La Panacea te Ciega

La Panacea te Ciega

Tabla de contenidos

Definición panacea: ‘Un mítico medicamento que cura todas las enfermedades o incluso, prolonga indefinidamente la vida. Fue buscada durante siglos, especialmente en la Edad Media. La palabra panacea proviene de la voz griega panakos y significa ‘remedio para todo’ (pan: todo y akos: remedio).’ Wikipedia.

Aunque se diga que se buscaba sobre todo en la Edad Media creo y pienso que actualmente seguimos buscándola y aquí es donde se aprovechan las empresas de ciertos productos ‘cúralo todo’, como fue en su momento el aloe vera, el ginseng, el noni, las bayas goji (ojo con éstas que muchas no son las auténticas sino una versión china, coloreadas de rojo que fácilmente puedes hacer la prueba poniéndolas a remojo y ver su verdadero color), el mangostan, la maca y así un largo etcétera… No niego que tengan sus virtudes pero de ahí a ser una panacea… Nada más lejos de la realidad.

Curanderos, la ‘panacea en persona’

Luego están los curanderos que los considero como la ‘panacea en persona’ ya que son muchos los que acuden a ellos como los que se van a Lourdes.

  • Un cliente con ‘achaques estomacales’ y por su ansia en subir de peso decidió acudir desesperadamente al curandero de su pueblo porque volvió a sentirse totalmente perdido y desorientado ya que su mente podía con él. Con la alimentación que le recomendé sus digestiones mejoraron pero su obsesión por subir de peso era tal que no pudo resistirse a la tentación. Así que el curandero le tocó el estómago y le dijo que tenía un gran moco en su estómago que debía expulsar y le ‘recetó’ estar dos días con laxantes y tomar en ayunas coca-cola sin cafeína.
  • Otra clienta con todos los síntomas de fibromialgia también decidió ponerse en manos del curandero de la zona y al verla le ‘diagnosticó’, así sin más, que tenía esclerosis múltiple y que tomara en ayunas 3 cucharadas soperas de azúcar blanco mezcladas con jugo de limón recién exprimido. 

Dos ejemplos claros donde podemos comprobar cómo dejamos nuestra salud a cualquiera o a cualquier medicamento reconocido como el ‘cúralo todo’. Nos dejamos engatusar por toda esta parafernalia. ¿Estamos tan desesperados? ¿Por qué no confiamos más en nosotros mismos? ¿Por qué seguimos pensando que lo de afuera dará con la solución a nuestro interior? De este tema ya he hablado en muchas ocasiones pero creo que ya es hora de que nos dejemos de panaceas y productos supuestamente milagrosos y echemos un vistazo a nuestro interior.

La curación exige actuar. No es un acontecimiento pasivo. Estamos hechos para utilizar nuestros recursos interiores, a fin de encontrar la fuerza material para dejar atrás creencias y comportamientos anticuados y vernos de un modo nuevo y sano’. Carolyne Miss.

Tomar acción para llegar a la curación

Estoy de acuerdo en que tenemos que actuar pero no yendo a curanderos ni comprándonos mejunjes de todo tipo que nos hacen más mal que bien y nos pierden de nuestro camino. Podemos pasarnos horas leyendo información por internet que lo único que conseguirá es confundirnos más de lo que estamos y alejarnos de nuestro centro, de nuestro poder para poder saber por qué realmente nos pasa lo que nos pasa y por qué enfermamos.

No perdamos el tiempo de esta manera dando vueltas y más vueltas sin dirección. Si queremos saber lo que nos pasa a ciencia cierta podemos hacernos las pruebas pertinentes y luego buscar el remedio que más se acerque a nuestra forma de pensar y a nuestro cuerpo tanto físico como emocional pero es importante no ir a ciegas y saber realmente primero qué nos pasa para luego actuar en consecuencia. Y a veces es más fácil de lo que parece ya que con la vida estresante que llevamos, las malas comidas que hacemos diariamente es fácil enfermar, por tanto, empezando por aquí ya tendríamos mucho ganado. Y si a esto le sumamos observar si somos coherentes con los que pensamos, decimos y hacemos pues esto sería un gran avance hacia la dirección correcta.

Os dejo con este fragmento de Carolyne Miss, una de las cinco autoras más vendidas del New York Times y oradora de renombre internacional en los campos de la conciencia humana, la espiritualidad y el misticismo, la salud, la medicina energética y la ciencia de la intuición médica. Sus libros más vendidos incluyen ‘Anatomía del espíritu’, ‘Por qué las personas no sanan y cómo pueden’, y ‘Contratos sagrados’.

‘La curación es sencilla, pero no fácil. Los pasos son pocos pero exigen un gran esfuerzo.

Primer paso: Comprometerse a curarlo todo, llegando hasta la fuente u origen del dolor. Esto significa entrar en el interior y llegar a conocer las heridas.

Segundo paso: Identificar y examinar las heridas. ¿Se han convertido éstas en una forma de ‘poder’ en nuestra vida actual? Si es así, afrontar los motivos por los cuales se podría tener miedo de sanar, porque liberarse de un pasado doloroso es mucho más difícil que hablar de los recuerdos. Expresar verbalmente nuestras heridas a un amigo, a un terapeuta…

Tercer paso: Observar cómo se utilizan estas heridas para influir en las personas de nuestro entorno y en nosotros mismos. ¿Alguna vez las has utilizado como pretexto para cancelar una cita diciendo que no te encontrabas bien cuando en realidad estabas perfectamente?

Cuarto paso: Identificar lo bueno que puede venir de nuestras heridas. Comenzar a vivir dentro de la conciencia de aprecio o valoración y gratitud.

Quinto paso: Dedicarse al desafío del perdón. La verdadera naturaleza del perdón sigue entendiéndose mal. Perdonar no es decirle a quien nos ha hecho daño que todo está bien y que no pasa nada. Perdonar es un acto que libera la psique y el alma de la persona de la necesidad de vengarse y de la percepción de si misma como víctima. Es liberarnos del dominio que ejerce sobre nuestra psique el hecho de considerarnos víctimas. La liberación que genera el perdón llega en la transición hacia un estado más elevado de conciencia.

Sexto paso: Pensar con amor. Vivir con aprecio y gratitud. Invitar a que el cambio entre en nuestra vida, aunque sólo sea con nuestra actitud.’

Yo Isasi

Comentario de una clienta llamada María:

‘De nuevo vuelves a acertar con esta entrada, es un fiel reflejo de mi situación y tú lo sabes bien. Con cerca de un año dando vueltas te encierras en la palabra “CURACIÓN”, y todo lo que ello conlleva, búsqueda de información que casi se convierte en una obsesión, hacer todo lo que se comenta que va bien, incluso decidir ir a cualquier sitio que te digan que te van a “curar”, siempre buscando fuera cuando está tan cerca…en tu INTERIOR, pero claro eso es lo mas difícil y en muchas ocasiones no se sabe qué puedes encontrar y entonces nos topamos con el miedo.
Yo sólo puedo decir que después de muchos intentos y de probar de casi todo por fin he llegado a la feliz conclusión de mirar en mi interior y dejarme llevar. No tiene desperdicio el párrafo de Carolyne Miss, sobre todo en lo que se refiere al Perdón y al Amor. Gracias como siempre, por cuidar de mi cuerpo pero sobre todo por abrirme los ojos hacia mi interior.’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *