Qué te dice tu cabello. Ni un pelo de tonto

Champús de frutas, de flores, de cereales, con queratina, con vitaminas, anticaspa, dos en uno, suavizantes, mascarillas, fijadores, lacas, ampollas anticaída y un sinfín de productos sintéticos y químicos que nos ponemos a diario durante toda nuestra vida para, supuestamente, mimar nuestro cabello. Y para rematar la faena seguimos con secadores, planchas, peines eléctricos y todo tipo de tecnología capilar.

Los 3 ‘componentes’ básicos en los champús de baja calidad

  • Uno de los componentes más utilizados en estos productos, por su bajo coste, es el paraben o parabeno: ‘Los parabenos, o parabenes, son un grupo de productos químicos utilizados como conservantes en la industria cosmética y farmacéutica. Pueden ser encontrados en champús, cremas hidratantes, geles para el afeitado, lubricantes sexuales, medicamentos tópicos y parenterales, autobronceadores y dentífricos. También son utilizados como aditivos alimentarios. En la conservación de alimentos se utilizan desde la década de 1930, para la protección de derivados cárnicos, especialmente los tratados por el calor, conservas vegetales y productos grasos, repostería y en salsas de mesa. Se usan en relleno de pasteles, refrescos, jugos, aderezos, ensaladas, jaleas con edulcorantes artificiales, mientras el éster de heptilo se usa en la cerveza. También se han utilizado en productos médicos para uso tópico’.

Los parabenos barren por completo la producción de grasa natural, resecándolo y produciendo irritación y picor. Como podéis comprobar hay parabenos hasta en la sopa. No sólo los tenemos para uso tópico sino que también los tomamos por vía oral. Ya se ha reconocido públicamente que crean reacciones alérgicas en nuestra piel y también ya ha habido casos de cáncer como el de mama.

  • Los sulfatos se utilizan en los productos cosméticos tales como geles de ducha, exfoliantes, champús y productos para después del champú, geles limpiadores para el rostro, jabones líquidos para las manos, productos de higiene íntima o incluso dentífricos.

Claudia di Paolo, directora del Spa Capilar, explica: «Los sulfatos están presentes en casi todos los productos de limpieza. Se utilizan porque cortan la grasa, son baratos y producen espuma. Por sí mismos, no son tóxicos ni peligrosos. El problema es que su acción limpiadora es muy fuerte y dejan muy reseco el cabello y el cuero cabelludo ya que también retiran sus aceites naturales. Si un champú no tiene sulfatos, contendrá otros agentes detergentes algo más caros y que hacen menos espuma pero siguen siendo efectivos».

Los sulfatos, según nos explica Isabel Márquez, otra directora de productos cosméticos, «son agentes espumantes y limpiadores agresivos que suelen resecar el cuero cabelludo y el cabello. Además, pueden generar un efecto rebote en la secreción de sebo, debido a que el organismo detecta que se está eliminado su protección natural de forma intensa y reacciona generando más sebo». Los sulfatos pueden resultar irritantes, sobre todo, para personas con el cuero cabelludo sensible. Además, pueden producir sequedad, picor e incluso caspa. Y también están asociados a una pérdida más rápida de la coloración del cabello. Isabel Márquez nos asegura que «cuando pasamos de un champú con sulfatos a otro que no los lleva, en 2 o 3 lavados, el cuero cabelludo volverá a regular la secreción sebo».

  • Las siliconas son derivados del plástico muy habituales en los champús porque son baratas y dejan el pelo muy suave, brillante y sedoso. Pero ese brillo y esa suavidad, podrían no ser auténticas. Según los expertos «las siliconas forman una película alrededor del pelo y recubren el exterior de la fibra, dándole ese aspecto suave y brillante que no es real, ya que su acción es puramente cosmética y no de tratamiento». Esa película impide que los nutrientes entren en el cabello.

En la etiqueta son los ingredientes que aparecen con los sufijos ‘meticona’ o ‘siloxano’. Al formar una película alrededor del pelo y recubrir el exterior de la fibra, dan al cabello un aspecto suave y brillante que no es real, ya que su acción no es de tratamiento sino que tiene únicamente fines cosméticos. Además, cuando se utilizan productos capilares con siliconas, puede dar la sensación de que el cabello queda más limpio, pero lo cierto es que a las pocas horas pierde el brillo y comienza a engrosarse. Por otro lado, las siliconas, al ser polímeros derivados del petróleo, tienen una gran estabilidad química, lo que hace que aporten una textura cremosa a los productos.

Otro aspecto a destacar de las siliconas es que son oclusivas. «La película que crean alrededor del cabello hace de pantalla e impide que penetren los productos hidratantes, nutritivos, reparadores… que se aplican posteriormente. Además, las siliconas pueden impedir incluso que las coloraciones alcancen en profundidad la fibra capilar, y provocar en consecuencia que el tono de las mechas y la coloración dure menos», explican los expertos capilares de Leonor Greyl. Por último, debemos saber que las siliconas también se depositan sobre el cuero cabelludo, generando un efecto oclusivo que impide su oxigenación.

Ahora ya entiendes por qué son tan baratos los champúes y acondicionadores del super y además prometen mucho en sus etiquetas pero cumplen bien poco.

Tintes y Keratinas

Los tintes pueden dañar la cutícula (capa externa del pelo) provocando pérdida de brillo y elasticidad además de que se debilita, lo rompe y lo seca. A día de hoy tenemos la opción de la gama de tintes 100% vegetales Khadi con fórmulas ayurvedas que no sólo dan color sino que cuidan y nutren el caballo. 

Los tratamientos de queratina llevan formaldehído, agente carcinógeno, que irrita la piel, daña el ADN, contribuye a la pérdida del cabello.

Tipos de Cabello y Nutrición

En lo exterior no está la solución, tenemos que interiorizar. En nuestro interior es donde se encuentra la raíz de nuestro ‘problema peludo’ o ‘peliagudo’. Pero nuestro exterior nos dice en qué estado está nuestro interior y más cuando se trata de pelo y comida. Así que tenemos unas extensiones de la piel supuestamente ‘muertas’ que algunos tienen un aspecto lustroso y otros casi ya no les quedan. Podemos comprobar que hay vida en nuestro cabello dependiendo de la alimentación y estilo de vida que estamos llevando.

  • Los cabellos revueltos, despeinados y frágiles (se caen cuando nos cepillamos) son signo de un exceso de azúcares, frutas, refrescos y zumos industriales, verduras crudas, tabaco y otras hierbas… Las puntas abiertas también es un indicador de un exceso de estos alimentos y falta de proteína animal.

Caída de Cabello, Calvicie y Nutrición

La mayoría de hombres, más tarde o más temprano, empiezan a sufrir por su cabeza la temida calvicie. A mi me encanta observar las calvas varoniles ya que dependen de dónde se sitúen significa un exceso alimentario de un tipo o de otro:

  • La caída del cabello en la coronilla suele ser por exceso de carnes, embutidos, sal y todo tipo de proteína animal.
  • Las entradas en la parte superior suele deberse a exceso de azúcares, bebidas industriales, alcohol, frutas, verduras crudas…
  • Y cuando es una calvicie gradual (toda la cabeza) es por un mal metabolismo de las proteínas, mala absorción o falta de zinc o un mal funcionamiento de los intestinos. Así que nuestro querido Dwayne Johnson (The Rock) no le iría mal ver qué pasa en su interior ya que la mayoría de las veces es porque el organismo no asimila bien las proteínas.

Pero veamos otras causas:

  • Exceso de azúcares (en todas sus formas y en un montón de productos) y una ingesta insuficiente de proteínas animales. Aquí sería ideal empezar, poco a poco, introduciendo algún huevo, un poco de pescado, carne blanca y de vez en cuando carne roja (toda ecológica) y eliminar por completo todo alimento que lleve azúcar. Así compensaríamos los excesos y las carencias.
  • Exceso de proteínas vegetales o exceso de verduras, frutas y frutos secos y nada de proteína animal. Esto suele ocurrir a los vegetarianos principiantes o desinformados que no hacen comidas equilibradas y están muy descompensadas.
  • Exceso de proteínas animales y nada de minerales. Deberíamos, entonces, añadir verduras y agua de mar (más información en ‘Agua de Mar, Volver al Origen’), gomasio, umeboshi (más información en ‘La Umeboshi: Ciruela Fermentada Japonesa’) para suplir la deficiencia mineral y reducir la ingesta de proteína animal. Las proteínas si no se combinan con suficiente verdura acidifican la sangre robando minerales.
  • Exceso de minerales e insuficientes proteínas. Aquí suele pasar que la absorción de proteínas se ve obstaculizada por el exceso de minerales en nuestro organismo (todo lo contrario que el apartado anterior). Deberíamos aumentar el consumo de proteínas de buena procedencia y reducir la sal (sobretodo enlatados y productos que sean altos en sodio, más información en ‘Tensión Arterial y la Sal’) y suplementos vitamínicos y minerales.

Louis Hay nos dice: ‘Calvicie: Miedo y tensión. Intento de controlarlo todo. Desconfianza en el proceso de la vida’.

Cabello seco, graso y caspa

Otro problema que suele afectar, tanto a hombres como a mujeres, es el cabello graso y la caspa. La industria de la cosmética aprovecha este cometido para sacar miles de productos químicos que dañan y alteran todavía más nuestro problema interminable y sin solución química. La grasa del cuero cabelludo y la caspa siempre están relacionados por un exceso de grasas, lácteos y sus derivados, helados, frutos secos y también tiene un gran componente emocional. Seguro que muchos cuando estáis preocupados o estresados os ha aparecido caspa, picores o heridas en la cabeza. Lo ideal sería reducir el consumo de los productos antes mencionados e introducir ensaladas y verduras cocidas e intentar relajarnos. El cabello seco también suele ser por demasiada grasa en la alimentación (aunque parezca contradictorio) o, como ya sabemos, por deshidratación (falta de líquidos).

Ya podemos gastarnos todo nuestro sueldo en comésticos, remedios capilares y tintes químicos y ‘ahorrar’ comprando y comiendo lo que nos ofrece la industria alimentaria que seguro que no encontraremos ninguna solución a nuestro pelo resentido.

Canas

El tema de las canas es todo un misterio.

La Medicina Tradicional China aconseja frotar las uñas (unas con otras) para evitar el encanecimiento. Decir que, las uñas las considera como una extensión del pelo y, la verdad es que, tiene sentido porque muchos casos de problemas capilares suelen ir acompañados con problemas en las uñas.

Yo siento que hay una gran parte emocional implicada en esto de las canas. Ya que no sólo vemos gente mayor con canas, hoy en día las canas aparecen a cualquier edad. Louis Hay nos dice: ‘Canas: Estrés. Sumisión a la presión y esfuerzo excesivo’.

Piojos

Un problema muy común en colegios y guarderías son los inmortales piojos. Muchas madres me preguntan cuál es el mejor remedio para paliarlos. Ni los potingues antifúngicos (que pueden dejar calvo a tu hijo) ni los champús antipiojos podrán resolver el problema. Para prevenirlos podemos poner una gotas de árbol del té en el champú y dejar que actúe en el cabello unos minutos. Para eliminar las liendres de manera menos agresiva tenemos el típico remedio del vinagre. Y para cuando ya están instaurados tenemos el aceite de neem. Ahora existen unas franquicias Kids@Nits que son centros especializados en quitar piojos y eliminar liendres y no usan productos químicos. Y puedo decir, por experiencia propia, que merece la pena y más si tus hijos tienen el pelo largo.

Pero si tuviéramos que ir a la raíz, la única manera de acabar con ellos sería que el azúcar desapareciera de la vida de nuestros hijos. A estos bichos les encanta y se alimentan de él. Son como una especie de vampiros chupando y sobreviviendo gracias a la dulce sangre de los más pequeños. Por eso, nunca hay un fin. Estoy convencida de que ya forman parte del mobiliario escolar, están bien asentados.  

‘El estado del cabello está relacionado con el estado de la Sangre o Esencia del Riñón, la caída del cabello puede indicar una insuficiencia de Sangre, mientras que las canas prematuras indican un declive de la Esencia del Riñón. El grosor y el brillo dependen del Pulmón, un cabello apagado con tendencia a quebrarse indica una insuficiencia de Qi de Pulmón’. Fundamentos de la Medicina China, G. Maciocia.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!