Quesos Veganos Nada Sanos

Ahora han salido un montón de variedades de quesos veganos y están teniendo mucho éxito haciéndonos creer que es la alternativa más sana al queso de origen animal además de versiones de mantequillas y cremas veganas. Veamos los ingredientes de uno de estos quesos ‘ecológicos’: Agua, aceite de coco (24%), almidón, sal marina, estabilizadores, aromas veganos, ácido láctico no proveniente de la leche, conservante, vitamina B12.

A simple vista podría pasar desapercibido la cantidad de aditivos que lleva este paquete de queso vegano. Si queréis podéis hacer un repaso a mi artículo ‘Lista de Aditivos en los Productos Ecológicos’ donde veréis que no tiene nada de sano ni el almidón, ni los estabilizadores, ni los aromas, ni los conservantes ni incluso la vitamina B12 sintética. Ahora vamos a hacer hincapié en el aceite de coco que no nos especifican que sea aceite de coco virgen por lo que se trata de un aceite de coco refinado. Siempre que veas en ingredientes ‘aceite de coco’ significa que es ‘aceite de coco refinado’, es decir, ha perdido todo su valor nutricional.

El aceite de coco virgen extra se obtiene tras prensar la pulpa del coco en frío, sin que intervenga ningún proceso físico ni químico. Lo máximo que se hace con él es filtrarlo para evitar que se cuelen trozos de pulpa que no hayan sido bien prensados durante el proceso. Por su parte, el aceite de coco refinado se consigue mediante un procedimiento en el que intervienen agentes químicos o altas temperaturas haciendo que pierda todas sus propiedades. Algunos de los motivos por los que se refina este aceite son para hidrogenarlo y conseguir que se mantenga siempre líquido, para eliminar su olor o sabor, para blanquearlo… Además, para conseguirlo, habitualmente se utiliza aceite de coco de menor calidad. Estos motivos hacen que sea totalmente desaconsejable su consumo, especialmente a nivel culinario. Y el aceite de coco refinado también se usa en cosmética así que no pienses que el refinado va a ayudar a tu piel o a tu cabello.

Proceso de fabricación del Aceite de Coco Refinado

  • Desgomado: El aceite de coco crudo se mezcla con un agente desgomado para eliminar las gomas cambiando su textura y también la calidad.
  • Neutralizante: Se agrega hidróxido de sodio o lejía al aceite formando un jabón con los ácidos grasos libres del aceite. Después se lava con agua para eliminar los ácidos grasos libres produciendo el riesgo de rancidez ya que los ácidos grasos libres son propensos a la oxidación.
  • Blanqueamiento: Se blanquea el aceite de coco para que parezca más natural.
  • Desodorización: Se desodoriza a altas temperaturas para eliminar cualquier aroma o sabor a coco restante.

Para asegurarte de que estás comprando aceite de coco de calidad, es decir, virgen extra tiene que ser certificado orgánico y no transgénico (Non-GMO), que haya sido prensado en frío, hecho sin hexano, nunca desodorizado ni blanqueado ya que si se refina con productos químicos agresivos habrá perdido todos sus beneficios, como sus propiedades antimicrobianas, su ácido láurico para estimular nuestro sistema inmunológico, etc.

Además para hacer aceite de coco refinado se usan cocos viejos que se han dejado secar y se han almacenado durante un periodo de hasta 12 meses. Al almacenarlos durante tanto tiempo, los cocos tienen más aceite pero pierden el sabor intenso y fresco. Los frutos se rompen con máquinas y se secan, normalmente, en hornos industriales. Con prensado mecánico y altas temperaturas se les extrae el aceite de coco. En el último paso, se añaden productos químicos que afectan al color, el olor y la consistencia del aceite. El aceite de coco refinado se llama también RBD, las siglas en inglés de «refined, bleached, deodorized» (refinado, blanqueado, desodorizado). Con las altas temperaturas y el proceso de producción, el aceite pierde muchos nutrientes importantes y su aroma natural. El aceite de coco refinado incluso si procede de agricultura ecológica ha sido mezclado con otra sustancia o modificado mediante algún proceso químico consiguiendo la hidrogenación del aceite para conseguir que se mantenga siempre sólido, eliminar su olor, sabor, color, etc. Se usa en los queso veganos, en la cosmética de la piel y el cabello. Y los más importante se convierte en ácidos grasos trans que el cuerpo no reconoce y pierde las propiedades beneficiosas del ácido laúrico.

Distinguirás un aceite de coco refinado de uno virgen viendo que el primero es de color marfil y no huele a coco y el virgen será color blanco cuando está sólido y transparente cuando está líquido, con un aroma a coco fresco. Y un aceite de coco que en la etiqueta sólo pone ‘aceite de coco’ significa que es refinado y es ahí cuando nos la cuelan sin darnos cuenta.

Así que cualquier producto vegano o no vegano de herboristería que lleve aceite de coco será, si no lo especifica en la etiqueta, aceite de coco refinado así que no te aconsejo que los tomes porque no será nada saludable.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!