Y dale con la Kale y la Tiroides

‘Las sustancias vegetales naturales generan más de 75 mil millones dólares en ventas cada año para la industria farmacéutica, 20 mil millones dólares en ventas de suplementos herbales y alrededor de 3 mil millones dólares en ventas de cosméticos, según un estudio de la Comisión Europea.’ New York Times.

‘A través de mi investigación, me he dado cuenta que no es raro que las frutas y verduras que hacen dinero tienen un buen marketing detrás de ellas. Un ejemplo es el zumo de naranja que fue creado por la agencia de publicidad Lord & Thomas para ayudar a los cultivadores de frutas de California que tenían una superproducción de árboles de cítricos en 1907. El concepto «Beba una naranja» hizo una bebida que se convirtiera en un icono de un desayuno saludable. Y otro el de Lynda Resnick, se acreditaba con dar nueva vida a las granadas, creando PomWonderful a través de una campaña de marketing viral similar, aprovechando su celebridad-abastecida por Rolodex. Tuvo tanto éxito que en California las granadas se han multiplicado de 2.000 a 30.000 acres.’

Kale, la col rizada verde que se ha estado promocionando como la panacea. Según la web de Información sobre Micronutrientes de la Universidad Estatal de Oregon, la col rizada se ha demostrado causar o agravar los síntomas del hipotiroidismo. ‘Un alto consumo puede causar hipotiroidismo (insuficiencia de la hormona tiroides). La hidrólisis de algunos glucosinolatos se encuentra en verduras crucíferas (por ejemplo, progoitrin) puede producir un compuesto conocido como goitrina, que se ha encontrado para interferir con la síntesis de la hormona tiroides.’

El biólogo molecular Ernie Hubbard, ha encontrado niveles altos de metales pesados en verduras como la col rizada, kale, sobre todo en las variedades orgánicas. ¡Lo que nos faltaba!

Kale y sus efectos colaterales

A continuación un artículo interesante que he traducido y he añadido algún apunte para mejor comprensión. Me ha gustado por la gran cantidad de referencias y por lo extremista que es y considero que nos va bien para ver todo este tema adentrándonos en el lado ‘oscuro’ que no nos gusta mirar. Lo curioso es que su autora, cuando empezó a recibir comentarios en contra de su artículo, cambió su postura y se puso a favor de la col rizada… ¿Miedo? ¿Presión? Yo lo he vivido con mis artículos por lo que me resulta algo sospechoso.

‘Kale es una de esas verduras que todo el mundo relaciona con salud. Desde sus chips hasta la ensalada de kale se ha convertido en el vegetal de moda. Antes de que muchos científicos estuvieran cegados por las propiedades curativas de esta col rizada, otros muchos estudiaron su horrible efecto sobre el ganado donde los agricultores estaban desconcertados por corderos recién nacidos con bocio. Los investigadores tuvieron resultados espeluznantes con ovejas y conejos que se alimentaban de kale. Todo es porque contiene goitrógeno y tiocianato, los cuales son químicamente muy similares al cianuro. El consumo de sólo col rizada había bloqueado la capacidad de sus tiroides para funcionar correctamente e incluso tomando una cantidad adecuada de yodo. Más adelante se vieron efectos más alarmantes si la col rizada era mezclada con maíz. En aquel entonces no se pensaba que la col rizada iba a convertirse en la reina de las ensaladas y los zumos verdes y que sólo afectaría al ganado. Las vacas de Tasmania que pastaban col rizada transfirieron sus venenos a través de su leche lo que afectó a la tiroides de los niños que por aquel entonces tomaban leche de vaca produciendo así una epidemia de bocio.

La kale también posee es las lectinas reconocidas como peligrosas para la salud humana e implicada en muchas enfermedades autoinmunes y otros trastornos inflamatorios. Las lectinas(*) en la col rizada y otras especies están muy relacionadas con la lectina que contiene el germen de trigo, la aglutinina.

(*)Las lectinas se fijan en las células intestinales y les impiden absorber nutrientes. Se inactivan con una cocción prolongada pero sobreviven en las legumbres crudas o poco cocinadas y causan síntomas similares a los de una intoxicación.

Sus oxalatos impiden la absorción intestinal del calcio y el hierro. Mejor hervir la kale y tirar el agua restante para eliminar los oxalatos. Más sobre los oxalatos en mi artículo ‘Espinacas Nunca Crudas’.

Las cantidades de estos químicos varían dependiendo de la variedad de col rizada por lo que su consumo es como comer un coctel incontrolado de químicos que pueden dañar la salud inmunológica y sus productos de degradación aún son más caóticos. Y lo terrible es que estos químicos también varían dependiendo de la hora del día y de la estación incluso cuando están en tu frigorífico.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!