Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Bulimia Social: Deseo Compulsivo

Bulimia: ‘Forma parte de un trastorno psicológico y alimentario. Es un comportamiento en el cual el individuo se aleja de las pautas de alimentación saludable consumiendo comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos (lo que le genera una sensación temporal de bienestar), para después buscar eliminar el exceso de alimento a través de ayunos, vómitos, purgas o laxantes.

En la sociedad en la que estamos intentando vivir, hay ciertas enfermedades que son vistas como normales y que ya pasan desapercibidas, sin tenerse en cuenta como: el estreñimiento, un mal generalizado que no somos conscientes del daño que puede hacer con el paso del tiempo; el insomnio, otro mal muy dañino para la salud ya que no dejamos a nuestro organismo el tiempo para repararse o regenerarse; cefaleas continuas, un aviso contundente de que hay algo que no funciona bien en nuestro organismo; el famoso colesterol; y así unos cuantos más.

Hay una enfermedad que tuvo su auge y preocupación saliendo en todos los medios de comunicación: la bulimia con períodos de anorexia. Actualmente ya no se considera tan ‘grave’ y ha pasado a considerarse ‘normal’ o tal vez es porque se esconde más. La persona bulímica puede pasar desapercibida porque, muchas de las veces, sus abusos alimentarios son a escondidas. Aunque se la pillara ‘in fraganti’ no se le daría importancia.

Bulimia Social

Esa ansia, esa compulsión, ese deseo desequilibrado por quererlo todo, por necesitarlo todo, por abarcarlo todo ya no sólo está en la comida. Siento que nuestra sociedad es una bulímica empedernida y que muchos somos unos bulímicos mentales. Nunca estamos satisfechos, siempre queremos más, y si lo tiene nuestro vecino pues nosotros también (ya sea su coche, su casa, su esposa/marido…). Una sociedad insatisfecha que empieza su andadura de satisfacción artificial atiborrándose a comida basura, si, porque el bulímico actual no se atiborrará a caviar o a un de arroz caldoso con verduras, lo hará a base de azúcares simples (chocolates, bollería industrial…) y grasas hidrogenadas (comida fast-food, salsas grasientas, snacks industriales, helados industriales….).

Pero luego, después de cometer el ‘pecado’ llega el arrepentimiento y qué mejor forma de hacerlo vomitando toda la basura tragada y, así, seguir autolesionándose y autoagrediéndose, pero aquí nadie es libre de pecado… Todo es un círculo que no tiene fin y una vez desaparecido el embuche, pues vuelta a empezar.

Para la Medicina Tradicional China es un problema de Vejiga y su estado emocional alterado sería la falta de voluntad. Si, lo comparto pero también la industria alimentaria hace que el problema se haga más gordo.

Otra manera, supuestamente, de arreglar nuestros problemas, disgustos, ansiedades o estrés es comiéndonos esas preocupaciones que se convierten en comida y nos las comemos, las engullimos como si así desaparecieran nuestros estados emocionales alterados. El bulímico sabe que ésto no es así ya que no llega conseguir liberarse de su angustiosa vida y también sabe que, la comida es, simplemente, un comodín pero no la solución. La comida es como la droga para un drogadicto. Un ejemplo muy sencillo: ¿Cuánta gente ha dejado de fumar y ha engordado unos cuántos kilos? Creo que aquí no hace falta respuesta. Está bien claro que necesitamos mucho, pero que mucho, Amor y en mayúsculas. La Acupuntura China, en estos casos, utiliza el punto 8 Ren Mai, llamado Shenque, ubicado justo en nuestro ombligo que es el lugar energético donde se conservó la alimentación perfecta (nuestra alimentación en el vientre de la madre, su calor, su amor) y hace que la persona canalice sus necesidades alimentarias en lo imprescindible y necesario, como en la alimentación fetal. No se puntura sino se utiliza moxa con jengibre y sal.

Bulimia y Adolescencia

Vi un documental sobre el proceso de rehabilitación de unas adolescentes bulímicas-anoréxicas y casi me da algo al comprobar que, realmente, no les ayudan a llevar una buena nutrición y equilibrada, no les enseñan a alimentarse. Había una chica que la presentadora la felicitaba porque ese día pasaba a la ‘fase 2’, es decir, que ya no estaba aislada y que podía relacionarse siendo el momento de incorporar a su alimentación el azúcar. Cuál fue mi sorpresa cuando le dieron una barrita de chocolate comercial para que se la comiera delante de las cámaras y mostrar al mundo entero que ya ‘controlaba’ la situación (¿qué situación?). Al pegar su primer bocado, la presentadora le preguntó que cómo se sentía a lo que ella respondió: ‘Me siento morir’.

Y le di la razón, pero ni ella ni la presentadora se estaban dando cuenta que retrocedía a la fase 0 ya que esa niña pronto volvería a consumir compulsivamente toda esa basura industrial por culpa de los azúcares y las grasas hidrogenadas. Nos venden el coche pero se quedan con las llaves. La industria alimentaria y demás industrias (moda, dietética, publicidad…) nos tienen bien enganchados, y saben perfectamente, que aunque vayamos a ‘rehabilitación’, siempre volveremos a caer en sus redes. Un círculo vicioso que sólo saldrán de él los que saben el para qué salir de esto y los que saben que hay que ir a la raíz para encontrar la solución definitiva.

Son muchos casos de niñas, niños y adolescentes que están perdidos en la inmensidad del océano y que serán los mismos pero con cuerpos de adultos donde la enfermedad ya no sólo será mental sino también física.

‘No es necesario concentrarse demasiado en el problema de la comida porque no es ahí donde está el verdadero problema.

El hecho de comer en exceso siempre significa que hay una necesidad de protección. Cuando uno se siente inseguro o asustado, se cubre de una almohadilla o capa de seguridad. El peso no tiene nada que ver con la comida. La mayor parte de la gente se pasa la vida enfadada consigo misma por estar gorda. ¡Qué desperdicio de energía! Cuando comenzamos a sentirnos seguros, la grasa se diluye. El peso es sólo el efecto exterior del miedo que hay dentro. Lo que elijas pensar hoy creará la nueva figura que tendrás mañana.’ Louis Hay.

Si te apuntas a la Mentoría Adiós al Azúcar y eres madre/padre de un adolescente, podéis asisitir los dos por el precio de uno. Creo que es el mejor regalo que les podemos hacer. Dale a la imagen y te doy toda la información!.

Mentoría Adiós al Azúcar

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!