Clasificación Alimentos Ácidos y Alcalinos

Tabla de contenidos

Otra clasificación interesante que tiene algo de relación con la que vimos en el anterior artículo ‘Clasificación Alimentos Contractivos y Expansivos’ son los alimentos ácidos y los alcalinos. Información sacada de Michio Kushi, creador de la Macrobiótica.

  • Alimentos Acidificantes: Alcohol, azúcar, tomates crudos, grasas y aceites, frutos secos, harinas refinadas, legumbres, cereales refinados, pescados, carne, huevos, aves.
  • Alimentos Neutros o tampón: Mantequilla, quesos, coco.
  • Alcalinizantes: Té de tres años, verduras de hoja, raíces, kuzu, zanahoria, umeboshi, gomasio y sal.

Se nos dice que un exceso de alimentos alcalinizantes, como frutas, ensaladas, verduras y patatas, causa un deseo imperioso de alimentos acidificantes para equilibrar. Si una persona sigue una alimentación muy alcalina que no come carne, pescado, ave ni huevos, y muy poco o nada de cereales, que son acidificantes, entonces la necesidad de dulces (acidificantes) le echará abajo toda fuerza de voluntad. Esa necesidad no quedará totalmente satisfecha con las frutas dulces, porque éstas también son algo alcalinizantes; sólo la pastelería, la bollería industrial, los helados y los caramelos van a satisfacer el deseo. Muchos yoguinis y crudiveganos conocen bien esta situación. Se puede rectificar añadiendo suficientes proteínas que al ser acidificantes eliminarán el deseo de azúcar.

La fruta que es alcalina y expansiva no elimina el deseo de las igualmente expansivas galletas azucaradas o la miel porque éstas son acidificantes y lo alcalino las exige. Lo mismo es válido para los alimentos contractivos: Un exceso de acidificantes cereales, legumbres o productos de origen animal genera el deseo de sal que es alcalinizante, aún cuando es también contractiva. Las verduras que son expansivas pero alcalinizantes nos despiertan deseos de sal (contractivo) que equilibraría la expansión de las verduras, pero no alcalinizaría más el organismo.

A la larga no funcionan las dietas que le dan mucha importancia a un tipo de alimento (sólo proteínas, sólo cereales, sólo verduras y frutas) y no atienden al sistema ácido-alcalino ya que surgen deseos incontrolables de un alimento o bebida contraria o complementaria (café, dulces, pescado, alcohol, azúcar) para producir el necesario equilibrio.

Cuando tenemos exceso de acidez despertamos con un sabor agrio y viscoso en la boca. Para liberarnos de él casi automáticamente vamos a por el café o zumo de naranja (alcalinos). El sabor agrio ha de interpretarse como una señal de alarma, indicadora de que el cuerpo tiene una sobrecarga ácida. Si este estado no se corrige con la alimentación o con la respiración profunda o el ejercicio, los ácidos extraerán minerales de los tejidos creando así un estado de desmineralización. La falta de minerales suficientes se manifestará primero en desequilibrios nerviosos o emocionales, después en problemas dentales y uñas quebradizas y, finalmente en un debilitamiento más grave de todo el organismo.

Un problema serio de exceso de alcalinidad sólo puede ser consecuencia de hiperventilación o de vomitar mucho. Comer grandes cantidades de fruta y verduras (alcalinas) si no se las equilibra con cereales o proteínas (ácidos) puede causar un exceso alcalino temporal pero la sabiduría inconsciente de nuestro cuerpo suele poner pronto remedio a este trastorno, es decir, que nos empuja el péndulo hacia un atracón de dulces (ácidos). Muchos vegetarianos pasan por esta experiencia.

Así espero que seamos conscientes de por qué se pone sal (alcalina) a la carne (ácida), por qué se come carne (ácida) con patatas (alcalinas), por qué se le pone azúcar (ácido) al café (alcalino), por qué en las dietas crudiveganas (alcalinas) permiten la miel y los frutos secos (ácidos ambos), por qué las dietas hiperprotéicas (ácidas) permiten el café, la sal y las verduras (alcalinas) y prohíben los hidratos de carbono (ácidos) y por qué en la macrobiótica rica en cereales integrales (ácidos) se recomienda las algas y el gomasio (alcalinos) y por qué un alto consumo de proteína y azúcar (ácidos), como la comida americana, requiera un elevado consumo de calcio (mineral tampón, es decir, que alcalina lo ácido y acidifica lo alcalino).

Según Michio Kushi, en circunstancias normales, nuestra sangre debe ser mantenida en una condición ligeramente alcalina, teniendo un pH entre 7,3 y 7,45. Los ácidos están siendo constantemente producidos por el cuerpo durante los procesos metabólicos, sin embargo la relación sanguínea se mantiene relativamente constante, eliminando las condiciones extremadamente ácidas en forma de CO2, a  través de los pulmones y en la orina por los riñones, así como por la acción de los catalizadores de la sangres. En estos procesos eliminatorios, especialmente en el sistema catalizador, los componentes minerales están siendo usados para cambiar ácidos fuertes en débiles.

En relación con el problema de ácido y alcalino, existe una creencia que el alimento conteniendo más ácido (factor pH menos que 7,3) debiera ser descartado en la alimentación diaria y el alimento alcalino más recomendado. Muchas veces esta creencia lleva a la gente a evitar el consumo de alimentos ácidos. Algunos alimentos como el azúcar y las frutas producen muchas veces una condición ácida en la sangre, aunque alimentos ácidos como carne y huevos también producen condiciones ácidas. 

El azúcar en exceso acidifica la sangre y es neutralizada usando minerales como el calcio y es descargada por el cuerpo en forma de dióxido de carbono (CO2) y agua.

Las fruta tienen ácidos (mágico, tartárico, cítrico, sórbico…) que son metabolizados en energía pero si la persona es poco vital, no resiste el frío, se cansa con facilidad tendrá dificultad para metabolizar y eliminar estos ácidos produciéndoles los síntomas de la acidificación: mucosas respiratorias sensibles, fácilmente irritadas por el frío, secreción catarral y de ojos al menor frío, sensación dolorosa en los dientes al comer fruta, frío, nerviosismo, insomnio, hipotensión, fatiga una hora después de haber comido fruta, calambres, espasmos…

Causas de Acidosis

– Incapacidad del riñón para eliminar ácidos como el ácido úrico.

– Incapacidad pulmonar para eliminar dióxido de carbono.

– Alteraciones hepáticas como acumulación de cuerpos cetónicos

– Alteraciones metabólicas como producción excesiva de ácidos.

– Dieta con excesivos ácidos que no se metabolizan.

– El estrés que estimula la corteza cerebral y distorsiona el funcionamiento de los nervios autónomos, afecta al funcionamiento adecuado de los órganos.

– Trabajo fuerte, exceso deporte.

– Exposición al sol excesiva.

– Fermentaciones intestinales que producen ácido láctico, acético…

– Los ayunos o dietas a base de proteínas animales y grasas.

– Medicamentos.

– Parásitos.

– Infecciones

– Emociones alteradas.

– Pérdida de bases como una diarrea.

– Comilonas.

Causas de Alcalosis

– Después de un episodio de vómitos continuados al disminuir la cantidad de ácido gástrico.

– Exceso de hiperventilación (respiraciones muy rápidas como las que ocurren en algunas alteraciones psicológicas o cuando se sube a mucha altura).

– Toma excesivas de antiácidos.

Espero que ahora si que tengamos las clasificaciones de alimentos más claras.

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *