Vaginitis ni mutis

Vaginitis ni Mutis

Tabla de contenidos

Ni mutis porque se trata de una infección que padecen muchas mujeres pero que suelen esconderla por vergüenza, pudor o para no parecer bichos raros contagiosos. Actualmente casi todas las mujeres padecen esta dichosa infección alguna vez en su vida, por no decir varias. Algunas, al callarlo, mantienen relaciones sexuales y, ya se sabe, todo es una cadena, así que un día aparece otra mujer más que ha cogido la ‘infección’…

¿Qué es la Vaginitis?

La vaginitis, también llamada vulvovaginitis, es una inflamación o infección de la vagina. También puede afectar la vulva, la parte externa de los genitales de la mujer. La vaginitis puede causar picazón, dolor, secreción y olor. Por lo general, ocurre cuando hay un cambio en el equilibrio de bacterias o levaduras que normalmente se encuentran en la vagina. Fuente.

Tipos de Vaginitis

  • La vaginosis bacteriana es la infección vaginal más común. Hay un desequilibrio de la flora vaginal a causa de tomar antibióticos, hacer duchas vaginales, usar DIU, tener mucha actividad sexual sin protección y con muchas personas a la vez. En la vaginitis bacteriana, es posible que no se tenga síntomas o se podría tener un ligero flujo vaginal blanco o gris. También puede haber olor, similar a un fuerte olor a pescado, especialmente después de tener relaciones sexuales. La vaginitis bacteriana se trata con antibióticos o una crema o gel para colocar en la vagina. Mientras dure el tratamiento se debe usar condón cuando tenga relaciones sexuales, o no tener relaciones sexuales.
  • Las infecciones por cándida (candidiasis) por excesivo crecimiento en la vagina de esta levadura a causa de exceso de antibióticos, embarazo, diabetes, corticoides, mala alimentación. Las infecciones por levaduras producen una descarga espesa y blanca de la vagina, que puede parecerse al queso cottage. La descarga puede ser acuosa y a menudo no tiene olor. Las infecciones por levaduras generalmente causan enrojecimiento y picazón en la vagina y la vulva. Las infecciones por levaduras generalmente se tratan con una crema o con medicamentos que se introducen en la vagina. Más info en ‘Cándida. Lo que Si y No puedes comer’.
  • La tricomoniasis también puede causar vaginitis. La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual común causada por un parásito, Trichomonas vaginalis, que crea una infección con un flujo más amarillento creando picazón dentro de la vagina y es sexualmente transmisible. Se propaga durante las relaciones sexuales con una persona que tenga la infección. Es posible que no se tengan síntomas y si hay suelen ser tiene picazón, ardor y dolor de la vagina y la vulva también. ardor al orinar, además descarga color gris verdoso que puede tener mal olor. El tratamiento de la tricomoniasis suele ser un antibiótico de dosis única. Y se tiene que tratar a la pareja para prevenir el contagio de la infección a otros y para evitar volver a infectarse.
  • Tenemos un organismo fungal llamado Monilia que si este hongo tiene un crecimiento anormal hace que descarguemos un flujo grueso y blanco causando enrojecimiento, dilatación e irritación en los labios vaginales, además de producir picores al orinar. Es común en las mujeres pero a veces en los hombres puede causar brotes en el pene. La infección de monilia no se considera un ETS (enfermedad de transmisión sexual).

Flujos y otras causas

  • Tenemos un flujo más claro que resulta de un exceso de mucosidad en el cervix y pared vaginal y otro, que es un flujo verde que suele contener pus ya que es el resultado de una infección aguda. Los flujos claros son los menos graves, los blancos suelen ir acompañados de quistes, mientras que los verdes suelen indicar una tendencia a desarrollar cáncer en los órganos reproductores, aquí ya estamos hablando de infecciones crónicas, es decir, de palabras mayores, ya que la mujer se siente cansada y con apatía, además de los síntomas antes mencionados que le impiden llevar una vida normal.
  • También se puede tener vaginitis si se usan aerosoles y duchas vaginales, espermicidas, jabones, detergentes o suavizantes de telas, compresas, tampones ya que pueden causar ardor, picazón y secreción.
  • Los cambios hormonales también pueden causar irritación vaginal (embarazo, lactancia, menopausia).

Y ojo con las duchas vaginales ya que alteran nuestra flora y es cuando al debilitarla hacen que seamos más propensas a la cistitis y a la vaginitis. La vagina se limpia sola así­ que no necesita de enjuagues ni jabones que alteren el equilibrio sano de las bacterias de la vagina. Aléjate de la toallitas higiénicas y no uses tampones, compresas ni bragas de tejidos sintéticos.

Vaginitis y Nutrición

Nuestros órganos sexuales femeninos son una zona excelente de descarga de exceso en sangre y linfa por una alimentación desequilibrada. Muchas toxinas de nuestra mala nutrición son descargadas a través de la vagina creando un ambiente propicio para el crecimiento de hongos, bacterias y todas sus familias.

Unos de los cuantos culpables de nuestras infecciones son estos alimentos: Frutas tropicales (plátano, piña, papaya, mango…) y sus zumos; azúcar blanco que estimula el crecimiento descontrolado de hongos, y todos los alimentos que lo llevan (que no son pocos); el consumo excesivo de frutos secos que crean mucosidades (ambiente ideal para estos bichos); alimentos refinados como la harina blanca, un ingrediente muy adulterado que se encuentra en nuestra alimentación diaria a través del pan blanco y toda bollería industrial además de bollería ecológica y de las harinas integrales, harinas de frutos secos (como la de almendras); alimentos aceitosos y grasientos; grandes cantidades de tomates, patatas; lácteos y derivados (otro ‘alimento mucoso’) incluyendo las leches vegetales; champiñones y setas.

Tratamiento Alopático

El ginecólogo suele recomendar las famosas duchas vaginales con productos químicos que introducimos en nuestra vagina sin ningún pudor ni miramiento y que lo único que hacen es alterar nuestra flora bacteriana creando más oportunidades para seguir teniendo infecciones reiteradas. Al duchar nuestro interior con química, desequilibramos nuestra parte femenina apareciendo desbarajustes cada vez más difíciles de solucionar.

Los médicos alopáticos recetan antibióticos como si fueran chocolatinas, medicamentos que no distinguen entre las bacterias malas de las buenas. Por lo que cualquier cantidad de probióticos que aún conserváramos en nuestro interior, será aniquilada junto con la infección. Dejando al cuerpo indefenso y haciendo que seamos de nuevo el punto de mira para las bacterias en cuestión. Es curioso cómo estos profesionales son los únicos que consiguen que nos desnudemos sin rechistar y sin pensarlo dos veces. Antibiótico significa ‘contra la vida’ y probiótico significa ‘a favor de la vida’ y éste último colabora en la destrucción o control de las bacterias nocivas. Cuando nuestros niveles de probióticos son bajos o están deteriorados por culpa de la ingesta de antibióticos, la resistencia del organismo es menor y si encuentra un infección en su camino, no tiene la capacidad para expulsar la bacteria enemiga o invasora.

¿Qué podríamos hacer para curar o prevenir una infección vaginal?:

  • Tomar CDS (más info aquí); evitar las ensaladas y verduras crudas; evitar la soja (tofu, hamburguesas de soja, leche de soja…), ya que la publicidad engañosa nos hace creer que es beneficiosa para las mujeres cuando en realidad es contraproducente para la vagina enfriando, además, nuestros órganos sexuales (más info en ‘Adiós a la Soja‘). Incluiremos agua de mar de Ibiza y Formentera (más info en ‘Agua de Mar: Volver al Origen’) para que sus minerales nos ayuden a descargar las toxinas del cuerpo. Evitaremos todo carnes rojas y blancas hasta nuestra recuperación (tomar proteínas de fácil absorción como el huevo o el pescado). No tomaremos fruta fresca ni sus zumos y nos limitaremos a una pequeña cantidad de fruta cocida (compotas, fruta al horno o al vapor).
  • Protocolo Vaginal de Andreas Kalcker: Especialmente útil para tratar problemas genitales femeninos como el HPV, candidiasis, micosis, pólipos, cáncer de cuello uterino, miomas, cistitis, virus del papiloma humano y otros problemas renales o de transmisión sexual. ‘Mezcle 10 ml de CDS con 500 ml de agua a temperatura ambiente o templada. Puede utilizar un irrigador vaginal de farmacia para realizar el lavado. Siéntese en la bañera y aplique el líquido cuidadosamente en la vagina. Intente mantener el líquido en la vagina durante unos 3 minutos. Evite que entre aire durante la aplicación. Utilice agua potable o osmotizada.’

El envejecimiento, una alimentación pobre en nutrientes, el estrés, la contaminación, el uso reiterado de antibióticos, las infecciones frecuentes, la diarrea infecciosa o del viajero, son sólo algunas de las causas que pueden llevar a una reducción drástica de probióticos.

La ‘disbiosis intestinal’ es un conjunto de trastornos como el desequilibrio en las bacterias intestinales normales, los parásitos intestinales, la excesiva proliferación de hongos y el aumento de la permeabilidad intestinal que está relacionada y es causa de vaginitis crónicas además de migrañas, artritis, enfermedades autoinmunes y alergias alimentarias.

Mi mensaje es claro: Cuidemos nuestro cuerpo con un estilo de vida con mejor comida, comida nutritiva; alejemos nuestra mente de pensamientos negativos reiterados y estrés; mantengamos relaciones sexuales sanas y amorosas. Así conseguiremos alejar la vaginitis de nuestra vida. No te dejes engatusar por los antibióticos o por el ‘falso hombre de tu vida’, ellos son los culpables (los antibióticos, claro, no los hombres…) de volver a caer en la misma piedra.

‘La guerra contra las enfermedades nos ha dado, entre otras cosas, los antibióticos. Al principio tuvieron un éxito espectacular, que parecía que nos iba a permitir ganar la guerra contra las enfermedades infecciosas. Ahora, muchos expertos coinciden en que el uso generalizado e indiscriminado de antibióticos ha creado una bomba de relojería, y que lo más probable es que las estirpes de bacterias resistentes a los antibióticos, los llamados supermicrobios, provoquen una reaparición de aquellas enfermedades, y que puede que de las epidemias. Según el Journal of the American Medical Association, el tratamiento médico es la tercera causa de fallecimientos en USA, después de las enfermedades cardíacas y el cáncer’. Eckhart Tolle.

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *