Kuzu: Adiós a los mocos y a los problemas intestinales

Tabla de contenidos

Si tenemos los intestinos saturados hay que hacer algo al respecto y quien mejor que el Kuzu (Pueraria hirsuta matsum o lobata), un básico en mi botiquín.

Es un almidón extraído de unas raíces volcánicas que son molidas, lavadas y secadas al aire. Su origen es chino y no hay que confundirlo con el arrurruz, planta americana (Maranta arundinacea). Se utiliza para los hígados sobrecargados y los intestinos debilitados.
Pero antes  de continuar diciendo las maravillosas propiedades del kuzu, quiero que seamos conscientes que cualquier alteración en nuestros intestinos va a crear una serie de putrefacciones y fermentaciones saturando nuestro hígado que se verá incapaz de eliminar todas las sustancias tóxicas formadas en el intestino. Entonces se producirá una invasión microbiana desde el intestino al torrente circulatorio y ésta se fijará donde ella quiera. Así que es en el intestino donde se originan las gripes, amigdalitis, fiebres, infecciones vaginales, dolores de cabeza, herpes, problemas de piel, acné…
Por tanto, es muy importante tener un intestino sano, limpio y regenerado. Sé que muchos estarán pensando que con los bífidus que lleva el famoso yogur líquido de la tele ya es suficiente pero desde finales del 2011 ya está totalmente reconocido que eso no es cierto:

‘Francia eliminó los anuncios televisivos de este yogur (y otros similares) por todos conocidos. El director del laboratorio de virología en el Hospital de la Timone, Marsella, dice que los yogures y otras bebidas lácteas hinchadas de probióticos que nos hacen tragar desde hace dos décadas tendrían un papel serio en la epidemia de obesidad que golpea a los niños franceses. Hay más de 1000 millones de probióticos por bote de yogur o líquido de yogur y son los mismos que se usan desde hace mucho tiempo en la cría industrial de ganado para engorde rápido de cerdos y pollos.’

‘Se han autorizado para la alimentación humana potenciadores de crecimiento utilizados en la cría de animales, sin pararse a pensar e investigar cuál sería el efecto sobre los niños’. Didier Raoult.
‘Los probióticos protagonistas, son Lactobacillus spp., Bifidobacterium spp. y Enterococcus spp que también se les llaman prebióticos o alimentos funcionales.’

¿Para qué sirve el Kuzu? 

Dolores articulares, hepatitis, cirrosis, resacas; regeneración de la flora intestinal; gripes; alergias; desinflamación de los intestinos; problemas de pulmón; fiebres; procesos infecciosos; problemas de la piel.

Preparación

  • Diluimos una cucharadita de kuzu molido en una tacita de agua fría y luego se echa en un cazo de agua hirviendo, removiendo con una cuchara de madera durante unos minutos hasta que quede transparente y gelatinoso, siempre a fuego lento. Dejamos que se entibie y tomamos en ayunas. Si necesitamos hacer más tomas, como en el caso de problemas de pulmón e intestino delgado, podemos añadirlo a una sopa de verduras al final de la cocción.

Os aseguro que tomando Kuzu durante un tiempo notaréis cómo se regula vuestro intestino dejando a un lado estreñimientos, diarreas y mucosidades.
Pero si nos sentimos realmente bloqueados y estancados a causa de una sobrealimentación que viene de tiempo (de muchos años), nos iría muy bien una hidroterapia del colon son 3 sesiones para notar efecto real. Eso sí, sin abusar, ya que debilitaría la actividad peristáltica normal del colon y arrastra parte útil de la flora intestinal.
Uno de los mejores estímulos para el buen funcionamiento intestinal es una vigorosa caminata o salir a correr, especialmente por la mañana temprano y dos vasos de agua a temperatura corporal en ayunas.

Y muy importante, no confundid el kuzu con el arruruz. No es lo mismo. La función del almidón de arruruz (Maranta arundinacea) es para espesar salsas y no tiene las propiedades regenerativas del kuzu. Hay otros almidones que se llaman arruruz en Asia y Australia (especies de los géneros Tacca, Hutchenia y Canna).

Más información en mi libro ‘El Código de la Nutrición. Por una Nutrición Divergente’.

Yo Isasi


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *