Dolores de Cabeza. Tipos y Causas desde la Nutrición

Dolores de Cabeza. Tipos y Causas desde la Nutrición

Tabla de contenidos

Todos sabemos lo que es un dolor de cabeza ya que todos lo hemos padecido. La cuestión es que hay diferentes tipos y que pueden venir por diferentes causas.
Lo que tiene que quedar claro es que si tenemos dolor de cabeza es porque tenemos un desequilibrio general en nuestro organismo. Y sus causas pueden ser varias: Sobrecarga metabólica (grandes comilonas), afecciones cardíacas, arteriosclerosis, problemas hepáticos (una de las causas más comunes), gastrointestinales (estreñimiento) y renales, enfermedades mentales, sobreexposición al sol (insolación), congestión de los senos paranasales, enfermedades infecciosas, esfuerzo de la vista, desviación de las vértebras cervicales (muy común y la persona no suele saberlo), neuralgias, herpes, las dichosas alergias, síndrome premenstrual, menopausia…

Desesperados recurrimos a los analgésicos, como la aspirina (ácido acetil-salicílico), y antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) que son medicamentos que a la larga generan úlceras de estómago. Muchos contienen colorantes, edulcorantes artificiales y aditivos químicos que alteran nuestros órganos (estómago, hígado, intestinos) y nos producen graves carencias. Podrán aliviar momentáneamente el dolor de cabeza pero no irán a la raíz del problema.

Tipos de Dolores de Cabeza relacionados con la Nutrición

  • Dolores de expansión por exceso de líquidos, zumos industriales, colas, todo tipo de refrescos, alcohol y alimentos fríos y demasiados azucarados como los helados, tartas… Si somos conscientes que nuestro dolor de cabeza viene por un exceso de estos alimentos deberíamos buscar a sus alimentos contrarios (contractivos) para que desaparecieran: gomasio (sésamo molido con sal marina), ciruela umeboshi o agua de mar. La mejoría aparecerá a los 10-15 minutos.
  • Dolores de contracción por tensión, exceso de trabajo, estrés, excesivo calor, excesivo consumo de carnes rojas y alimentos salados (embutidos, salazones, aceitunas…) sobre todo con el estómago vacío, falta de líquidos y por excesiva concentración mental o actividad física. En este caso sería tomar algo líquido, dulce o agrio para compensar, como zumo de manzana casero, compota de manzana sin endulzar. Notaremos sus efectos en un plazo de 5 minutos a 24 horas. Estos son los dolores que cuestan más en desaparecer.
  • Dolores hepáticos, parecidos a los anteriores pero más intensos, más fuertes y difíciles de aliviar. Se les conoce como migrañas y aparecen de 2 a 8 horas después de haber comido el alimento desequilibrador, por tanto, es muy difícil saber cuál ha sido el culpable. Pero os puedo dar una pista: fritangas, quesos, aguacates, comidas copiosas y grandes banquetes, ensaladas aliñadas con mayonesas o salsas industriales, comida fast-food… Aquí deberíamos hacer unos días de depuración eliminando estos alimentos y para ayudar al hígado a restablecerse lo mejor sería un Ayuno Intermitente.
  • Dolores por abstinencia de cafeína: Aparecen al día siguiente de dejar el café, el té o el chocolate. Deberíamos considerarlo como un dolor de contracción y tomar lo recomendado anteriormente. Pero realmente lo único que quita este dolor es la paciencia ya que al cabo de unos días el cuerpo ya ha superado el ‘mono’. Si es un dolor insoportable haremos como la medicina homeopática (sistema curativo que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían al hombre sano síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir), tomaremos un sorbito de café para paliar el dolor pero sólo un sorbito. Esto mismo ocurre cuando dejamos el azúcar (Más información en mi Programa Adiós al Azúcar).
  • Dolores por sustancias alergénicas como trigo, maíz, leche y derivados, chocolate, tomates y sustancias químicas de los productos de limpieza y los aditivos que se encuentran hoy en día en todos los alimentos industriales. Aquí deberíamos recordar lo que hemos tomado durante las últimas 6 horas y ver si hemos comido alguno de los alimentos antes mencionados. Otra prueba sencilla sería tomar un poquito de ciruela umeboshi y si el dolor empeora es porque tenemos un dolor de contracción o hepático y si mejora un poco se trata de un dolor de expansión.

Aditivos y Dolor de Cabeza

  • Un aditivo conservante culpable de los dolores de cabeza es el ácido benzoico (del  E210 al E213) que se usa en conservas de marisco, caviar, bebidas refrescantes, zumos, mermeladas, jaleas, yogures, conservas y otros condimentos. Su función es conservaR los alimentos tan ‘frescos’ como el primer día pero nos crea problemas neurológicos, asma, urticaria y malestar gastrointestinal.
  • Los glutamatos: Glutamato monosódico o GMS (E621), del E630 al E635 (más glutamatos) y la proteína vegetal hidrolizada que contiene glutamato monosódico y un alto contenido en sal. Se encuentra como potenciador de sabor en bolsas de patatas y snacks, hamburguesas, comidas preparadas, comida fast-food, comida china, salsas, salsas light, caldos de pollo o carne, latas de atún… Tengo que advertir que los glutamatos están teniendo mucha polémica, por tanto,  los ‘camuflan’ con nombres como extracto de levadura, aromas naturales, suavizante natural de carnes, caseína, ajinomoto y proteína vegetal hidrolizada. Más info en mi ‘Glutamato Monosódico en Productos Ecológicos’.

Dolores de Cabeza y su Localización

Otra manera de clasificar las jaquecas, muy interesante por cierto, sería dónde está localizado el dolor.

  • En la frente: Por comer alimentos muy expansivos como fruta tropical (naranjas, papayas, plátanos, mangos, piñas…), refrescos y zumos industriales, azúcar, miel, chocolate, vitamina C sintética, drogas y algunos medicamentos, y el vino ya que se elabora con fruta fermentada y además está lleno de sulfitos que son los responsables de nuestras resacas. Como anécdota decir que los sulfitos también se encuentran en cervezas, frutas desecadas, ensaladas preparadas, hortalizas y agua embotellada.
  • En las sienes: Por comer grasas hidrogenadas, aceites refinados (más información en Margarinas y Cremas de Untar ‘pa’ tirar’), ketchup, patatas fritas, frutas secas o excesiva fruta fresca, infusiones como el té (no el té kukicha o bancha), el té de menta, manzanilla, cervezas y otros alcoholes que están elaborados con cereales fermentados (diferentes al vino).
    Las jaquecas de frente y sienes ocurren porque los alimentos antes mencionados expanden las células cerebrales que a su vez causan presiones. Lo ideal sería colocarse una toalla mojada fría para aliviar el problema.  Es un remedio bien conocido por todos y muy eficaz porque contrae las células.
  • En la parte trasera: Por excesivo consumo de pescado (sobre todo azul), aves, huevos, alimentos muy salados como salazones, snacks, aceitunas… Pero si tomamos gran cantidad de huevos, salmón crudo o ahumado, tocino, hígado o caviar las jaquecas se pueden localizar también en la parte profunda de la cabeza.
    Las jaquecas de parte trasera de la cabeza y nuca ocurren por un exceso de contracción en las células cerebrales por tanto aquí la toalla mojada será caliente. Si la jaqueca está localizada en el centro de la cabeza envolveremos el cuello con una toalla para relajar todo el área.

Como curiosidad comentar que estas localizaciones y sus alimentos relacionados también los podemos relacionar con la pérdida de cabello de ciertas áreas de la cabeza dependiendo de la alimentación que se haga. Muy interesante observarlo sobre todo en los hombres que pierden cabello en un área específica ya que te da muchas pistas de los alimentos extremos que suele tomar a menudo.

Una vez expuesto todos los casos (seguro que me dejo alguno) decir que lo más importante para no tener ‘quebraderos de cabeza’ es no excederse o evitar tomar alimentos extremos, es decir, tanto los alimentos expansivos (zumos, frutas tropicales, colas, azúcares, dulces, alcohol…) como los alimentos contractivos (embutidos, quesos, carnes). Y ojo con los suplementos, vitaminas y minerales que compramos en las herboristerías ya que muchos de ellos son los causantes de nuestros dolores de cabeza, como el exceso de ácidos grasos esenciales químicos.

El mensaje es claro: No excedernos con ningún alimento extremo. Encontrar el equilibrio nutricional para poder disfrutar de los alimentos y así no tener que eliminarnos de nuestra alimentación por habernos causado enfermedad.

Interesante los masajes: Masajear el cuarto dedo del pie estimulará y aliviará nuestra Vesícula Biliar; el dedo gordo del pie en la parte de delante para tratar el Hígado y la parte externa para tratar el Bazo-Páncreas; el segundo y tercer dedo del pie sería para estimular el Estómago por un dolor de cabeza sobre la frente.

La opinión de Louis Hay a nivel emocional:
Dolores de cabeza: Invalidación de uno mismo. Autocrítica. Miedo.
Migraña: Aversión a ser manejado. Resistencia al fluir de la vida. Temores sexuales (la masturbación suele aliviarla).

Yo Isasi



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *