Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Niños y Adolescentes. Nutrición y Enfermedades

Es muy importante que seamos conscientes de lo mal que nutrimos y mal alimentamos a nuestros hijos desde que nacen, ya sea por comodidad, por pereza, por falta de tiempo o por desinformación.

‘Una cantidad creciente de niños son traídos al mundo cada día deformados y retardados. Es posible que estemos llegando al punto donde los niños saludables formen parte de un grupo minoritario. Poco o nada pueden hacer el gobierno o la ciencia médica. Sólo los salvaremos si la mujer puede liberarse y aceptar su responsabilidad personal para el futuro de sus hijos’. Gloria Swanson en 1983.

Una puntualización en lo de ‘poco o nada pueden hacer el gobierno o la ciencia médica’. Si que están haciendo ya que nos están desorientando y desinformando a diario y a este paso estamos creando futuros adultos que estarán más perdidos y enfermos que nosotros. Consiguiendo cada día que nuestros hijos visiten más los hospitales que un celador y que tomen más medicamentos que una rata de laboratorio.

Nutrición en los Recién Nacidos y sus Primeros Meses

La progresiva transformación de la forma de criar a un niño en un campo científico ha llevado a dar valor a la idea de que sólo los ‘expertos’ poseen suficientes garantías para saber alimentarlo de forma correcta. La creciente confianza en el pediatra y en los alimentos industriales ha abierto un nuevo y gigantesco mercado: los alimentos dietéticos para niños. El destete se ha convertido en un sector de competencia del pediatra. La madre, el bebé y la familia están sumergidos en una especie de ‘aprendizaje sanitario obligatorio’ que tiende a sugerir que cuanto más asistido esté el crecimiento por el pediatra, el farmacéutico, la industria farmacéutica e infantil, mejor se estará llevando a cabo.’ Dra. C. Northrup.

Todo esto ha llevado a que nuestros hijos sean destetados y ‘desbiberonizados’ antes de tiempo y de manera artificial. Hemos acelerado su proceso de crecimiento a una velocidad tal que ya me he encontrado con algún bebé que a los tres meses ya le había salido un colmillo (antes que los dientes, increíble). O muchas niñas que su primera menstruación aparece a los 9 años y piensan en tener relaciones a los 11 años (hablaremos más adelante de la adolescencia temprana).

Muchas madres son dadas a acudir al pediatra como si fuera su confesor o su gurú y él, como buenamente puede, aconseja que introduzca alimentos como la carne o la leche de soja con sólo meses de edad. Por norma general el pediatra no ha estudiado en su carrera Nutrición, el pediatra está preparado para actuar frente a patologías y problemas del niño que está enfermo. Así que quien quiera seguir con la medicina alopática, pues perfecto, pero no nos va a poder ayudar verdaderamente en cuándo introducir pescado o carne a nuestro bebé ya que, la mayoría, se deja influenciar por las pautas de la publicidad del momento o programación y por las modas alimenticias infantiles impuestas por la industria alimentaria.

‘La mayoría del consumo de leche es en polvo con un gigantesco volumen de negocios, intereses y poder para las multinacionales de alimentación infantil y una igual disminución de poder, riqueza y de autoestima para la población. Destetar con alimentos dietéticos, sintéticos y químicos (de farmacia) significa medicamentar el crecimiento de nuestro bebé.‘ Dra. C. Northrup.

Los alimentos que ofrece la industria de la alimentación (debería cambiarse el nombre porque alimento suministra bien poco) para los niños son fabricados de forma sintética y científica: ‘Se establece una determinada cantidad de proteínas, sales minerales y vitaminas químicas, y se construye de forma artificial un alimento que respeta estos porcentajes pero que carece de vida, de energía nutritiva.’

Los alimentos industriales infantiles contienen aditivos con diversas funciones que aumentan la consistencia y evitan la separación de los ingredientes: Ácido cítrico sintético, que impide la oxidación; ácido ascórbico sintético, que emulsiona; y aceites vegetales hidrogenados (grasas saturadas químicas), que ‘mejoran’ la resistencia del alimento y le dan un sabor especial para que a los niños les ‘guste’ consiguiendo adulterar el sentido de su gusto.

Así se obtienen ‘papillas’ vitaminizadas, precocidas, instantáneas, homogeneizadas, liofilizadas que han producido generaciones enteras de niños con sobrepeso, hiperdesarrollados al igual que la ‘comida’ con la que se alimentan. A esto no se le puede llamar salud infantil sino obesidad infantil y otras enfermedades como la diabetes infantil.

‘El momento en que aparecen los dientes en cada bebé no es casual, sino que viene establecido por la naturaleza, cuando el aparato digestivo es capaz de digerir alimentos que necesitan masticación’. Tatiana Valpiana.

Estos productos infantiles que nos presentan en la publicidad nos dan el claro mensaje de que el destete sólo se puede hacer a través de una ‘comida especial’ y que es imposible darle a tu hijo directamente comida normal como un trocito de zanahoria, por poner un ejemplo. Y nosotras hipnotizadas nos los creemos y seguimos sus ingenuos consejos porque nos los recomienda el pediatra o la asociación de pediatras o un famoso del corazón del momento (seguro que él entiende mucho del tema).

Quiero que quede claro, ya de una vez por todas, que estos productos infantiles (no alimentos) tienen pocas cualidades nutritivas y pocos factores de defensa creando grandes desequilibrios en sus pequeños e inmaduros organismos.

La esterilización reduce los factores de defensa del propio alimento; el contenido vitamínico es más débil que el producto fresco; caducan al cabo de cinco años (la fecha de fabricación está codificada pero la de caducidad está marcada con claridad) es decir, muchos de estos productos pueden estar circulando por el mercado desde hace años; los liofilizados (alimentos que se les elimina el agua) no se les pone fecha de caducidad, por lo tanto, es obvio que el valor biológico de un alimento tan manipulado deja mucho que desear.’ Dra. C. Northrup.

Si desde el principio queremos dar una alimentación sana a nuestro hijo, debemos seguir las reglas de la Naturaleza. Por tanto, cuanto menos se parece una comida a su presentación natural, menos sustancias nutritivas contiene.

Somos nosotros, los padres, los que realmente tenemos la responsabilidad y el poder tanto emocional como nutritivo. Y las recién madres, sois las únicas que tenéis el instinto femenino y materno a flor de piel para saber cuál es el momento de destete y cuál es la mejor alimentación para vuestro bebé. Confiad en vosotras y en vuestras decisiones. Sois mujeres sabias, madres conscientes de vuestro potencial.

‘Cualquier alimento que se dé a un bebé además de la leche materna o artificial es un alimento complementario. Eso incluye las papillas, los zumos, las infusiones con azúcar, el agua con azúcar, las galletas o los biberones a los que se añade una cucharada de cereales. Hasta los seis meses se recomienda no dar nada, ni sólido, ni líquido ni gaseoso. Nada más que leche. Mientras la madre tenga leche no hay razón alguna para eliminarla de la dieta del bebé.’ Carlos González.

‘El paso lento y gradual es la mejor forma para proceder a un correcto destete.

Hay que proceder de forma gradual en todos los aspectos del destete. Sin embargo, la mentalidad que envuelve al bebé que crece es distinta debido a la prisa. Se considera positivo todo lo que sucede de forma anticipada a la media (se anticipa el destete, se usan con precocidad zapatos y soportes para forzar al bebé a mantenerse en pie…) El crecimiento debe ser armonioso. Respetar las etapas no significa ‘viciar’ al bebé o retrasar su autonomía sino que representa darle mayor seguridad y favorecer el desarrollo normal.’ Tatiana Valpiana.

Nutrición y Enfermedades en la Adolescencia Temprana

Pasan los años y sin darnos cuenta hemos criado niños con sobrepeso por el abuso de dulces y fast-food, niños sedentarios, adictos a la tablet desde bien pequeños con cambios hormonales a edades muy tempranas (antes de llegar a la supuesta adolescencia) y teniendo comportamientos extremos: Apatía, sin ganas de hacer nada o hiperactividad y agresividad. Y esto es porque el Hígado está saturado, no puede más. Increíble que a edades tan tempranas se estén dando casos similares a los de un adulto. 

Cuando llegan a los 12 años son pocos los que saben qué necesitan comer para poder llevar su día escolar y sólo piensan en celebrar su cumple o quedar con sus amigos en una franquicia de fast-food y en tener relaciones sexuales sin conocimiento.

Veamos las enfermedades más comunes en la adolescencia. Increíble que hayamos llegado a este punto:

  • Infecciones respiratorias. Bronquitis y neumonías. En esta época también es común la transmisión de enfermedades infecciosas como la mononucleosis infecciosa o «enfermedad del beso».
  • Infecciones gastrointestinales con mayor riesgo de desarrollar infecciones del tracto digestivo como las gastroenteritis aguda.
  • Patología digestiva, como colon irritable o enfermedad inflamatoria intestinal, dispepsias ulcerosas o dolores abdominales recurrentes.
  • Enfermedades de la piel. Psoriasis, acné, herpes.
  • Patología endocrinológica: Diabetes mellitus, disfunciones tiroideas.
  • Sobrepeso y obesidad. El 35% de los adolescentes en España sufre sobrepeso. Más del 60% de ellos ni siquiera hace los 60 minutos diarios de ejercicio físico recomendados. Además el sobrepeso y la obesidad les lleva a otras enfermedades como hipertensión, ataques cardíacos, problemas óseos y articulares y algunos tipos de cáncer.
  • Deficiencias nutricionales. Por una alimentación carente de nutrientes y llena de aditivos y grasas hidrogenadas.
  • Migraña o cefalea. 
  • Problemas visuales. Algunos jóvenes pueden manifestar trastornos de la visión, el más frecuente es la miopía.
  • Patologías ginecológicas: Dismenorrea, enfermedad inflamatoria pélvica, embarazos no deseados.
  • Enfermedades de transmisión sexual por mantener relaciones sexuales precoces y sin conocimiento ni higiene.
  • Patología del aparato locomotor: Escoliosis, cifosis.
  • Patología relacionada con la adicción a las nuevas tecnologías: Se sabe que más de un 15% de la población adolescente hace un uso problemático del móvil, aunque la tendencia es progresivamente al alza y cada vez más preocupante. Se sabe que la luz y el tipo de ondas que emiten son estimulantes, independientemente de cuál sea el contenido aunque el contenido sobre todo en los niños varones suele ser de porno a muy temprana edad además de videojuegos agresivos.
  • Adicciones: El alcohol es la sustancia más consumida por los jóvenes en España. Un 47% afirma haberla tomado en el último mes, seguido del tabaco (21%) o el cannabis (12%).
  • En España, la incidencia de cáncer en la población adolescente es de 200 casos por millón de adolescentes al año (más de 9.000 casos al año entre tumores sólidos y líquidos). Aunque el cáncer adolescente representa apenas un 1% del total, es la segunda causa de mortalidad en estas edades.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!