La Pesada Ensalada

Tabla de contenidos

Es realmente pesada y muy solicitada ya que creemos que se trata de un plato ligero, refrescante y muy saludable. Muchos ya sabréis que esto no es totalmente cierto.
Lo gracioso de todo, hay que tomárselo con humor, es que cuando vamos a un restaurante y queremos seguir con nuestra alimentación sana pedimos una ensalada como: la de cangrejo, la caprichosa, la marinera, la César, la de tres quesos, la mixta, la griega, la valenciana…en fin, cada una de ellas dependiendo de dónde la tomemos puede llegar a ser toda una bomba de relojería ya que una vez llega a nuestra mesa podemos observar un gran plato con unas hojas de lechuga, algún tomate con cebolla cruda y a partir de ahí vemos: aceitunas de bote, maíz de bote, palmitos, surimi o mal llamados palitos de cangrejo, espárragos blancos, quesos varios, jamón york, huevo duro, atún de lata, gambas congeladas, frutos secos bien saladitos, salmón ahumado… y muchos otros más ingredientes, a gusto del cocinero, todo condimentado con alguna salsa llena de grasas saturadas.

Como vemos en una ensalada todo vale, todo está permitido pudiendo encontrar todo tipo de alimentos (y eso no significa variedad nutricional) y con unas combinaciones que hace que pueda llegar a ser un gran caos nutricional.
¿Por qué una bomba de relojería? Pues para empezar tendremos que digerir diferentes tipos de proteína animal (huevo, queso, atún, jamón york, embutidos…) y porque después el resto de condimentos hacen que la combinación sea todavía más indigesta, por ejemplo, los frutos secos son difíciles de digerir, así como trozos de fruta mezclada con proteína animal.

Si quieres saber más escucha mi podcast o lee mi libro ‘El Código de la Nutrición. Por una Nutrición Divergente’. Los primeros capítulos también en Audiolibro en Spotify!

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *