Concepción y Nutrición. Adiós a la Infertilidad

La infertilidad es algo muy común actualmente y se ha normalizado tanto que en breve los que puedan tener hijos serán los raros ya que una pareja de cada seis no puede concebir niños. 

‘Hemos dejado de nacer en casa, hemos dejado de morir en casa y, en poco tiempo, dejaremos de ser concebidos en casa. Esta costumbre cada vez más común de ceder a manos de especialistas lo que naturalmente correspondería al amor y a lo más vital que hay en nosotros, a lo más profundo y sagrado de los vínculos personales, se está instalando imperceptiblemente. Y hacia allí vamos. Las diversas técnicas de fertilización asistida deberían considerarse sólo después de agotar las búsquedas personales y a dúo, y sabiendo que cada pareja tendrá que prepararse para atravesar un tiempo de crisis, de heridas, de sometimiento, de despersonalización y de angustia. Iniciar tratamientos de fertilización asistida es algo para parejas consolidadas, en las que abunde el diálogo, el acompañamiento amoroso, la generosidad y mucha dedicación de uno hacia el otro.’ Laura Gutman.

Más de 8 millones de nacimientos por fecundación in vitro en 40 años desde la primera ‘bebé probeta’. España es el país europeo más activo en tratamientos de reproducción asistida. Se estima que más de medio millón de bebés nacen cada año por esta vía e inyección intracitoplasmática de espermatozoides de más de dos millones de ciclos de tratamiento realizados.

Más de 800.000 mujeres norteamericanas les extirpan sus ovarios y úteros cada año. Un 50% de las mujeres han tenido una histerectomía (extirpación del útero) al llegar a los 65 años. A 1 de cada 9 mujeres durante toda su vida se le realizará una histerectomía y el 40 % de las mujeres de todo el mundo estarán histerectomizadas al llegar a los 64 años de edad. A mi madre se lo extirparon a los 43 años de edad. Y el promedio de conteo de espermatozoides es ahora un 40% más bajo que en 1920.

La infertilidad es otro mal común que nos avisa de que algo no va bien en nuestro interior. Y esto la Medicina Tradicional China lo sabe muy bien:
Se dice que el Riñón es la ‘Raíz de la Vida’. Esto es debido a que es él quien almacena la Esencia que es parcialmente heredada de los padres y determina la concepción.
La Esencia del Riñón es una substancia preciosa heredada de los padres y parcialmente reconstituida por el Qi extraído de los alimentos. Por tanto, la función del Riñón es almacenar la Esencia heredada que antes del nacimiento nutre al feto y, después del nacimiento, controla el crecimiento, la madurez sexual, la fertilidad y el desarrollo. Esta Esencia determina nuestra constitución, fuerza y vitalidad básicas. Constituye la base de nuestra vida sexual y el substrato material de la producción del esperma en el hombre y de los óvulos en la mujer. Una insuficiencia de Esencia puede ser una causa de infertilidad, impotencia, desarrollo insuficiente en niños, retrasos de crecimiento y senilidad prematura (…). Si la Esencia es vigorosa y abundante, el Riñón será fuerte y habrá una gran vitalidad, fuerza sexual y fertilidad. Si la Esencia es débil, el Riñón será débil y habrá falta de vitalidad, esterilidad y una actividad sexual reducida’. Fundamentos de Medicina China. G.Maciocia.

Se considera que una pareja es infértil si ha tratado de concebir sin éxito durante un año. Muchas parejas infértiles no se les descubre la causa médica. Otras veces resulta de una anormalidad en la producción o transporte del esperma. Y en otras ocasiones resulta de una dificultad para ovular, problemas en el transporte de óvulos liberados o dificultades debidas a la calidad de las mucosidades en el cérvix.

Causas masculinas de Infertilidad

  • Espermatozoides defectuosos: El hombre produce entre 75 y 125 millones de espermatozoides en cada centímetro cúbico de semen, descargando 2-3 cm cúbicos de semen por eyaculación. Si la cantidad de espermatozoides desciende de 50 millones por centímetro cúbico, se dificulta la fertilización. Si baja hasta 5-10 millones es altamente improbable la concepción. También hay infertilidad cuando no se producen espermatozoides sanos, demasiado débiles para impulsarse a través del tracto reproductor femenino o no están plenamente desarrollados. Un hombre es fértil cuando sus células espermáticas han madurado un 60% y si sus cabezas son ovales y tienen capacidad para moverse activamente. En la mayor parte de los casos no hay razón aparente para esta incapacidad. Muchos de estos desórdenes vienen por una nutrición desequilibrada más concretamente por un consumo excesivo de alimentos extremos yin, incluyendo productos químicos, drogas, medicamentos, especias, alcohol y varios alimentos aromáticos o estimulantes y por su puestos las toxinas químicas incluyendo las del medio ambiente, agua… Y alimentos que producen mucosidad que comentaremos más adelante como recordatorio.
  • Varicocele: Varices en el escroto. Muchos de los varones con esta condición tienen menos cantidad de espermatozoides, débil movilidad de los mismos o problemas con su semen. La dilatación de las venas del cordón espermático puede permitir la acumulación en el escroto de la sangre proveniente del abdomen. Un aumento de la temperatura del escroto destruye el semen. La varicocele resulta de una dieta rica en alimentos extremos yang y yin, incluyendo grasas insaturadas, lácteos como el queso y, por otro lado, azúcar, dulces, drogas, medicación, refrescos, café y otras bebidas estimulantes, frutas y sus zumos sobre todo los de origen tropical.
  • Bloqueo de conductos: El semen se bloquea a través de los túbulos que lo llevan de los testículos al pene. Estos obstáculos pueden resultar de una infección gonorreal, una previa vasectomía o por la acumulación de mucosidad y grasa en el conducto deferente. Alimentos como lácteos, productos grasos y aceitosos, frutos secos, azúcar y dulcificantes y cualquier alimento que produzca mucosidad contribuyen a formar bloqueos en los conductos genitales masculinos.

Las mujeres hemos llegado a un momento de nuestra historia planetaria en que debemos aprender a procrear a partir de una elección consciente, no simplemente para llenar un vacío interior ni para retener a un hombre’. C.Northrup

Una mujer fértil y sexualmente activa que no use ningún método anticonceptivo tendría un promedio de 14 partos o 31 abortos durante su vida reproductiva: en conjunto, un increíble trastorno en esta época de esperada independencia e igualdad para las mujeres’. Dra. Luella Klein.

Causas Femeninas de Infertilidad

  • Deficiencia ovulatoria: Es la incapacidad ovárica para producir un óvulo normal cada mes. La anovulación se acompaña con frecuencia de un desequilibrio hormonal. Y tras este problema se encuentra una alimentación basada en extremos como excesivo consumo de frutas y sus zumos, azúcar, productos químicos, drogas combinadas con una exagerada ingestión de alimentos animales como huevos, quesos y carne. Esta condición se agrava con los alimentos grasos mientras que la causa predominante es la ingestión excesiva de azúcar y todos los dulces como un exceso de frutas y crudos. Estos extremos producen marchitación y envejecimiento de los ovarios, no quedando óvulos para madurar, mientras que en otros casos, se espesa la superficie del ovario, ocurriendo una ovulación infrecuente. Otra de las causas es la grasa corporal, tanto por exceso como por escasez, y una grave tensión física y psicológica.
  • Endometriosis: La endometriosis afecta aproximadamente a 190 millones de mujeres y niñas en edad reproductiva en todo el mundo, es decir, a cerca del 10 % de este grupo poblacional. Se separa del útero porciones del endometrio o revestimiento del útero, y comienzan crecer en otras partes de la pelvis, por ejemplo en las trompas de Falopio, ovarios o sobre la superficie de la vejiga o recto. Estos tejidos obstruyen el tracto reproductivo y pueden causar esterilidad. Esta condición puede contribuir a una infertilidad al afectar el equilibrio hormonal. El síntoma más común es un dolor que comienza varios días antes del inicio de la menstruación, más probablemente causado cuando el tejido endometrial en varios otros lugares sufre cambios similares a los que ocurren en el revestimiento uterino. Es causada por un gran consumo repetido de productos animales procesados incluyendo alimentos grasos y aceitosos, como pizza, hamburguesas, tocino, pollo frito y otros, agregado a un gran consumo de azúcar, dulcificantes, harinas, estimulantes, alimentos y bebidas aromáticas, alcohol, drogas y productos químicos.
  • Bloqueo de las Trompas de Falopio: Problema muy común en la infertilidad. Puede resultar de una endometriosis o de una inflamación de la pelvis, que a su vez puede derivar de un caso grave de gonorrea o por el uso del DIU. La mayoría de los bloqueos de las trompas de Falopio se deben a una dieta inadecuada, aún cuando ocurran después de inflamaciones pélvicas graves. El consumo excesivo de alimentos ricos en grasas insaturadas, lácteos y derivados junto con azúcar, dulcificantes, refrescos, productos químicos y farináceos se combinan y crean depósitos de grasas y mucosidades en todo el cuerpo. Estos depósitos interfieren con el paso de los óvulos por la trompa de Falopio y el resultado es infertilidad. El consumo exagerado de alimentos que producen moco como gluten, bollería industrial, azúcares frutos secos, fast-food, exceso de frutas, lácteos y derivados, leches vegetales, cereales refinados produce la acumulación de factores tóxicos en las mucosidades cervicales. Si estas mucosidades se vuelven tóxicas, pueden eliminar cualquier célula espermática que se ponga en contacto con ellas. Esta condición se llama mucosidad cervical hostil y es una de las causas de infertilidad en la mujer.
  • La utilización del DIU y previos abortos pueden también reducir la fertilidad. Numerosas mujeres que usas el DIU desarrollan infecciones crónicas de bajo grado, mientras otras experimentan infecciones agudas o abscesos pélvicos. A veces estos últimos se desarrollan después de un aborto…
  • Fibromas: Distorsionan el útero como lo hacen las anomalías congénitas. Los fibromas son formados por células musculares y otros tejidos que crecen en y alrededor de la pared del útero. Generalmente no son peligrosos, pero pueden causar dolor, sangrado abundante y problemas de fertilidad o embarazo. A menudo se parecen a un grupo de canicas. Resultan de una dieta extrema por el consumo excesivo de alimentos de grasas insaturadas pesadas o procesadas en combinación con alimentos como azúcar, frutas tropicales, aceite refinado, refrescos y refinados. Cuando este tipo de alimentación es frecuente comienzan a depositarse grasas y mucosidades en el cuerpo, al principio en áreas conectadas con el exterior como los senos paranasales, manos, pulmones, intestinos, riñones y órganos reproductivos como ovarios, útero y trompas de falopio en mujer y alrededor de la próstata en hombres. Estos excesos en sangre y linfa se solidifican en quistes y tumores y cuando se solidifican en el músculo del útero resultan los fibromas que se agrandan o no dependiendo de la calidad y volumen de los excesos depositados en la región uterina. Continúan creciendo como resultado de una mala dieta y comienzan a destacarse sea a través del revestimiento externo del útero o a través del endometrio. La edad más común es entre los 35 y los 45 años de edad, un síntoma común es la hemorragia, en especial en forma de menstruaciones fuertes o prolongadas ya que los fibromas distorsionan el útero, agrandando el área superficial del endometrio. Así cada mes se producen una cantidad mayor de revestimiento endometrial, aumentando el flujo menstrual. Aquí es más difícil parar la hemorragia ya que la musculatura normal de la pared uterina está distorsionada y no puede contraerse alrededor del vaso sanguíneo. Pueden crecer a un gran tamaño hasta el de una pelota de fútbol, pudiendo causar un gran dolor al presionar vejiga o recto. Para disolverlos hay que eliminar los alimentos extremos, la ingestión de farináceos que crean mucosidades aún siendo integrales. Limitar el uso de aceites insaturados, frutas crudas. Se debe tomar kuzu para eliminar mucosidades y grasas. Eliminar verduras crudas y ensaladas, evitar zumos y refrescos aunque sean ecológicos.
  • Hay más causas además del DIU, tenemos la píldora anticonceptiva y la del día después, vacunas masivas, ligadura de trompas, vasectomías, extirpación de úteros, uso de medicamentos, antibióticos. 

Concepción y Nutrición

En el caso de las mujeres, es muy importante eliminar por completo cualquier producto que se relacione con el sistema reproductivo de los animales o los que contengan hormonas ya sean naturales como artificiales: Leche y sus derivados (productos del sistema reproductor de la vaca), huevos industriales hormonados (sistema reproductor de la gallina) y carne de animales criados con estrógenos. Se ha comprobado que los alimentos que más influyen en los problemas de reproducción femenina son los productos lácteos como la leche, quesos, helados, yogures pasteurizados, homogeneizados y enriquecidos con vitamina D creando problemas de ovarios, quistes, tumores, secreciones supurantes e infecciones como la famosa cándidas…Y en los hombres el mayor culpable es el azúcar blanco que, como ya sabemos, se encuentra por todas partes, es el que agrava la impotencia y la eyaculación precoz empeorando si, además, se lleva una dieta pobre en proteínas creando a su vez diabetes.

Y ya sabemos que para concebir necesitamos a un hombre y a una mujer, por tanto, es cosa de dos y es necesario que ambos hagan cambios en su estilo de vida.

Un gran número de parejas infértiles podría recuperar su capacidad procreativa si se alimentaran de forma más sana. Si el problema es por un bajo número de espermatozoides, se usarán platos condimentados con sal marina, vinagre umeboshi y se evitarán ensaladas, frutas y sus zumos y frutos secos durante algunos meses.

La varicocele y los bloqueos de conductos espermáticos pueden remediarse evitando los alimentos productores de mucosidad y grasa incluyendo farináceos, aceites insaturados, frutos secos y frutas y sus zumos. 

Tenemos que saber que lo que no metabolizamos se convierte en lo que lo chinos llaman flemas, es decir, sustancias insuficientemente degradadas que no se eliminan de nuestro cuerpo sino que se van acumulando a sus anchas por él. Y ya no sólo se trata de grasa subdérmica como la antiestética celulitis, aquí ya hablamos de palabras mayores como los quistes, fibromas, miomas y del cáncer. Si, así empiezan las patologías tumorales.‘ Dr. Carlos Nogueira.

Alimentos que formadores de mucosidad

Lácteos y derivados (quesos incluidos los veganos), refinados (cereales blancos y harinas blancas, bollería…), harinas integrales, trigo, avena, gluten, azúcares y edulcorantes artificiales, miel, fructosas, grasas insaturadas, soja y todos sus derivados, frutos secos, leches vegetales, alimentos transgénicos, embutidos y fiambres, productos enlatados o envasados, proteínas de animales alimentados con hormonas, antibióticos, comida ‘fast-food’, bebidas frías, exceso de alimentos crudos, bebidas carbonatadas, zumos industriales, frutos secos, snacks, aditivos alimentarios…

Tendríamos tomar kuzu para eliminar mucosidades estancadas y los macrobióticos usan el daikon, rábano japonés, ya que ayuda a descargar las grasas del cuerpo permitiendo que los riñones eliminen el exceso de agua y sal, por tanto, también estupendo para sobrepeso, retención de líquidos, edemas o inflamación.
Otro grupo de alimentos que tengo que mencionar son los que inhiben la apetencia sexual, los que dejan la líbido por los suelos: nabos, coles, cítricos, pepinos, ensaladas crudas, postres de fruta cocinados y soja, sobre todo el tofu. Los alimentos mencionados enfrían nuestra pasión sexual ya que tienen factores antitiroideos y la tiroides regula nuestro deseo y actividad sexual y la fertilidad que es lo que aquí nos importa. Actualmente yo no soy partidaria de recomendar ningún alimento que contenga soja. (Más información sobre la soja aquí).

‘El 60% de todos los cánceres femeninos están relacionados con la alimentación. Tanto los trastornos benignos como malignos de ovarios, mamas y útero están relacionados con niveles de estrógeno demasiado elevados. Una alimentación alta en hidratos de carbono como los refinados puede contribuir a aumentar los niveles de estrógenos metabólicamente activos en la sangre, ya que podría producir un elevado nivel de triglicéridos que desplazarían a los estrógenos de las globulinas que los contienen.’ Dra. C. Northrup.

Y las emociones juegan un papel muy importante y también cómo nos relacionamos con nuestra pareja. Cosas como una buena comunicación, honestidad, lealtad, respeto, atracción, complicidad… son ya sabidas por todos pero que, en muchas ocasiones, no se ponen en práctica. ¿Así cómo queremos que surja la Vida?

A ver qué nos cuenta Louis L. Hay en su Libro ‘Sana Tu Cuerpo’:
Amenorrea: Deseos de no ser mujer. No gustarse.
Endometriosis: Inseguridad, decepción y frustración. Sustitución del amor a una misma por azúcar. Tendencia a culpar.
Esterilidad: Miedo y resistencia ante el proceso de la vida. O no tener necesidad de vivir la experiencia de tener hijos.
Fibromas y quistes: Cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido. Golpe para el yo femenino.
Problemas de los genitales: Preocupación por no sentirse valioso.
Leucorrea: Creencia de que las mujeres son impotentes frente a los hombres. Fastidio con la pareja.
Quistes, bultos, inflamación (mastitis): Cuidados maternales exagerados. Sobreprotección. Actitud autoritaria.
Problemas de la menstruación: Rechazo de la feminidad. Culpa, temor. Idea de que los genitales son algo sucio o pecaminoso.
Problemas propios de la mujer: Negación de una misma. Rechazo de la feminidad y del principio femenino.
Síndrome premenstrual: Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos.
Impotencia: Presión, tensión y culpa sexuales. Convenciones sociales. Despecho contra una pareja anterior. Miedo a la Madre.

‘Una visión más amplia de la fertilidad es aquella que no está determinada únicamente por si se tiene o no un hijo biológico. La fertilidad es una relación de toda la vida con una misma, no una circunstancia médica’. Joan Borysenko.

‘El óvulo vive entre 6 y 24 horas después de la ovulación. Los espermatozoides pueden vivir hasta cinco días en mucosidad fértil: en ausencia de mucosidad fértil, mueren en pocas horas. Hay un período de alrededor de siete días en cada ciclo durante el cual podría, teóricamente, producirse el embarazo. Casi todos los embarazos se podrían atribuir a relaciones sexuales durante un período de seis días que acaba el día de la ovulación. Mi experiencia, sin embargo, es que a pesar de la mejor información que pueda darnos la ciencia, a veces cuando un alma desea venir va a venir, independientemente de lo que hagamos o dejemos de hacer.’ Dra. C.Northrup.

Espero que te haya servido de ayuda.

Yo Isasi

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Contenido Protegido!!
× Mándame un WhatsApp!