Close
Menorca, Islas Baleares
+34 644 613 013
yoisasi@gmail.com
Hipocondría por la Salud

Hipocondría o hipocondriasis: ‘Afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud.’

Es normal cuidar de nuestra Salud: Comer sano, practicar deporte o realizar alguna actividad oriental (Yoga, Tai Chi), meditar, ir al osteópata o al masajista de vez en cuando, estar en contacto con la Naturaleza…

Pero cuando aparece la preocupación y la obsesión por la salud, cuando aparecen los miedos infundados, en definitiva, cuando aparece la hipocondría, es cuando algo va realmente mal en nuestro estado emocional.

La sociedad está montada de tal manera que nos hace que sea imposible llevar una buena salud como hace tan sólo unas décadas. Y además, muchas de los síntomas o enfermedades que tenemos las creamos nosotros mismos, las somatizamos en nuestro cuerpo y ésto ya es peligroso.

Es una pena que nuestra mente nos altere o piense lo peor como que tenemos un cáncer o que tenemos una enfermedad terminal y nos moriremos pronto en vez de escuchar los mensajes que nos da nuestro cuerpo.  La verdad es que estos pensamientos son muy egocentristas, si, disculpad por mi atrevimiento, pero es lo que pienso. Si traspasamos la etiqueta que nos ponemos de víctimas llegaremos al egocentrismo aunque en realidad es más de lo mismo. 

Nuestro cuerpo es sabio y nos avisa con diferentes síntomas (dolor de cabeza, estreñimiento, diarrea, amigdalitis, infecciones…) de que tenemos que arreglar algo de nuestra vida. Por poner algunos ejemplos: Muchas de las infecciones vaginales son un aviso de que hay algo que debemos arreglar con nuestra pareja; muchos de los problemas de garganta nos avisan de que no debemos guardarnos las cosas, es decir, que debemos expresarnos; y muchas enfermedades autoinmunes (artritis, psoriasis…), e incluso el cáncer, nos dicen que la vida que llevamos no nos gusta, que no estamos satisfechos con nuestro trabajo, con nuestras relaciones personales…

Ya sé que cada día estamos más contaminados (agua, aire y alimentos) y que cada vez enfermamos más por culpa de agentes externos pero si no intentamos mantener a raya a nuestra mente que nos bombardea con pensamientos negativos, que nos conduce a pensar en un futuro atroz, que no para de decirnos que no valemos, que no servimos para nada, que estamos enfermos… sólo conseguiremos ser unos infelices y unos enfermos hipocondríacos de por vida.

Si a ésto le sumamos la programación mental (TV, internet, cine…) pues entramos en un círculo vicioso y oscuro que hace que ni el mejor chaman del mundo pueda ayudarnos.

Estaba ahora mismo pensando en ‘Alicia en el País de las Maravillas’ y creo que es interesante que veamos el mensaje tan claro que se nos está dando desde hace más de un siglo.

Pero antes…

¿Qué remedios os propongo?

Primero, respirar, respirar como cuando éramos pequeños (respiración abdominal) para que la energía no se quede bloqueada y circule por todo nuestro cuerpo.

Segundo, preguntarnos para qué nos automaltratamos y autocastigamos de esta manera.

Tercero: ¿Por qué no aceptamos a nuestro verdadero ser, a nuestro yo auténtico, el que no tiene miedo, el que disfruta de las pequeñas cosas de la vida diaria, el que con las dificultades sale fortalecido y con ganas de seguir viviendo?

Si estos tres remedios no te funcionan te aconsejo que vayas a un buen terapeuta emocional pero no para tumbarte y contarle tus penas mientras te da unas palmaditas en la espalda al salir de la consulta sino para que, entre los dos, vayáis al fondo, al mundo subterráneo (así lo llama Clarissa Pinkola Estés) y empezar a ‘urgar’ en tu interior para hacer una limpieza a fondo y así ya no tener ninguna excusa para sentirte víctima o seguir manteniendo al personaje egocentrista.

No tengas miedo al camino desconocido. Sobre todo en estos tiempos es común que nos preocupe lo que pasará en el futuro, sin embargo, una de las enseñanzas más grandes que nos comparte Alicia es que a veces confiar en la incertidumbre es lo mejor que podemos hacer, porque cuando fluimos con las situaciones que nos pasan en el día a día de repente nos damos cuenta de que el nuevo camino que estamos atravesando es mejor que el anterior porque nos trae nuevos retos e incluso llegan a acontecer situaciones que en definitiva te cambian la vida para mejor.’

‘A medida que Alicia se sumerge en el mundo de la fantasía, aprende a aceptar la naturaleza cambiante y a veces desconcertante de la realidad. Nos enseña que la realidad puede tener múltiples interpretaciones y que la diversidad de perspectivas enriquece nuestra comprensión del mundo.’

Dile Adiós a la Hipocondría

Debemos buscar la raíz de nuestro problema y no acudir al médico como si fuera un consultorio de cartas ya que lo único que obtendremos será medicación para taparnos la boca durante un período breve de tiempo y luego vuelta a empezar mientras la industria farmacéutica hace dinero con nuestra angustia. Debemos ser valientes, con coraje y buscar el cambio que nos produzca el bienestar (palabra ya muy manipulada y distorsionada que actualmente significa tener un buen coche, una buena casa hipotecada y vacaciones en agosto).

Los límites solo existen en la mente y cuando tú te decides por alcanzar cualquier objetivo que te propongas, surge dentro de ti la convicción y la fortaleza necesarias para romper todas tus barreras, así que si deseas algo, lucha por ello hasta conseguirlo.’

¿Y si te digo que cambies de trabajo si no estás satisfecho? ¿O que que dejes a tu pareja si os estáis haciendo la vida imposible? ¿O que elimines de tu vida las cosas diarias que te crispan y te ponen de los nervios o que te crean insatisfacción? Pero ojo que esta percepción tan pesimista de tu vida puede ser un autoengaño por no tener el valor de disfrutar de tu vida tal cual es. La excusa perfecta para no realizar ningún cambio sólo quejarte.

Aunque la reina lo hacía de manera literal, ¿cuántas veces vamos decapitando –en sentido figurado– nuestras relaciones? Buscamos imponer nuestra opinión y voluntad, de manera que conseguimos que otros nos tengan miedo, pero jamás logramos un vínculo genuino de compromiso y lealtad.’

¿Que no puedes dejar el trabajo porque si no no comes o no puedes pagar la hipoteca? No tienes que ser una eminencia o alguien importante para hacer con tu vida lo que realmente te plazca. Porque lo que has creado en tu vida ha sido idea y elección tuya. No hay excusas. Las esposas (ataduras mentales) que llevamos son invisibles y somos los únicos que podemos liberarnos de esta programación mental.¿Que no puedes dejar a tu pareja porque tienes hijos y la familia de tu cónyugue pensaría que te estás comportando como un irresponsable?

Seguro que te ha pasado que cuando más perdido te sientes de repente todo comienza a mejorar, y esto es porque algo dentro de ti se mueve y te invita a salir de tu zona de confort, no importa a que lugar vayas o que cosas, situaciones o personas debas dejar atrás, porque cuando caminas sin mirar atrás y sin pensar demasiado en lo que podría pasar, es cuando suceden cosas maravillosas e inexplicables.’

Acepta tu situación actual de vida para no enfermar. Tómate tu rutina diaria cambiando su perspectiva o percepción y acepta lo que has elegido vivir. Pero tienes la opción de cambiar, de otras alternativas modificando ciertos comportamientos para crear otra visión más amplia.

Nunca pierdas tu “muchosidad”. Muchosidad es un término ficticio que se utilizó en Alicia con la adaptación de Tim Burton en 2010, en una escena el Sombrerero loco le dice a Alicia que algo le hacía falta, que ya no era la misma de antes: “Has perdido tu muchosidad”. En una supuesta interpretación de esta escena, Alicia perdió por unos momentos el valor, la intuición y la confianza en sí misma para enfrentar sus miedos y completar su misión en el país de las maravillas. Por lo que esto nos lleva a pensar que en la vida real, en muchas ocasiones nos centramos solo en lo que nos hace falta y no somos conscientes de las cosas que si tenemos, como aquello que nos hacen sentir bien y capaces de enfrentar y resolver casi cualquier situación.

Quedarnos estancados (inactivos, pasivos) hace que llamemos inconscientemente a la enfermedad (física o psíquica). Si empezamos a movernos es cuando salen oportunidades (muchas veces muy importantes) y la enfermedad empezará a remitir.

‘Por eso deja ir lo ordinario para ir en busca de lo extraordinario. Los límites solo existen en la mente y cuando tú te decides por alcanzar cualquier objetivo que te propongas, surge dentro de ti la convicción y la fortaleza necesarias para romper todas tu barreras, así que si deseas algo, lucha por ello hasta conseguirlo.’

Lo que quieren de nosotros es pasividad, sumisión, obediencia y, claro está, enfermedad. Y mientras, nos tienen entretenidos en los centros comerciales (gastos y tirar de la tarjeta de crédito), con visitas interminables a nuestro terapeuta y a los hospitales por el mínimo dolor, con películas estúpidas sin historia y sin contenido o con mensajes subliminales donde el miedo se apodera de ti, con anuncios también subliminales que manipulan nuestra consciencia y nos hacen vivir en un verdadero ‘matrix’.

Sal de tu tela de araña que te tiene atrapado. Sal y vuelve a VIVIR.

‘El padre Alicia la tranquilizaba diciéndole que: “la mejor gente es la que está loca”, haciendo referencia a aquellas personas que son capaces de vivir una vida auténtica, fuera de lo “normal”.’

‘¿Por qué estoy enfermo? Estás enfermo porque no sigues el sentido de lo que tú sabes que debes hacer. Si tú sigues el sentido de lo que sientes que debes hacer, no puedes estar enfermo.’ J. Luis Padilla, Maestro de la Escuela Tian de Medicina Tradicional China.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

× Mándame un WhatsApp!