Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Estrés por llevar una Vida Sana

Nos estresamos hasta por cuidarnos. Se convierte en una preocupación, en un problema ya que no tenemos ‘tiempo’ para nosotros, para nuestro bienestar y recurrimos a ‘fórmulas rápidas’ ya sean supuestamente buenas o malas o simplemente nos abandonamos. Y fijaros si hemos llegado lejos que irnos de vacaciones ya supone un estrés total.

Parece que se nos hace menos estresante comprar comida congelada o precocinada envasada en plástico con Bisfenol A (ya reconocido como altamente tóxico) y calentarla en el microondas (chute de radiación extra) durante dos minutos para comerla después de pie, sin masticar y a una velocidad abismal.

No hay tiempo, no tenemos tiempo (eso es lo que a diario nos dice nuestra mente estresada), todo a prisas y a corridas, desde comer hasta hacer deporte, en un tiempo récord. ¿Realmente es cierto o es sólo una excusa?

Un inciso con el microondas. Antes si hacías un comentario despectivo del microondas te miraban como un bicho raro pero parece que las cosas han cambiando. Conduciendo hacia casa venía escuchando la radio y me encantó cómo el geobiólogo Pere León hablaba, sin pelos en la lengua, sobre los efectos tóxicos y enfermizos que tiene esta aparato tan inofensivo a simple vista. ¿Cuántas empresas tienen uno para que sus empleados puedan comer allí convirtiendo su comida en algo muerto irradiado? Las empresas, con o sin conocimiento de causa, para hacer la vida más ‘práctica’ a sus empleados compran estos microondas y así no hay excusa para salir a que te dé un poco el aire y puedas comer algo decente. Y ya no sólo las empresas ¿Cuántos hogares lo tienen para calentarse hasta un simple vaso de agua? Señores míos, nos hemos vuelto demasiado vagos.

Este supuesto ‘inofensivo y económico’ electrodoméstico que calienta nuestra comida emitiendo nada más y nada menos que una frecuencia de 2450 MHz (nuestro cuerpo está en una media de 12,5) roba ácido fólico, vitaminas del grupo B, forma gran cantidad de radicales libres, altera la estructura de las proteínas y destruye las paredes de las verduras y las frutas, entre otras cosas. Un electrodoméstico hecho a medida para los que no tienen tiempo. Poco tiempo te quedará de salud si sigues usándolo.

Estrés y la Cocina

Tengo muchos clientes que se ponen en contacto conmigo porque están desesperados y quieren empezar a cuidarse ya que ven que su ‘mala vida’ les está perjudicando con los primeros síntomas de enfermedad pero una vez que les digo cómo deben llevar su alimentación (les quito el microondas, por supuesto) y su estilo de vida se agobian, se estresan más porque su mente les convence de que eso es imposible de seguir, que no tienen tiempo para cocinar, que no tienen tiempo para comer así. Y eso que no les pido hacer ‘florituras culinarias’ sino simple y llanamente cocina super sencilla y básica. Después de un par de semanas (algunos en la primera semana) de ‘estrés’ por cocinarse un buen plato para cenar, en vez de recurrir a lo rápido como un trozo de pizza congelada, notan que a su cuerpo le sienta muy bien y que merece la pena pasarse un ratito más en la cocina para recompensar a su desvalido cuerpo y a su mente cansada después del duro día. Es la mente la que niega, la que no acepta el cambio, el estar mejor. Una vez superada esta fase y ver que no es tan estresante, todo empieza a fluir y cocinar buena comida llega ser muy placentero. Y esto habría que aplicarlo a las otras áreas de nuestra vida: deporte, sueño, ocio, contacto con la naturaleza… Ya sabemos a lo que me refiero.

Tenemos que volver a reencontrarnos con un habitáculo, ya casi en desuso, como es la Cocina. No estoy diciendo que nos pasemos horas aquí pero si que volvamos a encontrarnos con el fuego, con los cuchillos, con la tabla de madera de cortar las verduras, con los cacharros… Este momento puede convertirse en un buen momento de meditación, si, de meditación, no hacerlo mecánico y con actitud negativa sino todo lo contrario, debemos estar en paz cada vez que nos pongamos a cocinar para que así lo cocinado sea bien recibido por nuestro cuerpo, dándole energía tanto física como emocional.

‘Estrés (del inglés stress, ‘tensión’) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.’ Wikipedia.

¿Estrés o tu Vida?

Está claro, que nosotros podemos controlar ese estrés cuando se nos va de las manos. Nuestra manera de llevarlo, de reorientarlo, puede hacer que nuestra vida sea más armónica y tranquila porque muchas veces nuestro estrés es provocado porque entramos inconscientemente en una situación que no nos agrada pero nosotros continuamos allí como presos sin escapatoria. A veces es una llamada de atención que nos dice que algo en nuestra vida no es como queremos, como realmente nos gustaría vivir. Sé que son momentos difíciles y que ahora no podemos estar pensando que si mi trabajo no me gusta o si mi pareja no me satisface… Claro, el mundo laboral está muy mal y encontrar una pareja como nos gustaría a estas edades ya es complicado… ¡Pues qué os voy a decir! Que personalmente para mí son más excusas, que aunque el país estuviera repleto de puestos de trabajo y tuviéramos mil pretendientes a cuál mejor, seguro que encontraríamos otra excusa nueva. Aquí considero que lo importante es ser fiel a uno mismo. Cuando uno hace lo que realmente le satisface todo fluye, todo rueda, uno se siente feliz y entonces se anima a estar más en la cocina, está feliz en el trabajo y abierto al amor y el estrés ni aparece (y si estuviera, desaparece), no hay rastro de él. A veces nos ponemos la venda en los ojos o nos tapamos los oídos para no afrontar nuestra vida y realmente creo que estamos en un momento idóneo para desnudarse y sacar al verdadero ser que llevamos dentro, que es único y fascinante. Otra manera más desgarradora es aflorar de verdad ese estrés que es el que esconde ese miedo, esa ansiedad, esa tristeza y, seguramente, bueno, seguro que aparecen las mejores cualidades innatas de uno creándose y construyéndose una vida nutritiva, sana y pacífica.

‘Podemos contemplar el estrés y los problemas como fuerzas amigas y no destructivas, porque a través de las dificultades tenemos la oportunidad de evolucionar a estados superiores de conciencia’. A.M. Colbin.

Cuando algo te apasiona siempre hay tiempo, es decir, no hay estrés y vuelves a tener Vida.

Yo Isasi

VITRO E INDUCCIÓN por Eloi Masip Noguera de Cronihertz.

‘Las personas que cocinan con vitro e inducción, primero tendrían que asegurarse que la toma de tierra del propio electrodoméstico esté bien conectada y funcione correctamente ya que si no está bien, el campo eléctrico es muy elevado en la zona de trabajo.

Concretamente la inducción, es un sistema que aunque esté bien conectada la toma de tierra, por su propio funcionamiento emite un campo electromagnético bastante elevado. Por ejemplo, la que tenía mi madre llegaba a emitir unos 8.000 nT( Nanoteslas) y la mayoría de científicos que defienden que los campos electromagnéticos son malos para la salud no aconsejan sobrepasar los 100-200 nT continuamente (en zonas de descanso menos aún, sobre 20nT). Hay un estudio que relaciona estar mucho tiempo a valores de 1.000 nT o superiores con el cáncer de mama. Todo depende del tiempo que estemos delante de la cocina.

Cuando hacemos las mediciones en viviendas, nos hemos encontrado inducciones que emiten mucho y otras que emiten menos. Creo que las más modernas ya emiten menos pero pueden estar alrededor de los 600-2000. Es importante utilizar el ‘fuego’ que quede más lejos de la persona siempre que se pueda y si estamos haciendo preparativos como cortar verduras etc. utilizar una zona más alejada de la inducción (aproximadamente 2metros pero depende, ya que cada uno emite unos valores distintos). ¡Cuidado con las embarazadas! Tienen la barriga tocando la cocina de inducción y el futuro bebé sometido a una radiación elevada.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!