundarios.

Propóleo y Controversia Científica

El propóleo se ha utilizado tradicionalmente, por sus propiedades antisépticas y fungicidas, para tratar diversas infecciones. Con el auge de las medicinas alternativas su uso se ha extendido a enfermedades para las que no existe evidencia de efectividad. Según el NIH (Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos), el propóleo es posiblemente efectivo para el tratamiento del herpes labial, herpes genital y para el alivio del dolor e inflamación bucal. Sin embargo, no hay evidencia suficiente de su efectividad en casos de cáncer, tuberculosis, infecciones, úlceras, trastornos digestivos, resfriados, ni ninguna otra enfermedad. Tampoco está acreditada su efectividad para reforzar el sistema inmunitario. Fuente.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, tras revisar sus efectos, concluyó que no hay una relación causa efecto entre el consumo de propóleo y la salud respiratoria, actividad antibacteriana, alivio en la garganta, salud intestinal, ayuda al sistema inmunitario, mantenimiento de la salud oral, circulación sanguínea o protección hepática. Fuente.

En pruebas de laboratorio, el propóleo ha mostrado una variedad de interesantes propiedades antimicrobianas y antitumorales (fuente). Sin embargo, tiene poco uso práctico y puede causar dermatitis de contacto y otras reacciones alérgicas. Fuente.

Propóleo y Efectos Secundarios

El propóleo es seguro cuando se toma por boca o se aplica a la piel de manera adecuada. Puede causar reacciones alérgicas, particularmente en personas que son alérgicas a las abejas o productos de las abejas. Las pastillas que contienen propóleo pueden causar irritación y úlceras en la boca.

No existe suficiente información confiable sobre la seguridad de tomar propóleo si está embarazada o en periodo de lactancia. Evitar el uso. Se aconseja a los niños pequeños, las mujeres embarazadas y los pacientes con enfermedades hepáticas o renales que no tomen propóleo y jalea real, ya que no se han establecido niveles de dosificación seguros’. Fuente.

Las reacciones adversas pueden ser más comunes si se toma más de 15 gramos de propóleo por día. Falta información sobre los síntomas de niveles tóxicos de propóleo.’

  • Asma: Algunos expertos creen que ciertos químicos en el propóleo pueden empeorar el asma. 
  • Alergias: No usar propóleo si es alérgico a los subproductos de la abeja, incluidas la miel, las coníferas, los álamos, el bálsamo del Perú y los salicilatos como la aspirina. Fuente.
  • Los alérgicos al veneno de abeja deben evitar el propóleo, la jalea real y los productos relacionados con las abejas. Se han reportado algunas reacciones alérgicas severas a la jalea real, al igual que el asma y el shock anafiláctico, según el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. Fuente. Los signos y síntomas de una reacción alérgica incluyen hinchazón de la cara, la boca y las vías respiratorias; respiración dificultosa; un aumento en la frecuencia cardíaca. 
  • Condiciones de sangrado: Tomar propóleo podría aumentar el riesgo de hemorragia en personas con trastornos hemorrágicos. Fuente. El propóleo puede retrasar la coagulación de la sangre y aumentar el tiempo de sangrado. Tomar propóleo junto con medicamentos que también disminuyen la coagulación sanguínea (anticoagulantes/antiagregantes plaquetarios) puede aumentar las posibilidades de hematomas y sangrado. Algunos medicamentos que disminuyen la coagulación sanguínea incluyen aspirina, clopidogrel (Plavix), dalteparina (Fragmin), enoxaparina (Lovenox), heparina, ticlopidina (Ticlid), warfarina (Coumadin) y otros.
  • Tomarlo junto con otras hierbas y suplementos que disminuyen la coagulación de la sangre puede ralentizar la coagulación de la sangre aún más y podría aumentar el riesgo de sangrado y moratones en algunas personas. Algunas de estas hierbas incluyen angélica, clavo de olor, danshen (hierba medicinal china), ajo, jengibre, ginkgo, Panax ginseng y otros.
  • Cirugía: Tomar propóleo podría aumentar el riesgo de sangrado durante y después de la cirugía. Dejar de tomar propóleo 2 semanas antes de la cirugía. Fuente.

Importancia de la Calidad del Propóleo

Para que la calidad del un propóleo se considere buena debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar libre de contaminantes tóxicos.
  • Contener bajos porcentajes de cera, material insoluble y cenizas.
  • Definir su procedencia botánica para determinar el tipo de compuestos activos.
  • Tener contenidos elevados de principios activos.

Para evaluar la calidad del propóleo además de la inspección visual de sus características físicas y organolépticas (aspecto, consistencia, sabor, origen, color u olor) que proporcionan una apreciación subjetiva del producto y cierta relación con su calidad real, se deben determinar los contenidos de principios activos que permiten una evaluación real y objetiva.

Para caracterizar muestras brutas de propóleo se propone determinar los contenidos de: fenoles total, flavonoides, ceras, cenizas, compuestos volátiles y residuo seco. En el caso de las tinturas se determinan los fenoles totales, los flavonoides, las ceras, la densidad y el etanol. Si estás interesado en este mundo te recomiendo que te descargues este estudio en PDF de Farré R, Frasquet I, Sánchez A de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia. ‘Propóleo y Salud’.

Así que para terminar, lo importante en cualquier alimento o producto alimenticio es su calidad en todos los aspectos y su procedencia por lo que es imprescindible que tanto la miel, el polen, la jalea real como el propóleo estén libres de pesticidas, productos químicos, metales pesados y que se cosechen de manera sostenible. Aunque hoy mi cometido es que dejemos a las abejas en paz. La Tierra nos lo agradecerá.

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *