Insomnio, Nutrición, Acupuntura y Melatonina

Insomnio, Nutrición, Acupuntura y Melatonina

Tabla de contenidos

El insomnio y sus noches que, según nos dice wikipedia, es: ‘Dificultad para conciliar el sueño al acostarse (insomnio inicial); despertarse frecuente durante la noche (insomnio intermedio); despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo planeado (insomnio terminal). Estos casos impiden la recuperación que el cuerpo necesita durante el descanso nocturno, pudiendo ocasionar somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse activo durante el día.’

Cuando mi hija nació pasé noches sin dormir y las que podía dormir duraban un par de horas y poco más y eso duró tres años. Actualmente la menopausia no me ha dejado dormir muy bien aunque últimamente la cosa ha mejorado pero tengo que reconocer que desde que soy madre duermo como en ‘modo alerta’ y me imagino que eso le debe pasar a todas las madres.

‘No es posible concebir, dar a luz y criar a un niño sin estar dispuestas a acercarnos a los misterios de la muerte. De hecho, cada noche que pasamos sin dormir nos acercamos un poco más a esos lugares entrañablemente oscuros.’ Laura Gutman.

Veamos las consecuencias que trae no tener un sueño reparador y la importancia de descansar plácidamente cada noche.

Insomnio y la Medicina Tradicional China

La Medicina Tradicional China tiene un punto de vista muy peculiar y muy coherente:
‘La Mente debería residir en el Corazón, y si el Corazón es fuerte la persona dormirá con facilidad y el sueño será profundo. Si el Corazón es débil, la Mente no tiene residencia y ‘flotará’ durante la noche ocasionando dificultad para quedarse dormido, sueño alterado o excesivos sueños. Todos los sueños están relacionados con el Corazón. Ciertos sueños indican de una manera más directa un desequilibrio del Corazón.
Cuando el individuo está en reposo, el retorno de la Sangre al Hígado contribuye al restablecimiento de su energía; cuando la Sangre llega a los músculos durante el ejercicio, los nutre y humedece facilitando su actuación durante el ejercicio.
Cuando una persona está acostada la Sangre vuelve al Hígado. Durante el ejercicio la Sangre va a los músculos y en reposo vuelve al Hígado y así la Sangre nos ayuda a recobrar energía.’

Todavía nos explica más. Según la MTC hay dos vasos extraordinarios que regulan la apertura y cierre de nuestros ojos: el Yang Keo (apertura) y el Yin Keo (cierre). Para que nos entendamos, nos quiere decir que el insomnio es una imposibilidad de nuestra energía Yang para ‘penetrar’ en la Yin. Es una incapacidad de que Yang, que está activado por el día, pase al Yin por la noche dificultando al organismo a la quietud, al sueño. La Acupuntura para ayudar a que la energía Yang pase a Yin tonificando el punto 6 de Bazo, llamado el ‘Cruce de los 3 Yin’ donde aquí se reúnen las energías de Riñón, Hígado y Bazo, los tres canales Yin de las piernas, y así atraen el Yang a este punto para que se transforme en Yin tonificando todo el Yin del organismo y así corregir el insomnio.

El Yin y el Yang Keo aportan líquidos a los ojos; si presentan una mínima perturbación, los ojos no pueden cerrarse ni llorar.’ Su wen (Nei King se considera el libro de medicina más antiguo de la historia de la humanidad. El texto original, que se presenta fundamentalmente como un diálogo entre el Emperador y su médico, consta de 18 capítulos y está dividido en dos partes: Ling Shu, «El eje vital» o clásico de acupuntura y Su Wen «Preguntas y respuestas»).

Tipos de Insomnio

Y para afinar un poco más, la MTC nos describe los diferentes tipos de insomnio respecto al órgano afectado: el insomnio inicial, el que cuesta conciliar el sueño al acostarse, es debido a una insuficiencia de Sangre de Corazón; el insomnio intermedio, el que nos despertamos varias veces durante la noche, es por una insuficiencia de Yin de Riñón; y el insomnio terminal, el que nos despertamos muy temprano, indica una insuficiencia de Vesícula Biliar. El sueño agitado indica retención de comida; dormir perturbado por los sueños indica Fuego de Hígado o de Corazón; y, por último comentar que, a medida que nos vamos haciendo mayores dormimos menos y es a causa del declive de nuestro Qi y de nuestra Sangre que de ellos también depende nuestro sueño.

Nutrición e Insomnio

  • Ya sabemos que cafés, tés, chocolates, alcohol, cenas copiosas o tomadas muy tarde sin dejar tiempo para hacer la digestión son causantes de insomnio. Si aún así quieres seguir tomando café o té, te recomiendo que los tomes por la mañana y los evites por las tardes y noches y no te excedas de una toma.
  • Cuando tomamos exceso de alimento contractivo (sobre todo en las cenas) como proteína animal alta en grasas (carne roja, pescado azul…), quesos curados, alimentos altos en sodio tendremos dificultad para conciliar el sueño. Un ejemplo, muy típico en verano, sería una barbacoa para cenar pero también si tomamos alimentos expansivos como café, tés industriales, especias y azúcares (bollería, galletas, chocolates industriales) ocurrirá más de lo mismo ya que nos activarán y no dormiremos plácidamente y otro ejemplo, tenemos a los que al llegar la noche para calmar su ansiedad les da por el chocolate y otros dulces. 
  • Evitar tomar líquidos (sopas, agua, infusiones) en las cenas (y no tomar tampoco pasadas las cinco de la tarde en invierno) para no tener que hacer visitas inesperadas al baño alterando nuestra vejiga y riñones.
  • Evitar los ajos y las cebollas incluyendo a todos sus ‘parientes’ (ajetes, cebolletas, puerros…). Más información en mi artículo ‘Ajo al Carajo’. La cultura china considera al ajo dañino para el estómago, el hígado y los ojos, y es causa de mareos, dispersa la energía cuando se consume en cantidades desmesuradas. El ajo y la cebolla nunca fueron aceptados en la cocina tradicional japonesa y fueron rechazados por los maestros Zen. Tsang-Tsze dijo que estos vegetales picantes contienen cinco tipos diferentes de enzimas que causan olores repulsivos al transpirar, y conducen a indulgencias lascivas, favorecen la agitación, la ansiedad y la agresividad, especialmente cuando se comen crudas. Hipócrates advertía que el ajo ‘causa flatulencia, sensación de calor en el pecho y pesadez en la cabeza; excita, da ansiedad y aumenta cualquier dolor que pueda estar presente’. Hoy en día los hindúes y brahmanes se abstienen de ajo y cebolla, creyendo que son demasiado estimulantes e interfieren en la capacidad para llegar a la meditación espiritual y la auto-reflexión. Debido a sus cualidades estimulantes, el ajo nunca fue parte de la tradición budista en China o Japón, cuyos profesionales consideraron que sería alterar el equilibrio espiritual. ‘El ajo y la cebolla son rajásicos y tamásicos y se les prohíbe a los yoguis porque arraigan la conciencia con más firmeza en el cuerpo’ dice el Dr. Robert E. Svoboda, una autoridad reconocida en la Ayurveda. Sin embargo, a pesar de las idas y venidas de los estudios científicos, los alliums siguen siendo evitados por los seguidores espirituales porque estimulan el sistema nervioso central y perturban la meditación además de molestar a los votos de celibato.
    Los budistas estrictos no comen ninguno de los alliums por las mismas razones que los seguidores de Ayurveda de la India porque perturban la meditación. Si visitamos cualquier restaurante vegetariano estricto, tailandés, vietnamita o chino en cualquier parte del mundo, lo más probable es no encontrar ningún allium en la cocina.
  • Tampoco recomiendo las solanáceas (patata, tomate, berenjena, pimiento, entre otros) ya que contiene tiamina con efecto excitante.
    Según la Dra. Georgia Ede, las solanáceas producen pesticidas naturales llamados glicoalcaloides que bloquean la enzima acetilcolinesterasa, lo que provoca una sobreestimulación del sistema nervioso en personas sensibles. La ansiedad es sólo uno de los muchos efectos secundarios neuropsiquiátricos documentados en humanos (‘Bioactivities of glycoalkaloids and their aglycones from Solanum species’ Sinead Eileen Milner). Los glicoalcaloides tardan al menos cinco días en limpiar nuestro sistema por lo que deberemos eliminarla por completo durante una semana o más para ver si nos afectan.
  • Y no olvidarme mencionar que practicar deporte por la tarde-noche también puede empeorar nuestra calidad somnífera.

Somníferos e Insomnio

Si decidimos tomar somníferos debemos ser conscientes de que es un sueño irreal, ya que no se descansa como se debe y por el día tu mente no está despejada y el trabajo se ve mermado.
La doctora Rosa Jové en su libro ‘Dormir sin lágrimas’ nos cuenta:
Los somníferos no hacen dormir, sino que impiden el despertar. Challamel y Thririon apuntan la acción de estas sustancias sobre nuestro sueño: ‘El sueño producido por somníferos no es un sueño normal. Hay una clara disminución del sueño lento profundo y del sueño paradójico en beneficio de un sueño lento ligero. Esta disminución está ligada a una disminución de la excitabilidad de los centros de sueño, que no pueden ya desempeñar su papel natural. Es, pues, toda una química muy delicada de la vida cerebral la que se modifica’.

Melatonina e Insomnio

Y ojo con algunas plantas que venden en herboristerías o con los suplementos como la melatonina. Por ejemplo, la melatonina es una hormona que se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo y es sintetizada por la glándula pineal. Se libera de forma general a partir de las 22 horas, lo que nos indica que es momento de dormir. Dura entre unas 6-8 horas y ahí lo que nos dice que es momento de despertarse. Ya sabemos que con los años dormimos menos y eso es porque poco a poco vamos liberando menos melatonina. Los suplementos de melatonina que se venden en herbolarios y farmacias no deberían tomarse de manera prolongada ya que pueden ocasionar dolores de cabeza, ansiedad o depresión, confusión y molestias gástricas. Y si tomamos en cantidades excesivas puede hacer que tengamos pesadillas y sensación de adormecimiento durante el día. Un no rotundo en casos de epilepsia y enfermedades autoinmunes.

No nos tomemos tan a la ligera medicaciones ni ‘hierbas naturales’ ya que ellas no son la solución a nuestro problema.

Recomendaciones para dormir mejor

  1. Evitar ver la tele o las series hasta las tantas, dejar el trabajo fuera de la cama, hacer alguna meditación o ritual para no llevarnos los problemas (de pareja, familiar, económico…) a la cama. Usar el modo Night Shift para la pantalla del ordenador o tablet para que se active por la noche atenuando el brillo de las pantallas y así descansar la vista y ayudar a dormir mejor.
  2. No dormir con el móvil encendido, no usarlo como despertador y envolverlo en papel de aluminio para evitar las radiaciones electromagnéticas. Y lo mismo con ordenadores y tablets. Desconectar el Wi-fi.
  3. Evitar los espejos en el dormitorio y colocar la cabeza en el Norte. No usar colores llamativos en sábanas ni en pijamas (el rojo no es para dormir).
  4. Un consejo: Aprender a respirar, a respirar de verdad a base de unas buenas respiraciones: Es muy sencillo. Nos tumbamos en la cama con las piernas separadas a la altura de tus caderas, los brazos al lado del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba. La cabeza bien apoyada y llevando un poco la barbilla hacia el pecho. Cerramos los ojos. Y haremos lo siguiente: Ponemos nuestra mano derecha en el ombligo y empezamos a respirar solo por la zona abdominal. Vamos sintiendo con nuestra mano cómo la barriga y sube. Haremos unas cuantas respiraciones.
    Ahora ponemos nuestra mano izquierda a la altura del pecho y sólo respiraremos por ahí (quitamos la mano derecha del ombligo). Y hacemos otras cuantas respiraciones.
    Ahora tocan las respiraciones yóguicas: Ponemos la mano derecha de nuevo en el ombligo y la izquierda en el pecho. Cogemos aire por el ombligo (notamos cómo sube la barriga), seguimos cogiendo aire para que también se levante el pecho. Soltamos el aire primero del pecho (notamos cómo baja el pecho) y luego soltamos aire del ombligo. Una pausa y volvemos a empezar. Otras cuantas respiraciones. Sería genial hacerlas todos los días al acostarnos. No ocupan mucho tiempo.
  5. Otra respiración muy importante, es la respiración a través del ombligo. Cuando se realiza la respiración por el ombligo, tanto la inspiración como la espiración, abrimos la puertas de nuestras emociones, es decir, nos liberamos de ellas, que no significa ser insensibles a ellas sino no estar atados a ellas. Y cuando conseguimos liberarnos de la esclavitud de los sentidos, de las emociones, es como entrar en la respiración que manteníamos cuando estábamos en el vientre materno y así entraríamos en otro nivel. Inspiración, pausa y espiración por el ombligo sin forzar y las veces que nos sintamos a gusto.

Y en relación al sueño de los más pequeños Laura Gutman nos comenta:

Cuando un bebé reclama a cada hora, ¿es porque la leche no es suficiente? La leche siempre es suficiente. Un bebé recién nacido no quiere estar solo en la cuna, donde todo es quietud; necesita dormir sobre el pecho de su mamá. Normalmente, de esta manera duerme más tiempo, y la madre puede descansar más. Puede necesitar mamar varias veces por la noche (no necesariamente cada tres horas, nunca le he encontrado un sentido lógico a esas famosas tres horas…). Si toma más a menudo no es necesariamente porque la leche no es suficiente, sino, por el contrario, porque es un bebé activo, conectado y feliz. Un bebé que duerme demasiado no es ‘buenísimo’; puede ser un bebé deprimido. Puede también estar manifestando una depresión de la madre que nadie haya percibido.’

Y por último, Christiane Northrup:

‘Cuando el cerebro funciona con muy pocas horas de sueño:

– Se enletece el tiempo de reacción.

– Se reduce la duración de la atención y se deteriora la concentración.

– Baja el nivel de acetilcolina, sustancia generada durante la fase REM del sueño (relacionada con soñar) que hace más difícil al cerebro almacenar la información.

– Sufren la creatividad y la capacidad para resolver problemas. Por eso lo de ‘consulte con la almohada’.

– Afecta negativamente al estado anímico. Produce un mayor riesgo de ansiedad y depresión.’

Yo Isasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *