Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Ortorexia. Obsesión por la Comida Sana

Somos seres de extremos y esto ha hecho que los ‘expertos’ (industria alimentaria y farmacéutica) se aprovechen de ello para crear una nueva enfermedad: La Ortorexia.

Veamos qué nos cuenta Wikipedia sobre ello:

‘La palabra ortorexia deriva del griego orthos, que significa justo. Esta enfermedad ha sido investigada por un médico que practica la medicina alternativa, Steven Bratman, quien aventuró algunos criterios diagnósticos a través de preguntas como «¿Su forma de comer lo aísla de los demás?», «¿Se siente culpable cuando come algo no permitido por sus convicciones dietéticas?, o «¿Se preocupa más por la calidad de los alimentos que por el placer de comerlos?».’

Ahora resulta que el hecho de cuidarnos y preocuparnos por lo que comemos puede llegar a ser una obsesión enfermiza. Lo que se quiere conseguir es que sigamos viendo normal comer procesados o hacer comidas copiosas familiares cuando todos sabemos que de ahí hay poco de sano.

‘Esta nueva enfermedad, cada vez más patente en las sociedades occidentales, tiene como precedentes la obsesión por las dietas, el culto al cuerpo y el miedo a la comida tratada con productos artificiales. La diferencia entre anorexia y ortorexia es que la primera está relacionada con la cantidad de comida ingerida y la segunda hace referencia a la calidad de los alimentos que se toman. La ortorexia se define como la obsesión patológica por consumir sólo comida de cierto tipo: orgánica, vegetal, sin conservantes, sin grasas, sin carnes, o sólo frutas, o sólo alimentos crudos. La forma de preparación -verduras cortadas de determinada manera- y los materiales utilizados -sólo cerámica o sólo madera, etc.- también son parte del ritual obsesivo. Las personas ortoréxicas recorren kilómetros para adquirir los alimentos que desean pagando por ellos hasta diez veces más que por los ordinarios –un kilo de peras a salvo de plaguicidas supera los seis euros–; si no los encuentran o dudan de su inmaculado origen, prefieren ayunar; huyen de los restaurantes y rehusan invitaciones para merendar en casa de los amigos por no saber qué les van a ofrecer. Cuando incumplen sus propósitos, les embarga un sentimiento de culpa que desemboca en estrictas dietas o ayunos.’

¿Te sientes identificado con la mayoría de lo que dice el párrafo anterior? Entonces, querido amigo, según los expertos eres ortoréxico compulsivo y puedes dañar a tu salud si sigues preocupándote por los aditivos que ponen en muchos alimentos. Así que, si por ejemplo, prefieres comer huevos de gallinas felices que los huevos de gallinas desprovistas de espacio, que les cortan el pico para que no se agredan entre ellas, que comen pienso transgénico y que son medicadas, entonces querido, tenemos un serio problema. Mi bisabuela no se preocupaba de estas cosas, claro que no, porque la industria alimentaria por aquél entonces no había puesto las patitas en su tierra donde todo lo que comía provenía de ella.

Suele manifestarse en personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y predispuestas genéticamente a ello. Introducen en su dieta sólo alimentos de origen natural, probióticos, cultivados ecológicamente, sin grasa o sin sustancias artificiales que puedan causarles algún daño. Paradójicamente, este comportamiento en vez de evitar el trastorno, llega a provocarlo. Características más visibles de un ortoréxico: Obsesión desordenada para comer alimentos sanos (naturales); suelen ser personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y los que han sufrido anorexia nerviosa tienen predisposición a padecerla; excluyen de la alimentación carne, grasas y alimentos tratados con herbicidas o pesticidas; pueden tener carencias nutricionales; nunca se saltan su dieta, ni siquiera en ocasiones especiales’.

¿Ocasiones especiales? Para mi está siendo muy especial poder encontrar y permitirme comprar alimentos que no han sido procesados ni adulterados. Y es a mi cuerpo al que estoy cuidando para que no me genere enfermedad. ¿Especial es comer productos procesados? Para mi es un caos físico que ni me planteo experimentar.

Todo viene de la misma fuente: La industria alimentaria. Su imagen cada vez está más deteriorada y para no perder fieles seguidores tiene que ‘montar’ ciertos estudios ‘científicos’ para seguir con credibilidad y conseguir que  la sociedad siga confiando y creyendo que la comida que nos vende es la comida normal. Preguntas típicas: ¿Tú ya no comes ningún tipo de alimento normal?; ¿Ya no volverás a comer nunca normal?… Nos siguen comiendo el tarro para que sigamos creyendo que los que ya no quieren saber nada de alimentación procesada (que no es normal sino todo lo contrario y mucho más), no son personas que están en su sano juicio. 

‘Los síntomas y consecuencias de la ortorexia nerviosa pueden incluir obsesión con la alimentación saludable, desnutrición y la muerte por inanición. Las personas que padecen esta enfermedad suelen tener distintas concepciones de diferentes tipos de alimento. Los productos que contienen conservantes o aditivos alimentarios suelen ser considerados «peligrosos», los alimentos producidos industrialmente «artificiales», y los producidos biológicamente «saludables».’

Si, deber ser que soy una ortoréxica practicante hasta la médula ya que prefiero comer alimentos sin aditivos que con pesticidas. Y por cierto, prefiero que mis comidas sean nutritivas, así que  descarto cualquier invitación de bollería industrial. Creo que en breve los psicólogos llenarán sus consultas de ortoréxicos, otro gran negocio. Así tendrán lo que quieren enfermos por no cuidar su alimentación y los enfermos mentales por cuidarla.

Si, estoy loca de atar pero lo prefiero a tener que enfermar por comer procesada que es lo único que nos ofrece la industria alimentaria sin pensar en absoluto en el ser humano sino en su bolsillo y de rebote generar ingresos a su querida socia, la farmacéutica.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!