Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Deja los Purés y Mastica

No creo que las cremas y los purés sean opciones saludables y más cuando se toman a diario o de manera regular. Un alimento triturado mediante un aparato electrónico pierde todo su poder energético y nutritivo.

‘A mis pacientes les doy alimentos integrales desde el principio incluso si fueron sometidos a una operación de estómago. Los alimentos sin procesar son mejores que los guisados. El guisado no se digiere bien porque al no ser masticado (se traga) no se ha mezclado con las suficientes enzimas, mientras que la comida normal que se mastica bien se digiere bien. Masticar bien es muy importante para facilitar el proceso de digestión y absorción. Otro error en los hospitales es dar leche al ser tan popular pero no hay alimento más difícil de digerir que la leche.’ Dr. Hiromi Shinya.

La batidora actual fue inventada en 1922 por Stephen Poplawski, la aportación de Poplawski fue la ubicación de cuchillas ligeramente inclinadas que trituran el alimento grueso y desplazan las secciones trituradas lejos de las hélices para que puedan entrar nuevos trozos de alimento.

En sus orígenes se empleaban principalmente en hospitales donde se precisaba de un medio para triturar y mezclar diferentes medicamentos y alimentos. Posteriormente con la masiva difusión de pastillas concentradas el uso médico se redujo y se difundió masivamente en los hogares.’ Wikipedia.

La Importancia de la Masticación

Masticar es una parte importante del proceso digestivo y ayuda a producir enzimas para descomponer los alimentos.

  • Masticar es el primer paso de la digestión. Ayuda al estómago a metabolizar (procesar) los alimentos rompiendo las partículas más grandes de alimentos en fragmentos más pequeños. También aumenta la producción de saliva para que pueda tragarse sin agravar el esófago. Si los alimentos no se mastican adecuadamente, partículas más grandes ingresan al tracto digestivo causando problemas digestivos como gases, hinchazón, estreñimiento, reacciones a los alimentos, dolores de cabeza y niveles reducidos de energía. Y lo curioso es que si se trituran, además de tragar más aire, también ocurre lo mismo.
  • A medida que masticamos los alimentos se producen más enzimas digestivas que ayudan a descomponer aún más los alimentos para ayudar a la digestión. El proceso de masticación también desencadena la producción de ácido clorhídrico en el estómago, lo que ayuda aún más a la digestión, al regular el pH para aumentar los niveles de acidez y ayudar con la descomposición de los alimentos.
  • Nutre el revestimiento intestinal. Masticar aumenta la producción de saliva que contiene factor de crecimiento epitelial (EGF), un polipéptido que estimula el crecimiento y la reparación del tejido epitelial. Masticar bien los alimentos aumenta la producción de este EGF, nutriendo el intestino.
  • Reduce el riesgo de crecimiento excesivo de bacterias.
  • Engullir la comida en cuestión de minutos provoca indigestión. Masticar la comida por más tiempo la descompone más, lo que ayuda al estómago a digerirla. Además, cuando comes lentamente, le avisas a tu cerebro para indicarle al estómago que comience la digestión. Por lo tanto, no solo saciará nuestro apetito, sino también nuestro sentido de multitarea y eficiencia.
  • Cuanto más masticas, más saliva se produce, lo que no sólo ayuda con la digestión sino también a nuestra salud dental. La saliva elimina las partículas de comida que quedan en los dientes y que, de otro modo, invitarían a las bacterias fomentando las caries. Por lo tanto, cuanto más mastiques, más protegerás tus dientes y mejor equilibrará la cantidad de minerales, azúcares y ácidos dañinos en tu boca. 

Tómate tu tiempo para masticar

  • Cuando lo haces las enzimas en la boca se mezclan con los alimentos masticados y literalmente cambian sus propiedades. 
  • Según estudios, los alimentos deben masticarse unas 32 veces; los alimentos que son más difíciles de masticar, como la carne y los frutos secos, pueden necesitar hasta 40 masticaciones por bocado.

Masticar, Saciedad y Pérdida de Peso

  • Masticar se ha relacionado con un aumento de la hormona del hambre que le indica al cuerpo que deje de comer. En un metanálisis, tres de cada cinco estudios demostraron que aumentar el número de masticaciones por bocado aumenta las hormonas intestinales relevantes relacionadas con la sensación de saciedad.
  • Se sabe que cuando ponemos una atención consciente durante la comida combinado con una masticación prolongada, se produce una reducción significativa del peso, se descartan los antojos de comida por sentirse más pleno y saciado.
  • En muchos estudios se ha descubierto que masticar mejora la función cognitiva.
  • A medida que las personas envejecen, generalmente mastican menos, lo que genera más problemas digestivos. Los estudios demuestran que masticar también aumenta la función cognitiva. En el cerebro existen múltiples circuitos neuronales que conectan la masticación con el hipocampo, que está directamente relacionado con la función cognitiva.

Masticación y la Estructura Facial

  • Cuanto más masticamos, más células madre se liberan, lo que favorece el crecimiento óptimo de los huesos faciales, los músculos masticadores, un paladar y una mandíbula más anchos y vías respiratorias más grandes. Masticar no sólo es clave para respirar y tener dientes rectos, sino que cada vez que masticas, bombeas sangre y nutrientes al cerebro y eliminas las toxinas.
  • Hoy en día, alrededor del 90% de los niños experimentan maloclusión y requieren ortodoncia y extracción de dientes porque sus mandíbulas subdesarrolladas son demasiado pequeñas para las muelas del juicio. En una investigación publicada hace casi un siglo, el Dr. James Sim Wallace midió la diferencia en el desarrollo estructural facial de los modernos consumidores de alimentos blandos y los pueblos antiguos, que masticaban dietas tradicionales de cazadores-recolectores. El tamaño promedio de un paladar moderno es de 2,16 pulgadas, mientras que el paladar antiguo promedio es de 2,37 pulgadas.
  • Como resultado del consumo de alimentos blandos y procesados ​​durante la infancia, la estructura facial se vuelve más larga y estrecha, lo que significa menos espacio para los dientes. Este estrechamiento de la cara y la mandíbula hace que las vías respiratorias también se estrechen, lo que dificulta la respiración por la nariz.
  • La respiración bucal crónica y la falta de masticación no solo causan problemas dentales y respiratorios, sino que también cambian la forma del paladar (el hueso que forma el paladar). Cuanto más estrecha sea la cara, es más probable que el paladar adopte una forma de V invertida en lugar de un paladar plano que actúa como una estación de descanso para la lengua. Utiliza tu pulgar para sentir la forma del paladar, que es el hueso detrás de los dientes frontales. Si hay un pico puntiagudo tienes un paladar en forma de V y necesitas respirar por la nariz y entrenar para masticar. Debería ser un paladar suave en forma de cúpula, lo que sugiere una mandíbula y vías respiratorias más anchas. ‘Esto puede predisponerlo a roncar, apnea del sueño, alteraciones del sueño y problemas respiratorios y cardiovasculares, además de problemas relacionados con la concentración y el estado de ánimo.‘ James Nestor de su libro ‘Aliento’.

‘Curiosamente, los alimentos más blandos y la falta de masticación durante generaciones han provocado algunos cambios involutivos importantes en la estructura de la cara y la mandíbula, lo que ha dado como resultado vías respiratorias dramáticamente más pequeñas. Mientras nuestros antepasados ​​masticaban raíces fibrosas; carnes duras; y granos de cáscara dura, nueces y semillas, los humanos modernos pueden sorber huevos revueltos y tostadas, un batido, un burrito o avena en minutos con poca o ninguna necesidad de masticar. La falta de masticación ha causado silenciosamente una serie de problemas de salud que ahora están saliendo a la luz. Lo más destacable es el estrechamiento del paladar superior, que cambia los rasgos faciales haciéndose más largos, más estrechos, con la mandíbula retraída, menos funcional y menos atractiva. El paladar superior debe ser plano entre los molares, pero con años de comida blanda, el paladar se arquea o tiene forma de V, lo que hace que la boca sea más pequeña y haya menos espacio para los dientes.

Hace sólo 400 años, todos los humanos tenían dientes rectos, según diversas colecciones de cráneos. Hoy en día, debido al estrechamiento del paladar, extraer las muelas del juicio es un rito de iniciación para casi todos los adolescentes.‘ James Nestor.

Espero que sean razones suficientes para que sigas masticando y dejando de lado todo potito, comidas blandas, cremas, purés y smoothies y deleitarte con auténtica comida. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!