Caldo de Huesos para tu Ayuno

Si has decidido empezar con tu Ayuno Intermitente tal vez te apetezca tener a mano para esas horas de no alimento algo caliente y reconfortante que puedas llevar en tu termo para poder tomar allá donde vayas. También si has decidido hacer un Ayuno de sólo líquidos puede ser una gran idea, sobre todo en tus primeras veces, tomar caldo de huesos para hacer el día más llevadero. Pues aquí la receta y después sigue leyendo que te cuento los beneficios del Caldo de Huesos.

Ingredientes: 2 kilos de huesos de ternera eco o de cordero eco; 3 cucharadas de aceite de coco primera presión en frío; 20% de agua de mar de Ibiza y Formentera y 80% de agua buena (la mejor Agua Kangen); 1 cucharada de vinagre umeboshi (opcional).

Primer paso ‘Asar los huesos’: Precalienta tu horno a 225ºC y asa los huesos hasta que estén bien dorados. Ves dándole vueltas hasta que los veas hechos. Después agrega una o dos tazas de agua buena para que no se quemen y así los jugos no se queden en la bandeja.

Segundo paso ‘Cocción’: Coloca los huesos en tu olla express y cubre de agua (80% agua dulce buena y 20% de agua de mar) hasta la línea de ‘máximo’. Cierra la tapa y ponlo a cocer durante 120 minutos.

Tercer paso ‘Resultado y a disfrutarlo’: Abre la olla una vez que se haya liberado toda la presión y cuela el caldo sobre un bol usando una gasa o colador de malla. El caldo sabrás que estará listo cuando tenga un color marrón y un sabor intenso. Puedes sazonar con algo de pimienta y un chorrito de vinagre umeboshi si necesitas algo más de salado. Si quieres una vez frío puedes guardar el resto de caldo que no vayas a usar en recipiente herméticos de buena calidad, nunca de plástico. Te recomiendo que lo hagas con olla exprés ya que sino tendrás que tenerlo al fuego durante casi un día entero. 

Beneficios del Caldo de Huesos

  • Tiene sentido lógico que el caldo de huesos sería una excelente fuente de calcio ya que el 50% de los huesos consiste en minerales, con una gran cantidad de fosfato de calcio, una combinación de calcio y fósforo dispuestos en una formación llamada hidroxiapatita (principal componente inorgánico del hueso de los vertebrados.
  • Pero el hueso también contiene pequeñas cantidades de magnesio, sodio, potasio, azufre y otros minerales. A pesar de ello, sólo pequeñas cantidades de estos minerales terminan en el caldo.
  • Por tanto, no es la cantidad de calcio que termina en el caldo, incluso cuando los huesos se cocinan los suficiente como para haber ablandado y han comenzado a disolverse.
  • Pero el hueso está construido sobre un andamio de colágeno por lo que el colágeno es el componente más importante del caldo para la construcción del hueso.
  • El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo, lo que constituye entre el 25 y 35% de la proteína total del cuerpo y es necesario para la formación de hueso, cartílagos, piel, arterias, córneas, placentas y casi cualquier otra estructura del cuerpo.
  • La producción del colágeno en el cuerpo disminuye con la edad y la mala salud causando una piel seca, unas articulaciones menos flexibles y unos huesos más delgados y más débiles. En la osteoporosis hay flacidez de la piel, articulaciones chirriantes y huesos frágiles.
  • Los huesos humanos contienen entre un 50 a un 70% de mineral y de un 20 a un 40% de colágeno, con las fibrillas de colágeno que proporcionan la estructura.
  • El caldo casero de huesos hecho correctamente es rico en colágeno no sólo de los huesos sino también de la piel adjunta y del cartílago.
  • Durante la cocción nos encontramos con una gran cantidad de glicina y propina y otros aminoácidos necesarios para fabricar nuestro propio colágeno. La prolina y la glicina son considerados aminoácidos ‘no esenciales’, la mayoría de la gente no puede producir suficientes pero se puede beneficiar de ellos gracias la caldo de huesos.
  • La prolina se relaciona con la formación del colágeno y fortalece tendones y ligamentos, cura heridas y huesos, mejora la textura de la piel.
  • La glicina es necesaria para la síntesis del colágeno. La síntesis de colágeno significa un gasto de glicina de más de 15 gramos diarios.
  • En consecuencia, muchos investigadores creen que estos aminoácidos deberían ser considerados ‘esenciales’. (Los aminoácidos esenciales son los que el propio organismo no puede sintetizar por sí mismo y la única fuente sería de la ingesta directa a través de la alimentación).
  • Para construir huesos fuertes necesitamos colágeno por encima de todo. Los bloques de construcción básicos del hueso son las fibrillas de colágeno que forman un entramado para la deposición de fosfato de calcio y otros minerales. Los enlaces cruzados de colágeno son más importantes que los minerales para la resistencia ósea conjunta y para la resistencia a fracturas.
  • De hecho, algunas personas tienen huesos más gruesos con calcio y otros minerales pero son débiles y se agrietan bajo tensión como el hormigón no reforzado.
  • Los diabéticos, por ejemplo, pueden sufrir de huesos ‘pobres’, no a causa de la baja densidad mineral sino porque su colágeno es dañado por los productos finales de glicación avanzada (PGA) creado cuando los niveles de azúcar en la sangre están crónicamente altos. Si bien esto es más evidente en los diabéticos, cualquier persona que sufre de problemas de azúcar en la sangre, tales como hipoglucemia, resistencia a la insulina y síndrome metabólico tendrá PGAs que contribuyen a la osteopenia y osteoporosis. 

Si quieres saber más sobre el Ayuno Intermitente aquí encontrarás mucha información y además puedes escuchar mi Podcast Good Morning Menorca.

Feliz Ayuno Intermitente!

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!