Fibromialgia y tu Flora Intestinal

Fibromialgia y tu Flora Intestinal

Tabla de contenidos

En este artículo vamos a llegar a la conclusión de que el origen de la fibromialgia puede estar en una flora intestinal desequilibrada. Después de este spoiler, para ahorrarte leer, te desvelo el por qué.

No hace mucho, la fibromialgia era una gran desconocida y muchos médicos la trataban como una alteración emocional que solía ocurrir a mujeres depresivas (siete veces más común que en hombres) que rondaban los 40. Pero actualmente la fibromialgia ya no se ve como algo que sólo ocurre en las cabezas de mujeres depres. Fue una enfermedad etiquetada como ’invisible’ en pacientes que se quejaban, principalmente, de dolor generalizado.

La definición oficial sería: ‘La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor musculo esquelético generalizado acompañado por fatiga y problemas de sueño, memoria y estado de ánimo. Se caracteriza por una amplia gama de síntomas en todo el cuerpo y no existe una prueba específica para diagnosticarla. Los pacientes son diagnosticados estrictamente en función de sus síntomas y antecedentes, al tiempo que se descartan docenas de otras enfermedades con síntomas similares, como depresión, artritis reumatoide, esclerosis múltiple y otras enfermedades autoinmunes’. 

Cuando yo tuve artritis reumatoide mi médico de cabecera al principio se creía que lo que yo tenía era fibromialgia ya que habían muchos síntomas parecidos hasta que hicieron las pruebas pertinentes y lo descartó.

Síntomas de la Fibromialgia

Síntomas de fibromialgia: Fatiga; dolor de cabeza; entumecimiento en las manos y los pies; irregularidades menstruales; depresión; dificultades para dormir; incapacidad para concentrarse; problemas digestivos; rigidez generalizada.Síntomas muy similares a una artritis reumatoide. Sin embargo, el síntoma principal, el más común y recurrente, es el dolor crónico generalizado; en otras palabras, te duele todo el cuerpo durante el todo el día, es como si hubiera pasado un tren por encima. 

Antiguamente, la única forma de tratar la fibromialgia era controlar los síntomas con medicamentos. En estos esfuerzos se ha utilizado de todo, desde antidepresivos y anticonvulsivos hasta analgésicos y opiáceos. El paciente promedio con fibromialgia usa tres o cuatro medicamentos todos los días para controlar los síntomas.

Sin embargo, hallazgos recientes han arrojado nueva luz sobre el funcionamiento de esta enfermedad, así como sobre una forma natural de ayudar a controlarla.

Fibromialgia y el Microbioma Intestinal

Por fin puedo demostrar lo que yo ya intuía y que es de sentido común. Ya hay estudios que relacionan la fibromialgia con el estado de nuestra flora intestinal y sigo convencida de que esto mismo lo podríamos aplicar a otras enfermedades, sobre todo a todas las autoinmunes. Varios estudios han relacionado la fibromialgia con diversos problemas intestinales:

Así que según lo visto un ‘desorden’ en nuestra flora intestinal es un factor que puede desencadenar la fibromialgia.

Relación muy estrecha entre Intestino y Cerebro

Y ahora pensarás, ¿no estabas hablando de la fibromialgia? Si, aunque no lo parezca, no me estoy desviando para nada del tema. Te cuento.

El intestino y el cerebro están estrechamente conectados. El sistema nervioso central está en interacción continua con el tubo digestivo. Esta conexión es bidireccional. Esta conexión se produce principalmente gracias al nervio vago que recorre todo el cuerpo desde el cerebro hasta el estómago manteniendo a ambos sistemas comunicados. El estómago cuenta con su propio sistema nervioso.

La primera vía es a través del nervio vago, que es el décimo par craneal y tiene una conexión directa entre el cerebro y el tracto gastrointestinal. A través del nervio vago, las señales pueden transmitirse en ambas direcciones, lo que permite una comunicación rápida entre el intestino y el cerebro.

La comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro se basa en la conexión de redes endocrinas, inmunitarias y neurales que sirven de canal conductor para transportar la información sobre el estado de las funciones de diversos órganos y el estado de salud. Fuente.

Así que tenemos el llamado eje intestino-cerebro, que es la vía que existe entre el intestino y el cerebro a través del décimo par craneal (nervio vago). Las bacterias y otros microbios liberan sustancias químicas que desencadenan impulsos nerviosos que van al cerebro. Estos impulsos afectan directamente la forma en que el cerebro percibe y procesa el dolor. Según las últimas investigaciones, si deseas llegar a la raíz de la fibromialgia te recomiendo empezar a restaurar tu salud intestinal. Y esto también se podría aplicar para todas enfermedades autoinmunes.

Cómo mejorar tu sistema intestinal

Ya hay mucha información sobre esto, así que no me voy a extender mucho pero lo que está claro es que si tus heces no son suficientemente compactas, si tienen un color extraño, tienen restos de comida o flotan demasiado o… bueno, mejor que leas mi artículo ‘¿Cómo son tus Heces? Así sabrás si tu sistema intestinal está en buenas condiciones. Cuando la pared del colon está débil o dañada, las toxinas se filtran al torrente sanguíneo y pueden causar inflamación y dolor en todo el cuerpo y esto nos lleva a la fibromialgia. Así que te recomiendo:

  • Evitar comida procesada, preparada, congelada, enlatada y cualquier producto que lleve aditivos alimentarios ya que irritan el intestino y destruyen las bacterias intestinales beneficiosas. Los conservantes de alimentos actúan destruyendo tanto las malas como las buenas bacterias. Elige productos frescos y enteros lo mínimamente procesados. 
  • Evitar el uso de antibióticos y otros medicamentos que alteran o destruyen las bacterias intestinales beneficiosas. Y también evitar cualquier suplementación por muy ‘natural’ que creas que sea.
  • Beber agua de calidad y no del grifo ni embotellada. El agua clorada puede provocar la destrucción de bacterias intestinales beneficiosas. Más info en mi artículo ‘Agua Kangen. Agua Bendita’.
  • Conseguir ir al baño de forma regular. Lo puedes conseguir haciendo ejercicio a diario y tomando alimentos auténticos.
  • Toma caldo de huesos ya que incrementa la glicina, un aminoácido que es uno de los componentes principales de los intestinos. La glicina ayuda a proteger la pared intestinal del daño de los radicales libres. La glicina es uno de los componentes principales del caldo de huesos, ya que abunda en la piel, los cartílagos, los huesos, los tendones y el colágeno de los animales. Lee mi artículo ‘Caldo de Huesos para tu Ayuno’ y sabrás hacer un caldo natural y lleno de nutrientes.
  • Importante saber a ciencia cierta que no tienes parásitos. Más info en mi artículo Parásitos Intestinales. El Peor de los Males’.

Las investigaciones demuestran que la mayoría de quienes padecen fibromialgia continúan teniendo una disfunción intestinal no resuelta. Así que si mejoras tus problemas intestinales estoy convencida que resolverás tu fibromialgia o por lo menor reducirás muchísimo el dolor y sus otros síntomas.

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *